El cineasta compartió una lista de las cintas con su equipo de trabajo que sirvieron para “asimilar” el filme antes de elaborar el nuevo trabajo.

 

Los Ángeles (EU.), 24 de marzo (EFE).- Wes Anderson, uno de los directores más singulares y apreciados por los cinéfilos en el panorama contemporáneo, pidió al equipo con el que rodó su nuevo filme The French Dispatch que vieran cinco películas para inspirarse en el rodaje, difundidas ahora por su director de fotografía Robert Yeoman.

La próxima cinta de Anderson es uno de los estrenos más esperados del año, y aún sigue previsto para julio a pesar de los aplazamientos de otras producciones por la crisis del coronavirus.

Para amenizar la espera, el director de fotografía y colaborador habitual del cineasta publicó la lista de cintas que sirvieron como base para “asimilar” antes de elaborar el nuevo trabajo.

Las películas recomendadas fueron:

MY LIFE TO LIVE (1962) DE JEAN-LUC GODARD’S

DIABOLIQUE (1955) DE HENRI-GEORGES CLOUZOT

GOLDSMITHS’ QUAY(1947) DE HENRI-GEORGES CLOUZOT

LE PLAISIR (1954) DE MAX OPHÜLS

THE 400 BLOWS (1959) DE FRANÇOIS TRUFFAUT

Además, según Yeoman, Anderson entregó a sus compañeros una “larga colección de películas, libros y artículos periodísticos” para que se documentaran.

Abderson es uno de los directores más respetados del circuito independiente, ha sido nominado en siete ocasiones a los Óscar, aunque nunca se ha conseguido llevar la estatuilla.

The French Dispatch será su próxima entrega, en la que contará con un reparto estelar compuesto por Bill Murray, Benicio del Toro, Frances McDormand, Timothée Chalamet, Tilda Swinton, Jeffrey Wright, Adrien Brody, Léa Seydoux y Owen Wilson.

La película girará en torno a la redacción de un periódico estadounidense que cubre una ciudad ficticia de Francia en el siglo XX, y según su tráiler mantendrá la estética singular que el director ha mantenido en toda su filmografía.

El estadounidense comenzó en el cine con “Bottle Rocket” (1996), aunque su primer trabajo de peso llegaría con “Rushmore” (1998).

A partir de ahí ha construido una filmografía tan sólida como única con títulos muy destacados como The Life Aquatic with Steve Zissou (2004), The Darjeeling Limited (2007), Moonrise Kingdom (2012) o The Grand Budapest Hotel (2014).