El Presidente López obrador recordó que en años pasados imperó el fraude y la compra del voto y aseguró que se busca que las elecciones sean limpias,  libres y que la población ayude a evitar el fraude.

Las personas responsables de los programas sociales no pueden hacer promoción electoral, explicó y “si hay pruebas, se tiene que denunciar y aclarar que ahora ya el fraude electoral es delito grave, el que comete un fraude electoral va a la cárcel y no tiene derecho a fianza”.

Ciudad de México, 26 de octubre (SinEmbargo).- “No somos iguales a los otros Gobiernos, nosotros no vamos a utilizar el Gobierno, el presupuesto público, para favorecer a candidatos y partidos, queremos que haya democracia”, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ante la participación en las elecciones locales venideras de personas que trabajan en la administración pública.

El mandatario aseguró que a los funcionarios de Gobierno se les pide que renuncien. “Quienes están en el Gobierno y quieren participar van a presentar sus renuncias en esta semana, sí, porque el día último es viernes ¿no? Ah, no, el sábado, sábado, hasta el sábado tienen”, aseguró.

Dijo que las personas responsables de los programas sociales no pueden hacer promoción electoral. “No pueden hacerlo. Y, además, si hay pruebas, se tiene que denunciar y aclarar que ahora ya el fraude electoral es delito grave, el que comete un fraude electoral va a la cárcel y no tiene derecho a fianza, y para eso existe la fiscalía electoral hay que presentar denuncias”.

El Presidente López Obrador llamó a la ciudadanía a ayudar para evitar la compra del voto, “que no se entreguen despensas a cambio de votos, frijol con gorgojo, como lo hacían antes”. Además que no haya gente que “se apoderen de las casillas” o se rellenen las urnas, “que no haya el ‘carrusel’ famoso, que no voten los difuntos, que no falsifiquen las actas, que no haya fraude pues, como era antes”.

El Presidente apuntó que las renuncias son para dejar en claro que esta administración no es como las anteriores, pues “habrá democracia”. Foto: Cuartoscuro.

Recordó que en años pasados, como en la elección del 88, imperó el fraude y la compra del voto, además del silencio cómplice de los medios de comunicación. El Presidente aseguró que se busca que las elecciones sean limpias,  libres y que la población ayude a evitar el fraude.

“La democracia no trae el cuerno de la abundancia, pero sí ayuda a que haya equilibrios, a que nadie se sienta absoluto, a que todos se esmeren en hacer bien las cosas, en actuar con rectitud”, dijo.

El mandatario aseguró que cuando no hay democracia quien llega a un cargo “se siente absoluto y hace lo que le da la gana”, por lo que la democracia permite el escrutinio público, la vigilancia y periodicidad en las elecciones. La respuesta social a que alguien en el Gobierno actúe mal, en democracia, es castigarles sin voto.

Para el Jefe del Estado mexicano los fraudes electorales, como el del 2006, llevaron a que el Gobierno no tuviera y la buscó “al estilo Salinas”. “Cuando Salinas llega a la Presidencia también hubo fraude electoral y entonces al llegar toma medidas espectaculares para legitimarse, mete a la cárcel al líder petrolero Joaquín Hernández Galicia y mete a la cárcel a un banquero, a un empresario y la gente: ‘¡Oh! ahora sí, este sí va a poner, lo que necesitábamos’. Pura faramalla porque el Gobierno de Salinas pues fue el que más saqueó a México, pero políticamente engañan con esas medidas”, contó.

En el caso del expresidente Felipe Calderón, a búsqueda de legitimidad se dio con la declaración de guerra al narcotráfico. “Fue como pegarle un garrotazo a lo tonto al avispero y nos mete en un atolladero para ganar legitimidad. Entonces, imagínense lo que causa un fraude electoral”, alertó.

Recordó a las personas, servidores públicos, presidentes municipales, Gobernadores, funcionarios del Gobierno federal y hasta Presidente deben ser juzgados si cae en un delito, como el fraude electoral. “Ya lo saben y además es un asunto que cae en la esfera del derecho penal”, recordó.