México, 1 May. (Notimex).- Una selección de 15 imágenes de “Testigos del tiempo”, de la fotógrafa Flor Garduño, dedicada a la resistencia cultural en América Latina, forma parte de la 27 edición del Salón del Libro y de la Prensa, que inició hoy en Ginebra, Suiza, y concluirá el 5 de mayo.

De su participación como parte de la delegación mexicana, invitada de honor al encuentro, la artista de la lente confió en que esta selección ofrezca una visión global de lo que es su proyecto “Testigos del tiempo”, colección formada por 72 fotografías.

Portafolios en el que se aborda la lucha por mantener las tradiciones en América Latina, sobre todo en partes altas como Bolivia o Perú, explicó en un comunicado el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Garduño describió que durante su trabajo se dio cuenta que gracias a los mitos y rituales sagrados de diversas culturas, muchos pueblos mantienen un sentido de pertenencia.

Dijo que igualmente plasmó los paisajes y su esencia, la presencia de la muerte a través de sus tradiciones, sus fiestas y todos aquellos rituales que otorgan sentido de comunidad.

Reconoció que le es muy importante seguir mostrando la riqueza de las culturas y comunidades de la región, que deben ser un orgullo para todos, y con la idea de que no ocurra lo que en otras latitudes, donde se arrasó con los pueblos originarios.

El proyecto “Testigos del tiempo” cuenta con un texto escrito por el recientemente fallecido escritor mexicano Carlos Fuentes, en el cual el autor afirma que en su arte Garduño revela el acto de sacralización en el que los habitantes de diversos pueblos de América Latina convocan y sustituyen a sus dioses mediante el enmascaramiento.

La autora comentó que para este portafolios recibió apoyo del gobierno de Suiza y del Conaculta, por lo que reconoció que el respaldo que se da en México a las artes es un ejemplo para América Latina.

También resaltó que las políticas culturales mexicanas son de los grandes aciertos de esta nación, y explicó que la cultura es una manera de mostrar otra cara de la nación, aquella en la que hay tradiciones milenarias y un pasado de gran riqueza.

En Ginebra también se difunde la edición impresa del proyecto, mismo que además estará disponible en francés.

Flor Garduño estudió Artes Visuales en la Antigua Academia de San Carlos, con la maestra Kati Horna, y después trabajó como asistente del legendario fotógrafo Manuel Álvarez Bravo.