La empresa fundada en 1989 por Aubrey McClendon y Tom Ward fue pionera en la implementación de técnicas no convencionales de perforación para liberar el gas natural.

NUEVA YORK, 29 de junio (Europa Press).- Chesapeake Energy, la que fuera segunda productora de gas natural de Estados Unidos y pionera en la revolución del fracking o fracturación hidráulica, se ha acogido a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras con el objetivo de reestructurar su deuda, que ascendía a 9 mil millones de dólares, convirtiéndose en la mayor víctima estadounidense del desplome de los precios de la energía.

“Chesapeake pretende emplear el procedimiento para fortalecer su balance y reestructurar sus obligaciones contractuales heredadas para lograr una estructura de capital más sostenible”, indicó la compañía, que planea eliminar unos 7 mil millones de dólares de deuda.

En este sentido, la empresa informó de que ha alcanzado un acuerdo sobre la reestructuración de su deuda con la mayor parte de los acreedores y se ha asegurado un crédito de 925 millones de dólares para seguir adelante con sus operaciones.

Fundada en 1989 por Aubrey McClendon y Tom Ward, Chesapeake centró sus exploraciones en las áreas menos explotadas de Oklahoma y mediante el empleo de técnicas no convencionales de perforación para liberar el gas natural, llegando a alcanzar una capitalización de más de 35 mil millones de dólares en 2008.

El pasado viernes, la capitalización de la compañía rondaba los 116 millones de dólares.

“Estamos restableciendo la estructura de capital y los negocios de Chesapeak a de capital y los negocios de Chesapeake para abordar nuestras debilidades financieras heredadas y capitalizar nuestras fortalezas operativas”, declaró Doug Lawler ó Doug Lawler, presidente y consejero delegado de Chesapeak.

“Con el beneficio de una estructura de capital de tamaño apropiado, Chesapeake estará en una posición única de emerger del proceso del Capítulo 11 como una empresa más fuerte y competitiva”, añadió.