Las autoridades de Victoria, cuya capital Melbourne vive un confinamiento de seis semanas, volvieron a hacer hoy un llamamiento para que los ciudadanos usen mascarillas.

Sídney (Australia), 26 jul (EFE).- El estado de Victoria, el segundo más poblado de Australia y donde se vive un rebrote de contagios por el coronavirus, registró este domingo un total de 459 casos y diez fallecidos, el mayor número de muertes diarias por la COVID-19.

El jefe del Gobierno regional de Victoria, Daniel Andrews, detalló en una rueda de prensa que de las diez muertes registradas en las últimas 24 horas, siete se produjeron en residencias de la tercera edad.

Además, reveló que el sábado se realizaron más de 42 mil test, el mayor número realizado en un solo día en el sureño estado de Victoria, que vive un rebrote desde principios de mes después de que Australia consiguiera gestionar con acierto la primera ola de infecciones de la COVID-19.

En el vecino estado de Nueva Gales del Sur, el más poblado del país, se registraron hoy un total de 14 nuevos casos, todos vinculados a un brote producido en un restaurante a las afueras de Sídney.

El sábado se realizaron más de 42 mil test, el mayor número realizado en un solo día en el sureño estado de Victoria. Foto: Daniel Pockett, EFE

Las autoridades de Victoria, cuya capital Melbourne vive un confinamiento de seis semanas, volvieron a hacer hoy un llamamiento para que los ciudadanos usen mascarillas.

“Hay diez familias que van a enterrar a alguien en los próximos días. Usen mascarillas. No es demasiado pedir”, aseguró el Jefe del Gobierno regional de Victoria.

Desde el pasado jueves es obligatorio el uso de mascarilla en las ciudades de Melbourne y Mitchell- ambas puestas bajo un segundo confinamiento hasta el 20 de agosto-, con multas para aquellos que no las lleven de 200 dólares australianos (143 dólares estadounidenses o 123 euros).

Desde el rebrote a principios de mes, los infectados confirmados en Victoria superan los ocho mil casos, más de la mitad del total de casos confirmados en el país desde que en marzo detectaran al primer contagiado a nivel nacional, y que ya alcanzan unos 14 mil casos, incluidos 145 fallecidos.

En el vecino estado de Nueva Gales del Sur, que ha cerrado por primera vez en casi un siglo su frontera interna con Victoria, también se han detectado desde inicios de julio varias decenas de infectados por trasmisión local, la mayoría vinculados al rebrote de Melbourne.

Desde el pasado jueves es obligatorio el uso de mascarilla en las ciudades de Melbourne y Mitchell. Foto: Daniel Pockett, EFE

Conforme a los registros oficiales, el 6 de abril fue el día con mayor número de muertes diarias con la COVID-19 en Australia, cuando se registraron ocho decesos.