La determinación se tomó luego que un particular solicitara conocer la denominación del cargo, los nombres de los delgados y estados a los que se encuentran asignados, la clave del nivel salarial, el ingreso mensual bruto y sus percepciones; así como el presupuesto asignado a la categoría de aguinaldos.

La medida, añadió el Inai, será “una vía fundamental para rendir cuentas a la población sobre los resultados de los programas sociales prioritarios del Gobierno federal, así como dar certeza de que se respeten los ámbitos de competencia de cada nivel de Gobierno”.

Ciudad de México, 28 de marzo, (SinEmbargo).- El Gobierno federal deberá dar a conocer los nombres, salarios, estados de adscripción y monto de las prestaciones que los delegados de Programas para el Desarrollo, determinó el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

A través de un comunicado, la dependencia señaló que la información permitirá “hacer un ejercicio de transparencia proactiva clarificando los criterios utilizados para nombrar a los nuevos delegados, las reglas que cuidarán su participación en el manejo y vigilancia de recursos públicos federales”.

La determinación se tomó luego que un particular solicitara conocer la denominación del cargo, los nombres de los delgados y estados a los que se encuentran asignados, la clave del nivel salarial, el ingreso mensual bruto y sus percepciones; así como el presupuesto asignado a la categoría de aguinaldos.

Sin embargo, el sujeto obligado se dijo “incompetente para contar con la información requerida”, por lo que invitó al particular a presentar una solicitud ante la Secretaría de Bienestar.

El particular, detalló el Inai, presentó un recurso de revisión, por lo que el organismo de transparencia instó a la Oficina de la Presidencia a dar la información, ya que “cuenta con atribuciones para conocer de la información solicitada”.

Al dar a conocer la revisión del caso de revisión, el presidente comisionada, Joel Salas Suárez, instruyó a la Oficina de Presidencia a “asumir la competencia y emitir la respuesta que a derecho corresponda, atendiendo los establecimientos establecidos en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública”.

Por ello, la Oficina Presidencial deberá dar a conocer “nombres, estado de adscripción, clave de nivel salarial, ingreso mensual bruto y neto, así como los recursos presupuestales para el pago de salarios”.

La medida, añadió el Inai, será “una vía fundamental para rendir cuentas a la población sobre los resultados de los programas sociales prioritarios del Gobierno federal, así como dar certeza de que se respeten los ámbitos de competencia de cada nivel de Gobierno”.

El Inai también invitó al Gobierno a “hacer un ejercicio de transparencia productiva clarificando los criterios utilizados para nombrar a los nuevos delegados, las reglas que cuidarán su participación en el manejo y vigilancia de recusas públicos federales, así como los mecanismos de seguimiento y control social de los programas de desarrollo que estarán a su disposición”.

Los 32 coordinadores estatales y los 264 regionales que sustituirán a los más de 500 delegados federales y a sus oficinas burocráticas en los estados, explicaron los expertos en entrevista con SinEmbargo fungirán como vigilantes del presupuesto federal, pero también buscarán consolidar el proyecto del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a través de funcionarios ligados a la fuerza política y con arraigo en las entidades.

“Tiene ventajas: fortalece la postura de la fuerza del Gobierno federal, y disminuye la de los estados. En los años de la descentralización, de la alternancia panista los gobernadores cobraron un enorme poder. Lo que está haciendo Andrés Manuel es quitarle poder a los gobernadores. A la luz de los ‘duartes’ y similares en este país, parece razonable; no está mal que haya un emisario federal, pero se puede volver corrupto en un ratito, basta una visita del narco poderoso local que le haga la famosa oferta de plata o plomo y ahí se acabó la honestidad; si plata o plomo es la opción, pues plata”, explicó Julio Boltvinik Kalinka, investigador de El Colegio de México (Colmex).

-Con información de Shaila Rosagel.