“Hubo dos temas que marcaron nuestra agenda, por una parte la migración y, por otra, el tema medioambiental. Y son dos temas a los que la comisión tiene la obligación de seguir brindando una atención especial”, manifestó uno de los miembros de la CIDH, el mexicano Joel Hernández García, al final de las audiencias.

Washington, 27 septiembre (EFE).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cerró este viernes un periodo de sesiones marcado por dos grandes temas: la migración desde Centroamérica a EU y la protección al medioambiente, especialmente en la Amazonía brasileña.

“Hubo dos temas que marcaron nuestra agenda, por una parte la migración y, por otra, el tema medioambiental. Y son dos temas a los que la comisión tiene la obligación de seguir brindando una atención especial”, manifestó uno de los miembros de la CIDH, el mexicano Joel Hernández García, al final de las audiencias.

“Son dos retos enormes para el continente, para la región y para el mundo”, añadió Hernández García.

La CIDH, el organismo que vigila los derechos humanos en las Américas, también abordó durante este 173 periodo de sesiones asuntos tan importantes como la paz en Colombia y la obligación del Presidente salvadoreño, Nayib Bukele, de garantizar justicia y memoria para las víctimas de su guerra civil (1980-1992).

Estos fueron los asuntos principales de las audiencias, que comenzaron el lunes y terminaron hoy:

1. LOS INDÍGENAS, “ESCUDOS HUMANOS” DE LA AMAZONÍA EN BRASIL

Los pueblos indígenas de la Amazonía brasileña culparon hoy al presidente de ese país, el ultraderechista Jair Bolsonaro, de los fuegos que han devorado sus tierras ancestrales y le acusaron de amparar la tala ilícita, así como de promover la deforestación con proyectos de infraestructura.

“Sabemos que proteger a los pueblos indígenas es una excelente manera de preservar el bosque porque donde existen pueblos indígenas, existen bosques. Hoy por hoy, esas personas están actuando como escudos humanos de los bosques, por eso se les está asesinando”, afirmó Antonio Oviedo, en representación de 16 ONG.

Solo en 2018, antes de que Bolsonaro tomara posesión, 135 indígenas fueron asesinados en la Amazonía y ahora esa violencia se ha incrementado, según los activistas.

De acuerdo con sus datos, desde julio, ha habido 3.699 fuegos en territorio con presencia de pueblos indígenas que viven aislados, es decir, sin contacto con la sociedad exterior. En total, en el corazón de la Amazonía brasileña se esconden 100 comunidades aisladas, en lo que supone la mayor concentración mundial.

2. LA CIDH TACHA DE “PANTOMINA” LA POLÍTICA DE ASILO DE EU

En uno de los momentos más tensos de las audiencias, la CIDH tachó de “pantomima” la forma en que EU está manejando las peticiones de asilo de los centroamericanos que esperan en México y que se ven obligados a defenderse ante un juez por videoconferencia, en vez de en persona.

El martes, el colombiano Luis Ernesto Vargas, encargado de migración dentro de la CIDH, consideró “muy dramática” la situación que ha provocado el plan “Permanezcan en México”, que obliga a los centroamericanos a esperar en territorio mexicano a que se resuelvan sus casos de asilo en EU y a comparecer desde la distancia ante jueces migratorios estadounidenses por videoconferencia.

“Entonces, ustedes entenderán ¿qué clase de pantomima, de remedo, es eso de las audiencias donde la población migrante es maltratada de la manera más abyecta? Perdónenme, pero es que es demasiado agresiva la situación que se les impone a ellos”, apuntó Vargas, visiblemente frustrado.

En otra audiencia, la CIDH también advirtió al Gobierno mexicano que estará vigilando de cerca sus políticas migratorias y de asilo.

3. LAS AMENAZAS CONTRA LÍDERES SOCIALES CRECEN UN 53 POR CIENTO EN COLOMBIA

Las amenazas contra los líderes sociales en Colombia han crecido un 53 por ciento entre el 2018 y el 2019, denunciaron organizaciones de la sociedad civil ante la CIDH el jueves en una audiencia.

“Las amenazas se pueden entender como una modalidad extendida de agresión. Los métodos utilizados para llevar a cabo las amenazas son variados: desde llamadas telefónicas, avisos fúnebres, ramos de flores o notas en papel dejadas debajo de las puertas”, detalló Diana Sánchez, de la Asociación Minga y el Programa Somos Defensores.

Esas amenazas son solo la capa más superficial de la violencia, que ha segado la vida de 700 líderes sociales y 135 excombatientes de la desmovilizada guerrilla de las FARC, desde que firmó el acuerdo de paz con el Gobierno colombiano en 2016, según datos de la ONG Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo (Indepaz).

La CIDH pidió al Ejecutivo colombiano que acabe con la impunidad de las agresiones contra líderes sociales y le solicitó que tome medidas para proteger los acuerdos de paz, en peligro después de que, a finales de agosto, un grupo de exjefes de las FARC anunciara que retomaban las armas.

4. ES UNA “URGENCIA” GARANTIZAR LA MEMORIA PARA EL SALVADOR

La comisión recordó el jueves a Bukele, que asumió el poder en junio, que tiene una “oportunidad única e histórica” para garantizar la memoria y la justicia de los desaparecidos durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

“Me parece que ya es una urgencia. Y la urgencia es que las víctimas y los familiares se van muriendo y requieren un derecho a la verdad, el derecho a la verdad de saber qué paso con sus seres queridos”, señaló Antonia Urrejola, encargada de Memoria, Verdad y Justicia dentro de la CIDH.

Hace tres años, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador anuló la ley de amnistía de 1993, lo que ha permitido reabrir varios procesos penales por violaciones a derechos humanos perpetradas en la guerra civil.