Verónica Velasco, parte del equipo que trabaja en este nuevo código, detalló que se buscará reunir “un catálogo de principios y valores morales que nos oriente e inspire para elaborar la estima social que tanto han mancillado los políticos corruptos”.

También consideró que los lastres que anclan a México al subdesarrollo son “la deshonestidad, la corrupción y la violencia”. Y por ello consideró que los servidores públicos que acompañarán al Presidente electo serán los que tengan que poner el ejemplo.

Ciudad de México, 26 de noviembre (SinEmbargo).- El equipo de Andrés Manuel López Obrador, Presidente electo de México, presentó este día la convocatoria para elaborar una cartilla a la que llaman “Constitución Moral”, basada en una idea del prolífico pensador y escritor mexicano Alfonso Reyes.

Esta cartilla pretende establecer nuevos códigos éticos y morales para los mexicanos, partiendo de la idea de que el país entró en una decadencia desde hace algunos años y ésta se traduce en “la normalización” de ciertas prácticas como la corrupción. En el evento estuvieron presentes los miembros del consejo responsable de elaborar la “Constitución Moral”, Jesús Ramírez Cuevas, Verónica Velasco Aranda, Enrique Galván Ochoa y José Agustín Ortiz Pinchetti.

Se habilitará un correo electrónico donde se recibirá entre el 3 de diciembre y el 30 de abril de 2019 las propuestas de los ciudadanos para la “Constitución Moral”, cuyo texto definitivo se presentará en julio del año próximo.

“La Constitución Moral no es es jurídica, no es un intento por normar la vida privada, no es un pretexto para construir un modelo autoritario de Gobierno, no se obligará ni impondrá nada a nadie, no es catequismo, no son mandamientos ciudadanos”, dijo Verónica Velasco, parte de este equipo, durante la presentación de la convocatoria de la “Constitución Moral”.

El Presidente electo detalló que la transformación requiere de avanzar en lo material y fortalecer valores morales y espirituales.

“Lo que nos ha salvado siempre ha sido nuestra cultura o nuestras culturas frente a epidemias, inundaciones, terremotos, corrupción, malos gobiernos, siempre es la cultura de nuestro pueblo la que nos ha sacado adelante, es la que nos salva”, dijo.

Andrés Manuel añadió que hay que empezar a diferenciar entre educación y cultura. “La cultura es lo más profundo, y es lo que se mantiene en las comunidades, en los pueblos indígenas, y en particular en Oaxaca”, ejemplificó y destacó que en ese estado se respeta a la naturaleza, a los niños, a los adultos y se práctica la ayuda mutua.

También presumió que en esa entidad hay funcionarios que incluso trabajan sin recibir sueldo, que comienzan desde jóvenes y luego cuando llegan a ser presidentes municipales, trabajan sin paga porque “ese es su máximo orgullo, porque cuentan con el respeto de toda la comunidad”.

Verónica Velasco dijo que es muy importante pasar de “un modelo en el que no se nos veía ni se nos escuchaba a otro que recupere el sentido de la ciudadanía y la democracia”. También consideró que los lastres que anclan a México al subdesarrollo son “la deshonestidad, la corrupción y la violencia”. Y por ello consideró que los servidores públicos que acompañarán al Presidente electo serán los que tengan que poner el ejemplo.

Sin embargo, agregó, “la práctica de principios éticos y de valores corresponde también al sector privado, sindicatos y a la sociedad en general”.

Velasco indicó que se buscará reunir “un catálogo de principios y valores morales que nos oriente e inspire para elaborar la estima social que tanto han mancillado los políticos corruptos”.

López Obrador dijo que hay “frases cínicas que se han venido difundiendo, imponiendo y que afortunadamente no han tenido gran efecto; no han terminado de eclipsar, dominar en la vida pública, precisamente por los valores, que hay en las comunidades, en los pueblos, en las familias”.

“Una vez le preguntaron a un político, que no voy a mencionar su nombre porque ya es finado. Le preguntaron que qué era la moral. Contestó que la moral ‘era un árbol que daba moras y que servía pa’ pura’… Eso era lo que predominaba, que quien llega a un cargo y no se aprovecha del cargo, ‘es un tonto’. Todo eso tiene que quedar atrás”, dijo el Presidente electo.

“No sólo es no robar, además de no robar es ser consecuente, es decir, actuar con principios, con ideales”, añadió.

“La propuesta del nombre también se va a someter a consulta para no imponer nada. Queremos que de acuerdo con la convocatoria, en las mesas, en el debate y en el Congreso se decida sobre cómo vamos a llamar a este documento”, dijo López Obrador.

“Hay quienes piensan que tiene que ver con lo religioso, con lo personal, que esto es una invasión a nuestra intimidad, pero como ha quedado de manifiesto desde hace mucho tiempo, desde los Griegos, es muy importante la moral. La política es un imperativo ético y se tiene que pensar la necesidad, el fortalecimiento de valores”, añadió.