"Le atribuimos al Estado la desaparición forzada de nuestros compañeros", dijo un compañero de los 43 normalistas. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

“Le atribuimos al Estado la desaparición forzada de nuestros compañeros”, dijo un compañero de los 43 normalistas. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

Ciudad de México, 8 de octubre (SinEmbargo).– Familiares y amigos de los 43 normalistas desaparecidos hace 13 días en Iguala, Guerrero, dijeron que no fue el crimen organizado quien secuestró a lo jóvenes sino el Estado mexicano.

“El gobierno federal ha emprendido una campaña para despejar el tema, quieren hacer creer a la gente que los que desaparecieron son gente del crimen organizado […] le atribuimos al Estado la desaparición forzada de nuestros compañeros”, manifestó en conferencia de prensa Omar García, compañero de los estudiantes plagiados.

El estudiante denunció que en México “se asesina extrajudicialmente a estudiantes y se desaparece no sólo estudiantes sino a líderes sociales y los que van en contra del gobierno […] es una burla a nuestro dolor no sabemos por qué hacen este teatro político”.

García relató cómo el Ejército los “sometió” cuando llevaron a un compañero herido: “Nos acusó de allanamiento de moradas. Le pedimos que atendiera a uno de nuestros compañeros y los militares nos dijeron que nosotros nos lo buscamos. Nostros lo trasladamos al Hospital General. Dos horas se estuvo desangrando. El Ejército vio eso y no nos ayudó”.

Dijo que el gobierno de Ángel Aguirre Rivero no ve a los normalistas con bueno ojos. “El gobierno estatal sabía que estábamos en nuestras prácticas. Estábamos en labores académicas, no de protesta. Hemos tomado autobuses desde los años cincuenta, la policía nos los quita, pero no tiene que agredirnos a balazos”.

“Nuestro Gobernador ha matado a unos 13 dirigentes de Guerrero y a dos compañeros en 2011 y para nuestra rabia se quedaron en el olvido. La CNDH, que hizo una recomendación, no continuó con este proceso y el caso quedó impune, los que lo asesinaron quedaron libres”, dijo el normalista.

Al tomar la palabra, Perseo Quiroz, director ejecutivo de Amnistía Internacional México refirió que de nada sirve que el Presidente Enrique Peña Nieto haya salido a lamentar el hecho. “Esto tenía todas las condiciones para que pasara, no son hechos aislados”, dijo.

“El Estado mexicano pone los temas de derechos humanos en tercera o cuarta opción. Por esa falta de acciones tenemos hechos como Iguala”, agregó.

En tanto, familiares de los jóvenes exigieron a los gobiernos, federal y estatal, a que se haga justicia y se castigue a los responsables. Dijeron que no creen que los restos hallados en las seis fosas de Iguala correspondan a los normalistas.

Por ello solicitaron la intervención de un equipo de antropólogos de Argentina para que se haga cargo de los análisis de los 28 cuerpos hallados el pasado fin de semana. “Solicitamos al gobierno federal y estatal que les den facilidades para que ese equipo forense haga las investigaciones pertinentes”, dijo Melitón Ortega familiar de los estudiantes.

Cruz Ortega, otro familiar, denunció “que si el gobierno se llevó a nuestros familiares, no confiamos en que ellos hagan la investigación”.

Por su parte, la abogada del Colectivo Tlachinollan, Marisol González, dijo que es preocupante la responsabilidad del Estado, a 13 días de que ocurrieran la desaparición de los normalistas. “Es una desaparición forzada. Estuvo involucrada la Policía Municipal [de Igual]”, acusó.

“El Estado está tratando de evadir su responsabilidad, debe hacer una investigación imparcial de lo que sucedió en contra de los estudiantes […] No es la primera vez que pasa en el país. No podemos permitir más impunidad”, dijo González.