Adultos, hombres y mujeres de 18 años y más que residen en México, fueron entrevistados vía telefónica para la realización de esta encuesta del 15 al 21 de mayo del año en curso.

Ciudad de México, 25 de mayo (SinEmbargo).— El 58 por ciento de los mexicanos aprueba el actuar del Presidente López Obrador; en contraste, el 27 por cierto lo reprueba, así lo reveló una encuesta realizada por Buendía&Laredo y publicada por El Universal.

De acuerdo con el ejercicio publicado en el rotativo de circulación nacional, quienes evalúan de manera positiva el comportamiento del Presidente mostraron diversos niveles de fuerza en su apoyo; pues una mitad lo apoya ampliamente y otros sólo lo hacen de manera parcial.

Respecto al actuar del Presidente López Obrador frente a la pandemia de la COVID-19, el 65 por ciento de los entrevistados lo evaluó positivamente. La cifra obtenida por el sondeo señaló un descenso de 8 puntos respecto a la medición llevada a cabo el mes pasado.

Cabe señalar que el desempeño de los gobernadores también arrojó buenas cifras positivas con el 59 por ciento de aprobación, pese a que la cifra mostró un descenso de 11 puntos más baja respecto la medición de abril.

En México hay más de 50 mil casos confirmados de coronavirus. Foto: AP

Sin embargo, un tercio de los encuestados (31 por ciento) calificó el desempeño de los mandatarios estatales de una manera negativa.

Según el 65 por ciento que mostró su apoyo al Presidente López Obrador, las acciones que lo llevaron a obtener calificaciones positivas en su manejo de la pandemia son: medidas de prevención (17 por ciento), fomentado medidas de sana distancia (16 por ciento), ha estado al pendiente (13 por ciento), mientras que el 11 por ciento reconoció los apoyos económicos otorgados por la actual administración.

En contraste, el 27 por ciento que calificó de manera negativa el actuar del mandatario federal, pues el 20 por ciento señaló que la pandemia no ha sido tomada con la seriedad necesaria; en tanto, el 17 por ciento piensa que no tomó las medidas a y tiempo. Finalmente, el 13 por ciento no ve suficientes los apoyos otorgados por el Gobierno.

Respecto a la reactivación económica, el sondeo publicado por El Universal arrojó que el 60 por ciento de los entrevistados ve con buenos ojos las medidas que está tomando el Gobierno.

No obstante, pese a que la cifra mantiene una tendencia positiva, ésta representó un descenso de 17 punto en comparación del último mes.

Un organillero que porta una careta protectora contra el coronavirus pide cooperación a transeúntes el sábado 16 de mayo de 2020, en la Ciudad de México. Foto: AP.

Al menos la mitad de los entrevistados (48 por ciento) consideró que su economía familiar ha empeorado en los últimos 6 meses; el 21 por ciento declaró que está igual de mal.

El sondeo realizado reveló que en el panorama actual, 7 de cada 10 personas encuentran en algún nivel de precariedad económica y en gran parte de este grupo afectado, no espera una mejora en su situación den el futuro inmediato; al menos la mitad cree que para que eso ocurra, tomará cómo mínimo un año para hacerlo.

Sobre el punto cúspide de los contagios, el sondeo preguntó: “¿En qué momento de la pandemia se encuentra el país? A lo que el 11 por ciento contestó que ya pasó; el 47 por ciento cree que nos encontramos en la peor parte de la enfermedad y el 39 por ciento aún espera una situación más complicada.

Para 6 de cada 10, las acciones implementadas como la Jornada Nacional de Sana Distancia y la cuarentena, se llevó a cabo justo a tiempo; no obstante, únicamente el 8 por ciento observa una decisión precipitada y finalmente el 27 por ciento cree que el Gobierno federal llevó a cabo estos protocolos demasiado tarde.

Un empleado del crematorio de Xochimilco espera por el cádaver de una supuesta víctima de coronavirus, en la Ciudad de México. Foto: Fernando Llano, AP

Finalmente, la encuesta publicada por El Universal mostró que existe el apoyo a las autoridades y a las medidas que se han tomado para hacerle frente a la pandemia de la COVID-19; no obstante, las cifras reflejan un desgaste, pues los mexicanos resienten los efectos económicos del virus y comienzan a dudar del discurso oficial sobre el manejo de la pandemia.