México, 4 Jul. (Notimex).- Diputados federales alertaron sobre las nuevas formas en que los adolescentes consumen alcohol porque ponen en grave riesgo la salud reproductiva y ocular de quienes las practican y esto, subrayaron, se ha hecho una moda.

En un comunicado, informaron que ya fue presentada una iniciativa de reforma a diversas leyes de protección a la niñez y adolescencia, así como a la Ley General de Salud para prevenir estas prácticas adictivas que consisten en el “eyeballing” y el “tampodka”, explicaron.

Los diputados de Movimiento Ciudadano, Francisco Alfonso Durazo Montaño, Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, al argumentar el dictamen ante la Comisión Permanente, explicaron que el “eyeballing” se trata de una nueva moda entre los adolescentes.

Detallaron que esta consiste en beber alcohol (principalmente vodka) por los ojos, bajo la idea de alcanzar nuevas sensaciones, y con el objetivo de obtener un “subidón inmediato”.

Mientras que el “tampodka” es la ingestión de bebidas embriagantes por la vía del aparato reproductor femenino (en el caso de las mujeres) y por el recto (en los hombres).

Particularmente el “eyeballing” tiene auge en países como Estados Unidos e Inglaterra, aunque por el alcance de Internet, muchos adolescentes ya están aplicando esta práctica en nuestro país, resaltaron.

Los problemas de salud que se desencadenan pueden ser catastróficos, ya que el baño ocular con alcohol puede generar alteraciones en los ojos, desde conjuntivitis e inflamación, queratitis severa, perforaciones en la córnea y hasta provocar la ceguera, expusieron.

Por lo general, la bebida alcohólica que utilizan los adolescentes es el vodka, que tras provocar el daño ocular pasa directamente a la sangre por la mucosa, de tal forma que la bebida no hace el proceso hepático y llega directamente al torrente sanguíneo y al cerebro de manera más rápida.

Los legisladores subrayaron que los padres de familia deben estar más atentos a las conductas de los hijos e informarles sobre estas prácticas, de la realidad que viven hoy en día los adolescentes, así como erradicar temas que hasta ahora, son tabú.

En México casi tres millones de adolescentes tienen problemas de alcoholismo o de abuso en el consumo de alcohol, y unos 320 mil jóvenes de entre 15 y 29 años de edad mueren por causas relacionadas con su consumo, resaltaron.

En la actualidad, abundaron, se han producido cambios en la modalidad para el consumo de alcohol, ésta se manifiesta en la disminución de la edad de inicio y registra mayor índice de consumo durante los fines de semana.

Ha habido un aumento considerable por intoxicación alcohólica aguda, además de algunas complicaciones relacionadas con muchos problemas graves de índole social y del desarrollo, en particular la violencia, el descuido, el maltrato a menores y el ausentismo laboral, destacaron.

Por ello, los legisladores coincidieron en que se deben mejorar los programas de atención y cuidado de las y los adolescentes en situación de vulnerabilidad y al mismo tiempo, ofrecer programas adecuados para la prevención de las adicciones.

Esta reforma, sostuvieron, está orientada a la comprensión de la problemática del “eyeballing” y el “tampodka”, y a la promoción de prácticas de cuidados de la salud por parte del adolescente y su entorno.

Los legisladores señalaron que la iniciativa con proyecto de decreto, turnada a la Comisión de Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados estipulará normas en el Artículo 28, inciso k) de la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Entre esas normas se establecerá que los tres niveles de gobierno deben “fomentar estrategias, programas y acciones de orientación, prevención, tratamiento y rehabilitación de las adicciones, elaborándolas a partir de las formas de uso y patrones de consumo, como el ?eyeballing? y el ?tampodka?”.

Mientras que el Artículo 128 fracción 1 de la Ley General de Salud fijará que entre las acciones del gobierno y las instituciones de salud se debe prever “la orientación, prevención, tratamiento y en su caso la rehabilitación de los alcohólicos, a partir de la forma de uso y patrones de consumo”, concluyó el documento.