Uno de los fundamentos sólidos de la economía mexicana es que la deuda pública equivalente al porcentaje del PIB es relativamente baja, afirma el economista en jefe de Deutsche Bank en México. Pero en tres años ha aumentado en ocho puntos porcentuales (de 38 a 46 por ciento). Si sigue creciendo a estas tasas, ya no será el caso, alerta.

Gráfico: SinEmbargo

Gráfico: SinEmbargo

Ciudad de México, 26 de febrero (SinEmbargo).– La carga de la deuda de México respecto al Producto Interno Bruto (PIB) es la más alta desde 1995, cuando estalló el denominado “Efecto Tequila”, alerta hoy Bloomberg, citando análisis de tres bancos internacionales.

De 2012 a 2015, lo que lleva la administración de Enrique Peña Nieto, la deuda ha aumento de 38 a 46 por ciento: ocho puntos porcentuales más en tres años frente al aumento de sólo dos puntos porcentuales en los tres años anteriores (2009-2012), de acuerdo con datos de la agencia.

Durante la primera mitad de la administración de Peña Nieto, la deuda como proporción del PIB creció poco más de lo que aumentó en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón juntos, y similar a como fue con Ernesto Zedillo.

La caída de los precios del petróleo y la depreciación del peso (40 por ciento de diciembre 2012 a hoy) encarecen más el pago de deuda en dólares, explica el texto de Bloomberg.

Al cierre del cuarto trimestre de 2015, el saldo de la deuda neta del Gobierno Federal se ubicó en 6 billones 230 mil 564.4 millones de pesos, lo que representa el 33 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De acuerdo con el Bank of International Settlements, citado por Bloomberg, la carga de la deuda es la más alta desde 1995, durante la crisis conocida como “El Efecto Tequila”, cuando “inversionistas en pánico vendieron su deuda y provocaron la depreciación del peso”.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la deuda actual ronda los niveles de 1996.

Sin embargo, el jefe de la Unidad de Crédito Público de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Alberto Torres, asegura que los niveles de deuda actual no pueden compararse con la crisis del también conocido como “Error de Diciembre” porque las condiciones son diferentes: el 77.3 por ciento de la deuda neta está en moneda nacional y la tasa de inflación está más controlada (2.94% en enero).

El Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso dijo a finales de enero que el tipo de cambio actual no representa un riesgo para la deuda del país, ya que “el 78 por ciento” está denominada en pesos.

El porcentaje restante de la deuda del gobierno federal, agregó, no está solamente denominada en dólares, ya que cuenta con una canasta balanceada, en yenes, euros y libras esterlinas.

DEUTSCHE BANK Y BARCLAYS ALERTAN 

12077206_1684397238500260_1941482654_n

“La rapidez del crecimiento [de deuda] podría ser problemático”, dijo a la agencia el economista en jefe de Deutsche Bank en México, Alexis Milo. “Un deterioro en la perspectiva fiscal de México podría tener un impacto en el costo de financiación de su deuda, especialmente cuando las tasas de interés de todo el mundo se eleven tarde o temprano”.

“Uno de los fundamentos sólidos de la economía mexicana es que la deuda pública equivalente al porcentaje del PIB es relativamente baja”, agregó Milo. “Si sigue creciendo a estas tasas, ya no será el caso”.

Marco Oviedo, el economista en jefe de Barclays México agrega que si el crecimiento económico baja, la medida de ajuste al gasto público por 132 mil 300 millones de pesos podría no ser suficiente y, como resultado, la deuda podría aumentar.

“Necesitamos ver esos ajustes reflejados en el nivel de deuda”, aseguró a Bloomberg.