En lo que va de 2017, se han registrado 69 feminicidios en la entidad. Amas de casa de entre 26 y 40 años asesinadas a balazos y a golpes, es el sello de la mayoría de las víctimas.

En sólo 10 meses al frente del estado, la cifra de homicidios dolosos en la entidad ha superado la de 2016, pues a dos meses de concluya el año mil 351 han sido asesinadas contra los mil 303 casos registrados el año pasado.

La población joven ha sida una de las más afectadas por la violencia, pues en 2016, 210 de los fallecidos tenían una edad de de entre 20 y 24 años. Además, la edad de otros 213 muertos oscilaba entre los 25 y 29 años.

Ciudad de México, 2 de noviembre (SinEmbargo).- El estado de Sinaloa, gobernado por el priista Quirino Ordaz Coppel, se ha convertido en una entidad marcada por la violencia, en especifico contra las mujeres y los jóvenes.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en Sinaloa, el número de defunciones por homicidios en 2016 fue de mil 303 personas, situación que resalta debido a que la mayoría de las víctimas oscila entre los 20 y 39 años.

De los fallecidos, 210 tenían un rango de edad de entre 20 y 24 años. Seguido de 213 personas que oscilaban entre los 25 y 29 años, resultando esta la cifra más alta de la entidad.

Para muestra lo ocurrido el pasado 15 de agosto, Jael Adilene, una joven estudiante de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), falleció tras recibir un disparo en la cabeza durante un convivio.

De acuerdo con medios locales, el ataque ocurrió alrededor de las 2:00 de la madrugada en un departamento de la colonia Las Quinas, en Culiacán.

Paramédicos de la Cruz Roja trasladaron a la víctima a un hospital cercano, donde los médicos le declararon muerte cerebral. La joven perdió la vida horas más tarde.

Jael Adilenel, de 23 años de edad, era originaria de Guamúchil y cursaba la carrera de Trabajo Social en la Facultad de la UAS.

Hasta el momento no se han dado a conocer los detalles de cómo sucedió el ataque que acabó con la vida de la joven.

NIÑA RAPTADA, Y 4 MESES DESPUÉS APARECE SIN VIDA  

Dayana, una pequeña de cinco años de edad que el pasado 6 de junio fue raptada de la sindicatura de San Pedro, en Navolato, Sinaloa, fue localizada sin vida, cuatro meses después de su plagio.

En conferencia de prensa, el Fiscal mencionó que el pasado 23 de octubre se alertó de manera anónima de la existencia de restos óseos en las inmediaciones del campo Mulas, entre los ejidos Buenos Aires y Balbuena, de la sindicatura de San Pedro.

El pasado 6 de junio la pequeña Dayana encontró en su casa cinco pesos y fue a la tienda a comprar “bolis”. No era la primera vez que sola iba a la tienda, pues son espacios donde la gente se conoce entre sí.

Llegó al lugar, compró sus dos bolis congelados y de regreso a casa, la niña fue interceptada por una persona que le tapó la boca y la subió a una camioneta guinda, con rayas azules.

Una vecina que observó el altercado acudió a la casa de Alma Daniela, la madre de Dayana, para decirle lo ocurrido. Inmediatamente, Alma avisó a los tíos y al abuelo quienes en moto y en carro siguieron la camioneta, pero no la alcanzaron.

Dayana vivía con su madre de 22 años de edad, su padrastro, y abuelos.

Tan sólo unos días antes, Jesús Alejandro, padre biológico de la pequeña, fue desaparecido el jueves y encontrado muerto el domingo.

Tras los hechos la madre hizo un sólo pedido: que le regresaran a su hija. “Que tengan el corazón blandito, que me ayuden a encontrarla”, dijo. Cuatro meses después, las autoridades encontraron el cuerpo sin vida de la niña.

SER MUJER, UN RIESGO ES SINALOA

Las mujeres, son uno de los sectores que se han visto más perjudicados por la violencia que se vive en el estado. En lo que va de 2017, se han registrado 69 feminicidios en la entidad.

La mayoría de las víctimas de entre 26 y 40 años, son amas de casa y estudiantes que tienen en común haber sido asesinadas a balazos y a golpes.

Para el 31 de agosto del 2016, conforme a datos de la Fiscalía General, sumaban 47 casos de asesinatos de mujeres, es decir, este año ese delito tiene una tendencia más alta.

En marzo la administración encabezada por Quirino Ordaz Coppel solicitó a la Secretaría de Gobernación implementar la “Alerta de Género” por el alto número de asesinatos de mujeres en la entidad, y se decretó para Ahome, Culiacán, Guasave, Mazatlán y Navolato.

Tras decretarse la alerta de género el Colectivo de Mujeres Activas Sinaloenses informó que de 2005 a marzo de 2017 en la entidad se tiene el registro de 841 mujeres asesinadas.

Pese a la declaración de alerta de género, los feminicidios en Sinaloa continúan.

CYNDY Y ÉRIKA, LAS ENFERMERAS ASESINADAS

El caso de Cyndy y Érika, dos enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) una en Mazatlán y otra de Costa Rica, Culiacán causo conmoción a nivel nacional.

Desaparecieron el sábado 29 de julio después de que salieron de un bar de la Zona Dorada del puerto y ya no regresaron a sus domicilios.

Su desaparición provocó la movilización de familiares y amigos para encontrarlas. Días después de su desaparición Juan José Ríos Estavillo, Fiscal General de Justicia de Sinaloa, dio a conocer el hallazgo de varios cuerpos, los cuales coincidían con el ADN de los familiares.

Tras realizar las indagatorias correspondientes, la Fiscalía confirmó que a las 5:00 horas del domingo 30 de julio las enfermeras Cindy “N”., Érika “N”., y el joven José Antonio “N.”, se encontraban frente a un domicilio ubicado en el Fraccionamiento del Bosque.

Al lugar llegaron varios hombres a bordo de un Honda Civic negro, y mediante amenazas con armas de fuego se llevaron a José Antonio “N”, en la parte posterior de ese vehículo. La víctima fue entregada a integrantes de otro grupo aún no identificado, quienes lo asesinaron con un machete y lo quemaron.

Al caer la noche del 30 de julio, los integrantes del grupo armado que se había llevado a José Antonio también se llevó a Cindy y Érika en el mismo Honda Civic negro.

La Fiscalía dijo que se las llevaron cerca del panteón 2 de Villa Unión, con rumbo a La Amapa, donde las asesinaron y también les prendieron fuego.

Por el triple homicidio, cuatro personas fueron detenidas. Un Juez sólo les dictó prisión preventiva por privación de la libertad, homicidio calificado, feminicidio y robo de vehículo, dentro de la causa penal 294/2017.

UNIVERSITARIAS, BLANCO DE CRIMINALES
El pasado 13 de octubre, la estudiante de bachillerato de la Universidad Autónoma de Sinaloa Sarahí M., de 16 años, fue reportada desaparecida. Trece días más tarde sería encontrada sin vida en la colonia Michoacana, en Navolato. Un caso similar sucedió con Melany N, quien fue atracada y asesinada en su casa el 16 de octubre.

Ese mismo día, dos hermanas fueron atacadas a balazos en el estacionamiento de un bar de Culiacán. Una de ellas murió en el lugar.

Los casos fueron condenados por familias y organizaciones como el Colectivo Mujeres Activas Sinaloenses, quienes indicaron que las víctimas oscilan entre 18 a 29 años.

A pesar de que las víctimas son estudiantes, las autoridades de la Secretaría de Educación Pública del estado de Sinaloa han evadido participar de los programas de prevención social de la violencia.