Naciones Unidas, 7 jul (EFE).- La Internacional Socialista (IS) llamó hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a involucrarse personalmente para tratar de desatascar el conflicto del Sahara Occidental, por ejemplo, efectuando una visita a la zona.

El mensaje aparece en un informe aprobado por unanimidad por el Consejo de la organización, que agrupa a partidos socialdemocrátas, socialistas y laboristas de todo el mundo.

El documento fue elaborado por una misión enviada por la IS a la zona el pasado mayo y encabezada por el socialista español Juan Antonio Yáñez-Barnuevo.

En el texto, de 37 páginas, se repasa el conflicto de la excolonia española y se constata el “estancamiento, incluso bloqueo”, que vive la situación.

La IS, de la que forman parte el Frente Polisario y la opositora Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP) de Marruecos, defiende que la comunidad internacional debe dedicarse “de una manera más determinada a la búsqueda de una solución justa y duradera” para el conflicto.

“Eso podría exigir la participación del secretario general de la ONU, para tratar de sacar del surco al proceso de paz que en este momento marca el paso de una manera que parece ser irreversible si no se hace un esfuerzo extraordinario para salir adelante”, señala el informe.

En ese sentido, los socialistas tienen previsto plantear a Ban que visite la zona, según dijo a los periodistas la secretaria de Relaciones Internacionales del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Carme Chacón, que preside el Comité Mediterráneo de la IS.

“Creemos que es un momento especialmente difícil en las dos riberas del Mediterráneo por muchas razones y que sería muy bueno aprovechar este momento, teniendo en cuenta además que los meses venideros no van a ser fáciles”, señaló Chacón.

Según explicó Yáñez-Barnuevo, los aniversarios vinculados al conflicto que se celebrarán próximamente -por ejemplo los 40 años de la “Marcha Verde”- van a crear un periodo “muy delicado” y que podría incluso generar “un deterioro de la situación”.

Para el diplomático español, existe un riesgo “muy serio de que en los próximos meses o algo más pueda calentarse más la zona”, teniendo en cuenta entre otras cosas la compleja situación de seguridad que se vive en la región.

“No nos podemos contentar con el mantenimiento del statu quo”, señaló Yáñez-Barnuevo, que apostó por un esfuerzo de “diplomacia preventiva” por parte de la comunidad internacional.

Entre otras cosas, el informe de la IS aboga por involucrar más estrechamente a países vecinos como Argelia y Mauritania y a organizaciones como la Unión Africana y por impulsar las negociaciones con la mediación de la ONU.

“El momento es especialmente difícil y por lo tanto es urgente que fructifique esa necesidad de encontrar una solución justa y duradera que llevamos tanto tiempo buscando”, subrayó Chacón.

Desde 2007 y bajo los auspicios de Naciones Unidas, el Frente Polisario y Marruecos han mantenido varias reuniones para intentar encontrar una salida al conflicto que se remonta a 1975, tras la descolonización española del Sahara Occidental.

Rabat propone una amplia autonomía para este territorio, a cambio de que se mantenga bajo el paraguas del Estado marroquí, mientras que el Frente Polisario exige la celebración de un referéndum de autodeterminación en el que se pueda elegir libremente la opción de la independencia del pueblo saharaui.