La “Cuarta Transformación” saltó de un caso al otro y la semana se amargó. Primero las críticas por la liberación de Ovidio Guzmán López; luego las contradicciones que provocaron la liberación de 27 personas que habían sido relacionadas con la Unión de Tepito, y finalmente una interrogante: ¿Carlos Romero Deschamps, quien dirigió el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) durante décadas, se fue del país?. 

Ciudad de México, 26 de octubre (SinEmbargo).– Fue otra semana amarga para la “Cuarta Transformación”. Comenzó con las críticas por la liberación de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, y concluyó con la noticia de que Carlos Romero Deschamps ya se habría fugado del país, de acuerdo con fuentes federales citadas por el diario Milenio.

En medio de esas dos noticias, la liberación de 27 personas que habían sido detenidas en un operativo en Tepito, en la Ciudad de México, terminó por ponerle un poco más de limón al platillo.

Anoche, justo cuando se revelaban detalles sobre la supuesta detención ilegal de decenas de personas en la calle Peralvillo, Milenio informó que Carlos Romero Deschamps, ex secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), abandonó el país.

De acuerdo con el medio, una vez que la Fiscalía General de la República (FGR) corroboró la ausencia del ex dirigente, inició la investigación de la probable ruta de salida que éste empleó hacia el extranjero, por lo que giró un oficio a la Agencia Federal de Aviación Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (AFAC) para conocer sus movimientos, además de dar con el paradero de 11 de sus familiares.

Entre los parientes que también son requeridos por las autoridades están su esposa, Blanca Rosa Durán Limas; sus hijos, Paulina, Alejandro y José Carlos Romero Durán; su yerno, Juan Carlos Rentería Covarrubias; su nuera, María Fernanda Ocejo Garrido; su hermana María Esther Romero Deschamps, y sus cuñados Álvaro y María Guadalupe Lidya Durán Limas, y sus sobrinos Ana Luisa Aguinaco Romero y Víctor Deschamps Durán.

Asimismo, fuentes consultadas por Milenio explicaron que la Fiscalía ya solicitó a la Interpol una Ficha Azul para localizar a Romero Deschamps y sus familiares.

LOS DETENIDOS EN TEPITO 

Horas antes de que se supiera lo de Romero Deschamps, Héctor “El Serafín de la Salsa” reveló que autoridades de la Ciudad de México lo confundieron con narcos y por eso lo detuvieron.

“Tuve un problema. Estuve trabajando en Peralvillo, donde hubo un operativo en el cual me confundieron con los narcos. Me golpearon, se metieron a la fiesta donde estaba cantando. Nos golpearon. Eso es ilegal. Nos esposaron. Me quitaron mi equipo de trabajo y mi celular, dos laptops. Gracias a Dios estamos libres. Es muy indignante y frustrante que hay gente inocente en la cárcel. Meten a gente inocente”, relató Héctor “Serafín de la Salsa” después de que el Juez Jesús Delgadillo Padierna decidiera liberarlo a él y a 26 más de los detenidos en Tepito. 

“Si el juez no nos libera, ya estuviera yo en el bote. Soy una persona que se dedica a trabajar y se está manchando mi imagen, por eso hago este video”, dijo. 

“El Lunares”, presunto líder del grupo delictivo Unión Tepito, era uno de los objetivos prioritarios de las autoridades de la capital que desplegaron un operativo, el 22 de octubre, en el que capturaron a 31 personas.

De acuerdo con información oficial, “El Lunares” habría quedado al mando de la Unión tras la detención de “El Betito” y “El Pistaches”. “El Lunares” hoy sigue libre, igual que Ovidio Guzmán López.

LIBRE COMO “EL LUNARES”

El pasado 17 de octubre, comandos del narco lanzaron una oleada violenta de bloqueos y balaceras en la ciudad de Culiacán, después de la captura de uno de los hijos del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera.

Los bloqueos de los integrantes del Cártel de Sinaloa coparon las salidas de la ciudad y llegaron hasta el corazón de la capital sinaloense, que quedó prácticamente cercada con gente resguardada en sus lugares de trabajo, en comercios y en sus casas.

El Gobierno del estado de Sinaloa llamó entonces a la población “a mantener la calma, a no salir a las calles” ante lo que calificó como “hechos de alto impacto” que se presentaron en esa ciudad.

Ya por la noche, el Gabinete de seguridad pública federal, encabezado por el propio Durazo Montaño, anunció que Ovidio había sido detenido por unas horas y luego soltado, como consecuencia de un operativo fallido y que no dimensionó la respuesta de los criminales.

Las críticas de la opinión pública se concentraron en Alfonso Durazo, quien hasta ahora sigue siendo cuestionado por el fracaso en esa estrategia.

Ovidio Guzmán López anda allá afuera, libre, igual que Romero Deschamps y “El Lunares”.