Caracas, 28 abr (dpa) – El líder opositor venezolano Henrique Capriles Radonski rechazó hoy la autoría de los comicios del 14 de abril que hará el Consejo Nacional Electoral (CNE) y pronosticó que “más temprano que tarde” habrá nuevas elecciones presidenciales.

A la vez, Capriles acusó a la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, de estar parcializada y de recibir órdenes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), que postuló a Nicolás Maduro, ganador de las elecciones con un mínimo margen.

“Imposible es que la señora Tibisay haga algo contrario a la orden que le dio su partido Psuv. El país conocería la verdad”, respondió Capriles al anuncio que hizo Lucena la noche del sábado en el que señaló que es “imposible” hacer la auditoria electoral como pidió la oposición.

“Más temprano que tarde tendremos nuevas elecciones. Cada día tenemos más fuerza. El cambio se logró porque votamos y siempre tenemos que hacerlo. Acá nadie se cansa, seguimos luchando por la verdad. Haremos todo lo que hemos dicho, agotaremos las instancias internas y llevaremos al mundo el caso”, advirtió.

En un mensaje al país, Lucena dijo que el CNE realizará una auditoría con técnicos de los partidos y del organismo para revisar el 46 por ciento de los votos que no fueron auditados el día de las elecciones. El procedimiento comenzará los primeros días de mayo y durará un mes.

Sin embargo, señaló que por razones legales es “imposible” hacer una auditoría en los términos que exigió Capriles, que pidió el conteo voto por voto, la revisión de las actas de totalización y de los cuadernos de votaciones donde los electores ponen sus huellas y firmas después de votar.

Capriles ya había adelantado que no participaría en una auditoría incompleta y que impugnará las elecciones, alegando presuntas irregularidades.

“Nuevamente ayer en cadena nacional creen que los venezolanos somos tontos. Sin cuadernos la auditoría es chimba (mal hecha). El problema que tiene la señora Tibisay es que ella recibe órdenes de su partido Psuv y ellos no quieren auditoría”, recalcó.

La representante de la oposición ante el CNE, Liliana Hernández, dijo que la negativa de Lucena a hacer una auditoría completa revela el temor de que se descubran irregularidades.

“La medida revela miedo a que se descubra la verdad y un gran temor de que ese mito de que Venezuela tiene el mejor sistema electoral del mundo se caiga. Eso es lo que están protegiendo a cualquier costo”, aseveró.

Agregó que la oposición tiene derecho de revisar los cuadernos, donde estiman que se pueden detectar las irregularidades.

Lucena dijo que la semana pasada, al anunciar la realización de la auditoría, se expusieron los mecanismos para efectuarla y Capriles aceptó esos términos.

“Es imposible aprobar la solicitud en los términos planteados ya que no está en el ordenamiento jurídico. Sin embargo, el CNE propuso a los interesados la ampliación de la única auditoría que restaba en el cronograma electoral”, indicó Lucena.

El CNE dio ganador a Maduro con el 50,78 por ciento de los votos (7.575.704 votos) contra 48,95 por ciento de Capriles (7.302.648), una diferencia de menos de dos puntos porcentuales.

Ante la negativa del órgano de realizar la auditoría como lo exigía, Capriles aceptó impugnar los resultados, tomando un camino legal que será lento, mientras sigue cuestionando la legitimidad del gobierno de Maduro.