Dicen que cuando mueren, los perros han cruzado la calle y te esperan del otro lado para decirte por dónde va tu destino.