Para hacer sostenible el pago de parte de la nómina sin dejar a nadie sin ingresos y sin despedir a nadie, con la maquinaria, tras muchas pruebas de modelos y materiales, los emprendedores crearon el diseño de triple capa, que se puede lavar sin dañar el polímero no tejido que es el filtro del cubrebocas que pudiera funcionar para esta contingencia.

Por Vania Jaramillo

León, Guanajuato, 30 marzo (ZonaFranca).- Una vez que comenzó la fase 2 de la contingencia sanitaria, los trabajadores de Benik tuvieron que irse a casa, para los emprendedores líderes se vino un problema: ¿Cómo pagar la nómina de sus colaboradores?

Isabel Rodríguez y León Campa ambos diseñadores industriales quienes se dedican a fabricar productos y artículos con identidad mexicana sobre todo  en sectores turísticos y ante la baja en dicho sector, sus ventas comenzaron a caer.

“Cuando se anunció la fase 2 de la contingencia, ya habían medidas de higiene en el taller, como gel antibacterial, sana distancia y un día de resguardo en casa; aun así, la decisión de mandar a todo el equipo a resguardo en casa era importante para bajar la curva viral y minimizar el riesgo de contagio”, contaron los diseñadores.

Una vez que tomaron la decisión de mandar a casa a las 10 personas que colaboran con la marca, ellos en el taller se quedaron a emprender nuevamente para no dejar sin ingreso económico a su gente.

“Para hacer sostenible el pago de parte de la nómina sin dejar a nadie sin ingresos y sin despedir a nadie, con la maquinaria, tras muchas pruebas de modelos y materiales, llegamos a un diseño de triple capa, que se puede lavar sin dañar el polímero no tejido que es el filtro del cubrebocas que pudiera funcionar para esta contingencia”, explicaron los emprendedores.

Ellos han gustado al público porque tatúan a México en sus diseños de papel picado y coloridos, ahora en la contingencia también le están dando color a la situación por la que atraviesa el país y sobre todo el estado.

“Combinando diseño mexicanos de estampado textil con colores sólidos y serios es una opción de cuidado personal que al ser lavable ayuda a la economía familiar y a la ecología, además de aportar a las familias de los trabajadores en resguardo”, añadieron los jóvenes.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZONA FRANCA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.