Beltrán Hernández tiene 26 años, es madre de dos niños, y su familia reside en Nueva York, donde ha liderado protestas para la liberación de la mujer. Fue detenida en un hospital y sacada para ser deportada. Tiene un tumor cerebral.

Los Ángeles/Ciudad de México, 26 de febrero (SinEmbargo/La Opinión).– La salvadoreña Sara Beltrán Hernández, quien tiene un tumor cerebral, fue detenida por ICE mientras estaba en lista de espera para un operación de emergencia, sólo recibe Tylenol para el dolor.

Los abogados de la mujer están pidiendo liberar condicional “humanitaria” para Beltrán Hernández, quien se encuentra en el centro de Prairieland, en Alvarado, Texas.

Los abogados de la mujer reconocen que el caso es muy complicado, pero al mismo tiempo indican que las autoridades migratorias tratan de manera especial estas situaciones.

“ICE debiera dejarla en libertad al cuidado de su familia, pero hemos visto situaciones similares con anterioridad y no me sorprende con esta administración”, le dijo Michelle Brané a El País, directora de derechos de inmigrantes y el programa de justicia para Women’s Refugee Commission.

Beltrán Hernández tiene 26 años, es madre de dos niños, y su familia reside en Nueva York, donde ha liderado protestas para la liberación de la mujer.

Un portavoz de ICE indicó al diario español que este lunes 27 de febrero un nuevo médico determinará la salud de la mujer, en tanto Amnistía Internacional inició una campaña para apoyar a la afectada y su familia.

La salvadoreña fue detenida durante las redadas iniciadas por “La Migra”, aunque en su caso un juez había ordenado una deportación, pero estaba en proceso de apelación.

TRUMP MINTIÓ: NYT

El diario New York Times, uno de los vetados por la Casa Blanca, reveló este día que la orden antimigratoria impuesta por Donald Trump en enero pasado no fue para proteger al país de posibles ataques terroristas, como argumentó el Presidente y su Secretario de Seguridad, y que además esta trajo consecuencias económicas negativas para EU.

“Seamos claros: el caso moral contra el plan del Presidente Trump de desarraigar y expulsar a millones de inmigrantes no autorizados es abierto y cerrado. Pero ¿qué pasa con el costo económico? Aquí es donde profundamente vergonzoso choca con verdaderamente estúpido”, dice el rotativo en su editorial “The Immigration Facts Donald Trump Doesn’t Like”.

Según el Times, un informe escrito por analistas de inteligencia de la Secretaría de John F. Kelly, encargado de la seguridad nacional de EU, socava la idea de que la gente proveniente de los siete países vetados por Trump -Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen- representan una alta amenaza terrorista.

Cuando el Presidente Donald Trump firmó el mes pasado una orden ejecutiva que prohibía temporalmente la entrada de ciudadanos de países de mayoría musulmana, su argumento fue que era para proteger a Estados Unidos de posibles atentados terroristas y John Kelly respaldó esa idea.

El informe, que consta de tres páginas, indica que la ciudadanía no es un indicador confiable de si un sujeto llevará o no a cabo un ataque terrorista.

Jueces federales suspendieron a inicios de este mes la aplicación de la orden mientras se decide su legalidad en las Cortes, a lo que la administración de Trump respondió que redactaría un nuevo veto, el cual aún no ha publicado.

La evaluación del Departamento de Seguridad Nacional encontró que sólo un pequeño número de personas de los siete países señalados en el veto han estado involucradas en actividades terroristas en Estados Unidos desde que comenzó la guerra civil siria, en marzo de 2011.

Además, el informe señaló que, mientras ciertos grupos en Irak, Siria y Yemen podrían representar una amenaza para Estados Unidos, en los otros cuatro países las milicias tienen un enfoque más regional.

El texto también encontró que, en los últimos seis años, la amenaza terrorista alcanzó a muchos más países que los siete enlistados, pues individuos de 26 países han sido “inspirados” a perpetrar ataques en Estados Unidos.

Además, pocas personas de esos siete países tienen acceso a Estados Unidos, pues el Departamento de Estado concede muy pocas visas a esos ciudadanos.

Tanto la Casa Blanca como el Departamento de Seguridad Nacional trataron de minimizar la importancia del informe. La Casa Blanca lo acusó de estar politizado, y el Departamento arguyó que era un borrador.

El NYT también citó al Instituto de Política de Migración, que informó en 2013 que el Gobierno de EU gasta más cada año en la aplicación de la inmigración – a través de Aduanas y la Patrulla Fronteriza – que en todas las otras agencias federales de aplicación de la ley combinadas.

“El total ha aumentado a más de 19 mil millones de dólares al año, y más de 306 mil millones en todos desde 1986. Esto excede la suma de todos los gastos para la Oficina Federal de Investigación; La Drug Enforcement Administration; El Servicio Secreto; El Servicio de Mariscales; Y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos”.

El ICE y la Patrulla Fronteriza ya remiten más casos de enjuiciamiento federal que todo el Departamento de Justicia, y el número de personas que detienen cada año (más de 400 mil) es mayor que el número de reclusos en poder del Buró Federal de Prisiones para todos los demás Delitos federales.

“Esa es la verificación en blanco, la aplicación esteroidea – y el Señor Trump y el secretario de Seguridad Nacional, quieren más”.

El rotativo estadounidense detalló que el tamaño de la Patrulla Fronteriza se duplicó en la década de 1990 y después de los atentados del 11 de septiembre. “Trump cumplió con una promesa de ampliar la patrulla y triplicar el tamaño de la ICE; El señor Kelly lo ha obligado. Sus memorandos de aplicación la semana pasada buscan aumentar la fuerza de 10 mil oficiales de ICE y 5 mil agentes de la Patrulla Fronteriza”

Tal esfuerzo, señaló el Times, seguramente excedería, en escala y futilidad, la decisión del Presidente Woodrow Wilson de enviar al Ejército ya esa Guardia Nacional al suroeste para perseguir infructuosamente a Pancho Villa en 1916. “¿Cuánto costará todo? El Sr. Trump no ha informado si se ha molestado en chequear”.

Trump también habla de un muro de 2 mil millas, de doble grueso, muy alto a lo largo de la frontera de San Diego a Brownsville, Texas. Ya hay 700 millas de esgrima en la frontera, más torres de vigilancia, sensores y vehículos todo terreno en el suelo y zánganos en el aire. En 2009, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno estimó el costo de la valla existente entre 2.8 y 3.9 millones de dólares por milla, pero eso fue para los tramos relativamente fáciles.

“Mientras esperamos a que el Sr. Kelly logre la sombría visión de su jefe, habremos creado una población de jóvenes cada vez más vulnerables y explotados, no ciudadanos y soñadores, cuyas educaciones llegaron a un callejón sin salida después de la secundaria. Todo ese potencial intelectual y económico, la perspectiva de aumento de los ingresos y pagos de impuestos, habrán sido malgastados”.