Además de la reunión del ex Gobernador con víctimas de las desapariciones en Iguala, la Fiscalía General de la República publicó hoy en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo por el cual se crea la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso.

 Ciudad de México, 26 de junio (SinEmbargo).– El ex Gobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero se reunió con padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa hace cuatro años y nueve meses.

Al encuentro también acudió el ex Procurador de la entidad Iñaqui Blanco Cabrera e integrantes de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia para el caso, según informó Alejandro Encinas Subsecretario de Derechos humanos, población y migración.

Vidulfo Rosales, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan que acompaña el caso, dijo a Reforma que el encuentro fue importante y difícil para las víctimas.

“Fue una reunión importante porque es la primera vez en nuestro país que personas señaladas en un caso comparecen ante un mecanismo de justicia transicional […] Fue una reunión complicada, difícil, porque estaban ahí las víctimas”, consideró Rosales.

Desde 2012, Ángel Aguirre estuvo relacionado con la represión a estudiantes. Videos difundidos en medios muestran que el 12 de diciembre de ese año alumnos fueron víctimas de un desalojo violento en la Autopista de El Sol, al sur de la ciudad de Chilpancingo, donde realizaban un bloqueo para exigir audiencia con el entonces Gobernador.

Cientos de jóvenes (algunos con los rostros cubiertos como acostumbran hacerlo por temor a represalias), gritaron y corrieron de un lugar a otro buscando piedras para tratar de defenderse de los policías ministeriales y federales quienes accionaron sus armas, varias de ellas eran las alemanas G36 de Heckler & Koch.

Los cuerpos de Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús quedaron tirados en el asfalto de la autopista.

Los casquillos percutidos ese día pertenecían a las armas alemanas que llegaron a México y a Guerrero de manera irregular. La noche del 26 del septiembre de 2014, el mismo tipo de armas fueron accionadas nuevamente contra los estudiantes de Ayotzinapa y personas que transitaban por el periférico en Iguala, en esa ocasión fueron policías municipales junto con integrantes de un grupo criminal, los que portaban los fusiles de asalto.

En esa noche fueron asesinadas seis personas en la vialidad a la orilla de la ciudad, entre ellos tres estudiantes de Ayotzinapa, y 43 más fueron detenidos y desaparecidos por policías municipales que operaron esa noche junto con el grupo de la delincuencia organizada vinculada al narcotráfico Guerreros Unidos.

AVANCES CASO AYOTZINAPA 

Hoy, la Fiscalía General de la República (FGR) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo por el cual se crea la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa.

La nueva unidad de investigación estará adscrita a la Oficina del Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, y tendrá por objeto “investigar, perseguir los delitos y, en su caso, concluir los procesos penales vinculados con los eventos de la desaparición de 43 estudiantes”.

El documento señala que dicha unidad “tendrá a su cargo el conocimiento, trámite y, en su caso, resolución de las averiguaciones previas o carpetas de investigación, procedimientos judiciales y administrativos, medidas percatarais o cautelares, medios de defensa ordinarios o extraordinarios, juicios de amparo, y otros que se encuentren relacionados con los hechos en comento”.

 Según el decreto, el titular de dicha agrupación será designado por Gertz Manero y contará como un agente del Ministerio Público de la Federación.

Dentro de las funciones, el ministerio de esta unidad podrá inspeccionar, supervisar e investigar a aquellos servidores públicos relacionados con la investigación de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”.

A la par, tendrá que colaborar con la Comisión Nacional de Búsqueda en las acciones materiales de búsqueda de los 43 estudiantes desaparecidos.

Además de contar con la facultad para requerir a las instancias de los tres niveles gobierno la información que resulte útil o necesaria para sus investigaciones, en términos de la legislación aplicable.

Ayer, familiares y representantes legales de los 43 estudiantes desaparecidos, protestaron afuera de la FGR para exigir el nombramiento del dial especial para el caso.

El abogado de los padres de familia, Vidulfo Rosales, denunció que Gertz Manero se había comprometido a nombrar un fiscal especial a más tardar en marzo, y la falta de ello ha provocado que las lineas de investigación hayan quedado paradas.

Entre los planteamientos detenidos están las líneas de investigación expuestas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

El próximo 26 de septiembre se cumplirán cinco años de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

–Con información de Rosalba Ramírez García, El Sur.