Author image

Salvador Guerrero Chiprés

27/09/2022 - 12:02 am

“Que mi familia me escuche”

“Escucharles implica creer en sus palabras, validar sus opiniones, abrir espacio a su experiencia y acompañar el mundo que imaginan con acciones individuales y compromiso colectivo”.

“En contraste, está el silencio asociado a los abusos cometidos en el entorno familiar contra las y los NNA, a veces por apego emocional con el agresor, temor o encubrimiento de los responsables de crianza”. Ilustración: SinEmbargo.

Nueve de cada 10 niños, niñas y adolescentes (NNA) quieren que su familia les escuche. Es un dato conmovedor de la Consulta Nacional ¿Me escuchas? 2022, organizada por el DIF Nacional, la Secretaría de Salud federal y la Comisión de Derechos Humanos de la CdMx.

La lógica haría pensar que el hogar es el espacio más seguro para las infancias; lamentablemente, esa no es una realidad para todas o todos los menores porque hay hogares que son, también, de riesgo, especialmente cuando confluyen vulnerabilidades culturales, económicas y educativas.

Organismos como Save the Children, integrante del Consejo Ciudadano de la CdMx, Unicef y la Red por los Derechos de la Infancia en México han analizado el fenómeno de la violencia en el hogar. Sus datos, experiencia y la literatura internacional coinciden en señalar que la violencia en el hogar genera círculo vicioso con otros problemas.

La consulta fue realizada a un millón 271 mil 764 NNA de México —en 70 por ciento—, Estados Unidos, Canadá y otros países de América Latina; los primeros lugares de participación a nivel nacional los ocupan Puebla, Estado de México, Ciudad de México, Guerrero y Veracruz. A la mitad de ellas y ellos les preocupa no recibir un buen trato, y al llegar la adolescencia la percepción sobre seguridad se divide por sexo: a las mujeres de más de 15 años les interesa mucho más que a los hombres adolescentes de la misma edad.

Datos del Consejo Ciudadano de la CdMx, provenientes de todo el país, señalan que en 8 de cada 10 casos de violencia en el hogar a menores y adolescentes las víctimas son de sexo femenino. Ese es el primer espacio donde se normaliza la violencia de género e incluso se romantizan ciertas conductas, lo cual puede condicionarlas para elegir, durante su adultez, parejas tóxicas con quienes replican lo visto en casa en términos de agresiones físicas, psicológicas, sexuales, económicas o patrimoniales.

La consulta incluye intersecciones como la discapacidad y el origen indígena, lo que la convierte en un instrumento de referencia para comprender la realidad de las y los menores de edad en nuestro país, desde su propia mirada. Respeto es el valor que mas se repite en las respuestas de estas poblaciones, tal como en las encuestas nacionales abiertas desde la década de 1980.

Como acompañantes emocionales, destacan además de mamá, papá y las amistades, los animales de compañía que, de hecho, ocupan el primer lugar en la categoría de dibujos sobre el afecto. Hay una noción amplia de lo hogareño, seguro y afectivo.

En contraste, está el silencio asociado a los abusos cometidos en el entorno familiar contra las y los NNA, a veces por apego emocional con el agresor, temor o encubrimiento de los responsables de crianza.

Escucharles implica creer en sus palabras, validar sus opiniones, abrir espacio a su experiencia y acompañar el mundo que imaginan con acciones individuales y compromiso colectivo.

Salvador Guerrero Chiprés
Salvador Guerrero Chiprés es presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México. Es doctor en Teoría Política por la Universidad de Essex, Inglaterra; maestro en Comunicación por la Universidad Iberoamericana y licenciado en Derecho y en Comunicación por la UNAM. Fue asesor de la Secretaría de Seguridad Pública del entonces Distrito Federal y de la Comisión Nacional de Seguridad, y Comisionado Ciudadano de Transparencia en el InfoDF.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video