Nuevamente, una desgracia en el mundo del futbol inicia un episodio de compra-venta frenético entre los jugadores.

Ciudad de México, 26 de noviembre (AsMéxico).– Nuevamente, la muerte de un jugador de futbol ha generado olas dentro del ecosistema de FIFA con sus tarjetas FUT. El fallecimiento de Diego Armando Maradona ha sumido en dolor y consternación al mundo del futbol, a su familia, amigos y a sus millones de seguidores. Pero para algunos jugadores del juego de futbol de EA todo esto sólo significa una cosa: “sacar tajada”. Ya pasó con el jugador Emiliano Sala, que falleció en un desgraciado accidente aérero, hasta el punto de que EA tuvo que retirar la carta para detener la burbuja de especulación. Y ahora vuelve a pasar con el astro argentino, con la excepción de que un jugador con su nombre y presente en tantos equipos no se puede retirar tan fácilmente.

ES EL MERCADO, AMIGO. PERO ¿DEBERÍA SERLO? 

Al poco tiempo de que Clarín adelantase la triste noticia de la muerte de “el pelusa”, el mercado interno de FUT empezaba a oscilar salvajemente alrededor de las cartas Icono de valoración 91 y 95. A sabiendas de que la demanda se iría a las nubes, los jugadores con tarjetas del jugador a la venta las pusieron mucho más altas de lo que normalmente, mientras que aquellos que intentaban cabalgar la ola o hacerse con una por cualquier motivo compraban a precio más alto. De los dos millones de monedas que solía costar la carta de valoración 91, el preció se disparó a los 3 millones (más de un 30 por ciento de subida). La de valoración 95 se alzó desde los dos millones a los 2.7 millones.

Todo esto no tendría tanta importancia dentro de un sistema económico plenamente virtual, pero ese no es el caso de FUT en tanto que se pueden comprar monedas con dinero real. Aún así, más allá del poco edificante espectáculo de mercadear alrededor de una noticia como esta, no hay nada ilegal ni en contra de las reglas del juego, aunque se puede cuestionar si EA debería establecer un protocolo para “suspender la cotización” como norma cuando pasan estos sucesos. Además, en un momento donde la compañía tiene varios frentes abiertos sobre el uso que hace de los jugadores y sobre las regulaciones de algunos países para detener el sistema de micropagos de FIFA por asociarlo a “apuestas para menores”, podría ser bueno que desde la compañía se recordara en casos como este que estamos hablando de un juego PEGI 3 (13 para tener una cuenta online).

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA ASMÉXICO DE  VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.