México
Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI

Líder nacional del PRI llama “sumiso” a Fayad y lo acusa de “arrodillarse” a la 4T

30/12/2021 - 12:50 pm

El Gobernador Omar Fayad, líder político de los priistas en Hidalgo, protestó esta mañana en contra de lo que parece inevitable: que su partido, el Revolucionario Institucional, no pueda nombrar al candidato a la gubernatura en 2022, en un estado que gobierna, debido a que irán en alianza con Va por México.

Ciudad de México, 30 de diciembre (SinEmbargo).– El dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno, profundizó la fractura en Hidalgo y acusó al Gobernador Omar Fayad se haberse arrodillado ante el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena.

Esta mañana, Fayad, quien es el líder político de los priistas en Hidalgo, protestó contra de lo que parece inevitable: que el PRI no nombre en 2022 al candidato o candidata a la gubernatura de esa entidad, que todavía gobierna.

“A todo el priismo que ha mostrado su molestia e indignación por esta traición, le refrendo mi convicción a los principios y valores en los que creo y me he forjado. Como priista, en el marco de la Ley, acompañaré a quienes han decidido dar la batalla por la democratización del partido y el respeto a las dirigencias y consejeros estatales. La Comisión Política Permanente del PRI le entregó la candidatura a la Gubernatura de mi estado, Hidalgo, al Partido Acción Nacional en un acto al que no fui convocado, siendo integrante de esta misma comisión”, dijo Fayad.

Pero Alejandro Moreno ha sido igual de contundente.

“La molestia del Gobernador Omar Fayad responde a intereses personales y nunca a los del Partido. A lo largo de los últimos años ha demostrado su sumisión y entreguismo con el poder. No vamos permitir que le entregue el estado de Hidalgo a Morena”, dijo el dirigente nacional del priismo.

“En la elección de Hidalgo, el PRI irá en coalición con el PAN y PRD; tendrá una candidatura que represente a los tres partidos, pero especialmente a la ciudadanía. Aquí no hay espacio para imponer candidatos destinados a la derrota, a cambio de impunidad a quienes van de salida”, agregó Alejandro Moreno.

“La dirigencia nacional del PRI ha escuchado la exigencia de los hidalguenses, por eso llegamos a acuerdos que permitan ganar y defender lo que las familias de Hidalgo han construido con mucho esfuerzo y trabajo. Para nosotros siempre estará por delante el interés ciudadano”, sostuvo.

Luego remató con un mensaje directo a Omar Fayad: “Gobernador, nosotros no vamos a permitir que regale el futuro de las familias de Hidalgo, eso es algo que prometió cuidar. Su deslealtad con el priismo que lo llevó al poder quedó evidenciada al entregarse de rodillas con el Gobierno de Morena ¡Lamentable papel!”.

La debilidad del priismo a nivel nacional le ha abierto la puerta de sus territorios (incluso los históricos, como Hidalgo) a su socio Acción Nacional (PAN), que parece ser el gran beneficiario de la alianza electoral que formaron desde este mismo año. El Gobernador dijo que acompañará a quienes decidan impugnar legalmente la decisión de entregar la candidatura al panismo, lo que abre una grieta profunda a Va por México en esa entidad.

Fayad, uno de los últimos gobernadores del PRI en México, sorprendió con una serie de mensajes en sus redes sociales.

En las elecciones federales intermedias de 2021, Morena se quedó con 11 Estados de los 15 que se pusieron en juego. El partido del Presidente se consolidó en gran parte del país: tenía seis gubernaturas y ahora se queda 17. El gran perdedor de ese proceso fue el PRI. Dejó de ser gobierno en siete Estados que tomó Morena y en un octavo, que quedó con el Partido Verde y el Partido del Trabajo.

El PAN ganó Querétaro y Chihuahua, aunque se fue a la lona en Nayarit y Baja California Sur. La alianza no pareció hacer la diferencia en la ruta de la derrota.

Moreno llegó a la dirigencia nacional del PRI y a su paso se ha perdido más territorio que nunca en su historia. Es más, perdió Campeche, que quedó en manos de Morena. Justo de esa entidad es Moreno, conocido como “Alito”. Había puesto a su sobrino, Christian Castro Bello, como candidato. El PRI se fue a tercer lugar y ganó Layda Sansores. Eliseo Fernández, de Movimiento Ciudadano, asumió el segundo lugar.

El fracaso electoral del PRI ha llevado a algunas expresiones abiertas de rechazo a las decisiones de Moreno, quien llevó al partido a una alianza con PAN y PRD que, en los hechos, ha significado una sangría. Pero de todos los priistas que han rechazado a Va por México, quizás el de más alto rango es justamente Omar Fayad, quien se ofrece para encabezar una oposición formal dentro del mismo partido.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas