El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, explicó que las personas que permanecen hospitalizadas son más propensas a presentar infecciones sistémicas en riñones, cardiovasculares y en las vías respiratorias, porque en el momento de la explosión respiraron aire caliente y sufrieron quemaduras en tráquea y bronquios.

Ciudad de México, 26 de enero (SinEmbargo).- El número de personas muertas por el incendio en una toma clandestina en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tlahuelilpan, Hidalgo, se elevó a 114, mientras que 33 continúan hospitalizadas, informó el Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela.

De las 33 personas hospitalizadas, 23 permanecen en unidades médicas de la Ciudad de México, cuatro del Estado de México, tres de Hidalgo y tres en Galveston, Texas, precisó el Gobierno federal en un comunicado. Mientras que 46 de las 114 víctimas mortales llegaron a centros médicos por las quemaduras que presentaron.

Por su parte, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, explicó que algunas de las víctimas son más propensas a presentar infecciones sistémicas en riñones, cardiovasculares y en las vías respiratorias, porque en el momento de la explosión respiraron aire caliente y sufrieron quemaduras en tráquea y bronquios.

El pasado 18 de enero se registró la explosión de una toma clandestina en Tlahuelilpan, mientras cientos de personas se encontraban a su alrededor intentando llenar bidones y diversos recipientes con gasolina. Los hechos han dejado hasta el momento decenas de muertos, algunos perdieron la vida calcinados en el sitio y otros durante su atención médica en hospitales.

Arturo Jiménez, Comisionado de la Policía Federal, informó la mañana de ayer que los habitantes de Tlahuelilpan, Hidalgo, denunciaron con las autoridades la existencia de 14 tomas clandestinas en el municipio, por lo que fueron aseguradas con el objetivo de evitar el robo de hidrocarburos.

“Ha sido la propia sociedad, la comunidad quien nos ha informado la existencia de 14 tomas clandestinas que estaban en las inmediaciones de esa población. Ante el riesgo que tiene la propia comunidad, nos llevaron a deshabilitarlas”, aseguró en la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sobre el robo de combustible en el país, López Obrador reveló ayer en conferencia matutina que en el Presupuesto de 2004, con Vicente Fox Quesada, la Cámara de Diputados aprobó la compra de una sustancia que permitía distinguir la gasolina robaba, pero el Ejecutivo federal presentó una controversia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que no se usara, y la ganó.

“[El saqueo] viene de tiempo atrás. Hay quienes piensan que es del sexenio pasado y no. En el Presupuesto de 2004 se aprobó un artículo transitorio para que se adquiriera una sustancia y se marcara la gasolina y evitar el robo; para distinguir la gasolina robada y la gasolina de Pemex. ¿Qué creen que pasó? El Ejecutivo en ese entonces, y no voy a mencionar nombres, presentó una controversia para quitar ese artículo transitorio y la Suprema Corte le dio la razón al titular del Ejecutivo. 2004”, denunció.