La hija de  Elise tenía varias afecciones por la pérdida de oxígeno al nacer, como parálisis cerebral, insuficiencia respiratoria y retraso en el desarrollo.

Estados Unidos, 27 septiembre (LaOpinión).- Elise Nelson, de 35 años, de Paynesville, Minnesota, fue acusada por la muerte de su hija Kylie Larson en junio, ya que supuestamente manipuló el equipo que mantenía con vida a la menor incapacitada.

Kylie tenía varias afecciones por la pérdida de oxígeno al nacer, como parálisis cerebral, insuficiencia respiratoria y retraso en el desarrollo, revelaron autoridades.

Los hechos ocurrieron cuando al padre de la niña había ido de pesca entre el 18 y el 21 de junio pasado. La madre había sido la única al cuidado.

Según los reportes del Daily Mail, las autoridades alegan que Nelson manipuló el dispositivo que suministra oxígeno, incluyendo la alarma que alerta de atención.

“Nelson supuestamente alteró el equipo médico para que la alarma no sonara cuando los niveles de oxígeno y pulso de su hija cayeran por debajo del 90 por ciento”, indica el informe.

La madre habría escrito a una amiga sobre la posible muerte de su hija y afirmó que había intentado resucitarla con RCP, además de haber llamado al 911, pero eso ocurrió 20 minutos después de que mandó el mensaje a su conocida.

La Policía encontró a Kylie en el piso de la sala y aunque fue llevada al hospital fue declarada muerta.

Nelson fue acusada de homicidio intencional en segundo grado y homicidio involuntario en el Tribunal de Distrito del Condado de Stearns, donde enfrenta varios años de cárcel y una fianza de medio millón de dólares.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA OPINIÓN. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.