Obtilia e Hilario son miembros de la Organización de los Pueblos Indígenas Me’Phaa (OPIM) que ha acompañado casos de violación de garantías como la esterilización de 14 hombres indígenas en 1998 y la de dos mujeres Me’Paa víctimas de tortura sexual por soldados mexicanos en 2002.

Washington, 26 feb (EFE).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó este martes al Gobierno de México a investigar la desaparición de los activistas de derechos humanos Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro, que fueron hallados sanos y salvo tras pasar cuatro días en paradero desconocido.

La CIDH recordó al Ejecutivo del Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que “es obligación del Estado investigar de oficio hechos de esta naturaleza y sancionar a los responsables materiales e intelectuales”, según dijo en un comunicado el organismo, con sede en Washington.

“El Estado mexicano debe abrir líneas de investigación que tengan en cuenta si la privación ilegítima de la libertad de Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro fue cometida por su labor de defensa de los derechos humanos”, afirmó el comisionado de la CIDH, Francisco José Eguiguren.

Eguiguren, encargado de la protección de los defensores de derechos humanos, pidió que la investigación proceda con la “debida diligencia, y de manera exhaustiva, seria e imparcial”.

Los dos activistas, defensores de los derechos de los indígenas, desaparecieron el 12 de febrero, cuando viajaban en transporte público desde Tierra Colorada a Chilpancingo, localidades ubicadas ambas en el estado de Guerrero, en el suroeste de México.

El 19 de febrero, soldados del Ejército mexicano encontraron a los dos activistas sanos y salvos en la región de Tierra Colorada.

Obtilia e Hilario son miembros de la Organización de los Pueblos Indígenas Me’Phaa (OPIM) que ha acompañado casos de violación de garantías como la esterilización de 14 hombres indígenas en 1998 y la de dos mujeres Me’Paa víctimas de tortura sexual por soldados mexicanos en 2002.

La CIDH recordó que, desde 2009, Obtilia es beneficiaria de medidas provisionales de protección otorgadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

Al respecto, el organismo expresó “su grave preocupación” por el hecho de que la desaparición se produjera a pesar de las medidas de protección de la CorteIDH e instó al Estado mexicano a reforzar “todas aquellas medidas de protección necesarias” con el fin de evitar la repetición de los hechos.

Cuando los activistas desaparecieron, el estado de Guerrero llegó a ofrecer 2 millones de pesos (103.734 dólares) de recompensa por datos que ayudaran a localizar a los desaparecidos.

Entonces, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) también pidió al gobierno de Guerrero la búsqueda y localización inmediata de los activistas.