Apenas el pasado jueves, Hugo López-Gatell reconoció que han existido roces con los gobernadores por la reapertura de actividades económicas del país, el Semáforo Epidemiológico y el aumento de casos en las entidades.

Ciudad de México, 31 de julio (SinEmbargo).- La Alianza Federalista de gobernadores exigió la renuncia del Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, por el manejo de la pandemia de COVID-19 en México.

Mediante un mensaje, los gobernadores de extracción opositora señalaron que el funcionario federal “no ha dejado de mentir y caer en contradicciones sobre las proyecciones y las estrategias a implementar“.

Los señalamientos de al menos 10 gobernadores están firmados por los de Aguascalientes, Martín Orozco; Chihuahua, Javier Corral; Coahuila, Miguel Riquelme; Colima, José Ignacio Peralta; Durango, José Rosas Aispuro; Guanajuato, Diego Sinuhe Rodríguez; Jalisco, Enrique Alfaro; Michoacán, Silvano Aureoles; Nuevo León, Jaime Rodríguez; y Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca.

“Le falló la estrategia de contención, como ya se venía advirtiendo por especialista nacionales e internacionales; fallaron las medidas sanitarias, que no han sido clara ni firmes; mientras que el voceo y responsable del manejo de la pandemia, Hugo López-Gatell, no ha dejado de mentir, de caer en contradicciones sobre las proyecciones y las estragas a implementar”, añadieron.

A la par, acusaron a López-Gatell de un manejo “errático” de la pandemia; mientras señalaron que el Gobierno federal ha carecido de una respuesta eficaz a la caída de la economía del país.

En otro sentido, aseveraron que el Subsecretario está acordado en señalar que el país no se ha rebasado la disponibilidad de camas, a pesar del creciente número de decesos.

“La receta del doctor Gatell ha tenido terribles consecuencias, pero sigue presumiendo que hay camas disponibles, y que los hospitales no se saturaron como en Italia o Nueva York”, agregaron.

Criticaron que la responsabilidad del manejo de la pandemia se ha pasado a los gobiernos estatales y municipales.

“A través de un semáforo que ha asfixiado las economías locales, porque nunca se quiso atender esta epidemia de manera coordinada y con recursos extraordinarios”.

Incluso, dinero que tuvieron que pasar 35 mil deseosos “para que López-Gatell aceptara, y a medias, su utilidad [del cubrebocas], lo cual ha generado confusión en la población”.

LAS CONFRONTACIONES

La epidemia de COVID-19 en el país ha generado una constante tensión entre los gobernadores del país y López-Gatell.

En reiteradas ocasiones, los mandatarios han criticado el manejo de la pandemia por parte del Gobierno federal.

Apenas el pasado jueves, López-Gatell reconoció que han existido roces con los gobernadores por la reapertura de actividades económicas del país, el Semáforo Epidemiológico y el aumento de casos en las entidades.

“Esto es una apreciación personal, en un ánimo en donde llevamos desgaste de cinco meses de epidemia en México, con esta tensión entre la realidad social y económica y el tema de salud, y en donde todavía nos esperan meses de epidemia, este componente generó inquietudes”, destacó el pasado 30 de julio.

Uno de los últimos enfrentamientos entre gobernadores y el funcionario federal se dio el pasado 17 de julio, cuando Enrique Alfaro Ramírez, Gobernador de Jalisco, dijo que “los caprichos” de Hugo López-Gatell le han costado muchas vidas a México.

“Hay cosas que no tienen remedio. Hugo López-Gatell sigue en su agenda política. Sus caprichos ya le costaron muchas vidas a México. No entiende que la pandemia es un asunto serio”, escribió el mandatario en Twitter.

“Avanzamos un paso y él se encarga de echar de nuevo todo a perder. Sin decir agua va, vuelve a cambiar los criterios para hacer el semáforo y nos pone en rojo porque se le antoja”, agregó.

“Nosotros ya no vamos a engancharnos con él. A cada quien lo pondrá en su lugar la historia. Hay quienes en el gabinete federal buscan seguir golpeando y apostando a la confrontación. Pero nosotros vamos a cumplir con lo que quedamos. En Jalisco la palabra empeñada vale”, concluyó.

El mismo Alfaro Ramírez criticó a López-Gatell el pasado 20 de mayo, cuando dijo que el Gobierno federal dejaba la determinación de apertura económica a los estados, pese a que el país continúa en un pico alto de contagios por la COVID-19. Incluso, calificó como “cínico” al Subsecretario de Salud.

“Es verdaderamente increíble el nivel de cinismo del señor López-Gatell, lo digo con todas sus letras, ahora nos quiere echar a los estados la responsabilidad de iniciar un proceso de reactivación de la economía, porque ya pintó a todo el país de rojo”, expresó el mandatario en conferencia de prensa.