Author image

Carlos A. Pérez Ricart

28/03/2024 - 12:04 am

2.ª victoria de México en EEUU contra el tráfico de armas

“Si nada se tuerce y las tiendas demandadas no apelan la decisión del juez, México podrá avanzar pronto hacia el proceso de presentación de pruebas y evidencias”.

El pasado lunes, al día siguiente de que la selección mexicana perdiera la final de la Nations League con Estados Unidos y de que comenzara por enésima vez a sonar el Fuera Jimmy en la voz de los aficionados que inútilmente abarrotaron el domingo el estadio de Dallas, México se apuntó una victoria histórica.

No fue en el campo de fútbol (donde hace mucho que ganar es una quimera), sino en una corte federal en Arizona. En realidad, se trata de una segunda victoria, un contundente 2-0 en la cancha de la justicia.

El 1-0 llegó en enero de este año, cuando una Corte de Apelaciones en Massachusetts resucitó una demanda de 2021 interpuesta por la Cancillería de México contra un grupo de productoras de armas estadounidenses.[1]

La acusación de México contra las armerías puede resumirse en las siguientes dos afirmaciones: las empresas demandadas son negligentes en la forma en la que diseñan, producen, distribuyen y comercializan sus armas. Esa negligencia facilita, argumenta la Cancillería, que miles de armas terminen en escenas del crimen en nuestro país.

El 24 de enero de 2024, dos años después de iniciado el proceso, la Corte de Apelaciones en Massachusetts decidió, contrario a la defensa esgrimida por la industria, que las empresas no tienen blindaje legal para este tipo de demandas y reconoció el derecho de México a presentar sus alegatos en un juicio que podría empezar en los siguientes meses. La pelota entró directo en el ángulo derecho de la portería.

El 2-0 alcanzado el lunes tiene parecidos con el primer gol, pero avanza por carriles distintos. Se trata de la luz verde dada por un juez federal a una segunda demanda interpuesta por el gobierno mexicano en octubre de 2022 contra cinco puntos de venta de armas localizados en Arizona. Así, mientras la Corte de Massachusetts apunta contra productores, la de Arizona se centra en cinco tiendas que, según acusa la Cancillería mexicana, “saben o deberían saber”, que gran parte de su dispensario termina en las calles de México.[2]

Si nada se tuerce y las tiendas demandadas no apelan la decisión del juez, México podrá avanzar pronto hacia el proceso de presentación de pruebas y evidencias (conocido como discovery) que permitirá a la Cancillería conocer directamente los documentos que probarían las prácticas negligentes de estas tiendas. Lo que suceda a partir de ahí es de pronóstico reservado.

Más allá del resultado de ambos juicios (que podrán tomar años), lo relevante es que ambas demandas han abierto un nuevo campo de lucha contra la venta legal de armas en Estados Unidos y sus vínculos con el tráfico ilegal de éstas. No es exagerado afirmar que han puesto a temblar a la industria armamentista que se creía completamente blindada de cualquier acusación legal. No sería raro que otros países latinoamericanos que sufren violencia endémica provocada por las armas provenientes de Estados Unidos comiencen litigios similares. Estaríamos ante el inicio de una ola de demandas que obligaría a cambiar radicalmente la forma de producir, comercializar y distribuir armas en ese país.

A lo sucedido en Arizona hay que agregar una buena noticia: el presidente López Obrador dedicó parte central de la entrevista a 60 Minutes difundida el domingo por CBS News al tema de las armas. En una frase sintetizó la hipocresía y doble rasero con el que se trata el asunto en ese país. Así lo dijo: “El 75% de las armas de contrabando que entran en México son de origen estadounidense y la mitad de Texas, donde el gobernador pone vallas de alambre de púas sobre el río”.

El buen camino de las demandas en Massachusetts y Arizona da pie a que el presidente continúe hablando al respecto y que las candidatas tomen el asunto como suyo. Desde mi punto de vista se trata del tema clave de la relación bilateral en materia de seguridad. No hay manera de que cambien sustancialmente las cifras de homicidios en México si no hay modificaciones significativas en la política de armas en Estados Unidos. Sí, el problema está en nuestras fronteras, pero la solución va más allá de éstas.

Bien harían Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez en sumarse a este esfuerzo y comprometerse a apoyar, de ganar la elección, la estrategia jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores. En este asunto, como en otros temas, necesitamos una política de Estado y no sólo de gobierno.

 


[1] Sobre aquella primera victoria. Véase: Carlos Pérez Ricart, ¡Victoria mexicana en Boston!, Sin Embargo, 25 de enero de 2024. Disponible en: https://www.sinembargo.mx/25-01-2024/4458595

[2] Estas son: Los acusados son Diamondback Shooting Sports, SnG Tactical, The Hub, Ammo A-Z y Sprague’s Sports.

Carlos A. Pérez Ricart
Carlos A. Pérez Ricart es Profesor Investigador del CIDE. Es uno de los integrantes de la Comisión para el Acceso a la Verdad y el Esclarecimiento Histórico (COVeH), 1965-1990. Tiene un doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad Libre de Berlín y una licenciatura en Relaciones Internacionales por El Colegio de México. Entre 2017 y 2020 fue docente e investigador posdoctoral en la Universidad de Oxford, Reino Unido.

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video