Los trabajadores presentaron un amparo para evitar que la minera canadiense los dé de baja, informó el delegado del Sindicato Minero, Indalecio Pérez; los obreros están clasificados en “foráneos” y “locales”, y a éstos se les discrimina, agregó.

Foto: el sur

Por Zacarías Cervantes

Guerrero/Ciudad de México, (ElSur/SinEmbargo) .- La minera Media Luna amenazó con un despido masivo de los trabajadores que participan en el paro laboral desde el viernes pasado en Nuevo Balsas, Cocula, informó ayer el delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (STMMSRM), Indalecio Pérez Morones.

El dirigente sindical dijo que la dirigencia nacional presentó un amparo para evitar el despido masivo, y que los trabajadores están decididos a llegar “hasta las últimas consecuencias”.

Los trabajadores de la minera Media Luna, subsidiaria de la empresa canadiense Torex Gold que explota la mina El Limón-Guajes, en Nuevo Balsas, municipio de Cocula, iniciaron el paro laboral a las 2 de la tarde del viernes pasado en demanda de la cancelación del contrato laboral con el sindicato de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), y piden agremiarse al STMMSRM.

“Ellos (los trabajadores) han decidido desconocer el liderazgo de la CTM para adherirse al Sindicato Minero”, informó Pérez Morones.
Agregó que los trabajadores decidieron salirse de la CTM ante las “anomalías, atropellos e injusticias y malos tratos” que ha cometido la empresa minera en su contra con el respaldo del sindicato cetemista.

“Está bien claro que CTM es un sindicato patronal, que solamente ha velado por los intereses de la empresa y de sus propios intereses, por eso los trabajadores decidieron irse a paro laboral desde las 2 de la tarde del viernes”, dijo el dirigente del Sindicato Minero.

Vía telefónica contó que entre los atropellos que comete la empresa con los trabajadores es la discriminación, pues a los habitantes de la región primero los ingresa con terceras empresas, después selecciona a los que les conviene.

Además los trabajadores locales tienen salarios muy bajos en relación con el que reciben los trabajadores foráneos.

Denunció que la minera tiene clasificados a los trabajadores en “foráneos” y “locales”, y que a los trabajadores “locales”, además de pagarles salarios bajos los coloca en puestos en donde no tienen derecho ni pueden buscar ascender a una categoría superior, y con ello a un mejor salario, para tener un mejor nivel de vida.

Aseguró que en cambio, los trabajadores foráneos además de pagarles salarios más altos también perciben mejores prestaciones, “esto es discriminación, es racismo, la empresa no puede ni debe de hacer eso, está violando y vulnerando los derechos de los trabajadores, así como sus derechos humanos”.

De la afirmación de la empresa en el sentido de que sólo son 20 los trabajadores los que están participando en el paro exigiendo el cambio de las relaciones sindicales, expresó que “una cosa es lo que declara la empresa y otra la que se vive aquí”.

Insistió en que son aproximadamente 600 los trabajadores que participan en el paro, casi la totalidad de los sindicalizados. Aseguró que por ejemplo el martes se llegaron a concentrar en el plantón más de 300 trabajadores en un solo turno, “no podemos tenerlos todos juntos aquí, sería imposible, por eso cuando termina un turno se retiran unos y llegan otros para relevarlos”.

Denunció que en este conflicto laboral el gobierno estatal ha jugado un papel parcial a favor de la empresa minera. Informó que el domingo cuando acudieron el subsecretario de Asuntos Agrarios del gobierno del estado, Fernando Jaimes Ferrer, el secretario del Trabajo estatal, Oscar Rangel Miravete y el delegado federal de la Secretaría del Trabajo, Felipe de Jesús Delgadillo, no fueron a escuchar el planteamiento de los trabajadores, “desde el inicio se vio su intención de que vinieron a tratar de levantar el movimiento, con el compromiso de que buscarían una solución con la minera”.

Agregó que la respuesta de los trabajadores fue de rechazo “porque ya están hartos y desesperados, y no quieren más promesas de las que ya les han hecho las instancias gubernamentales locales”.

Indalecio Pérez agregó que el Sindicato Minero instruyó a los abogados para que interpongan un amparo que evite el despido masivo que pretende la empresa, “aunque sabemos que son puras amenazas siempre hay que estar preparados para cualquier cosa”.

También añadió que no descartan que la empresa quiera desalojarlos, “pero no vamos a permitir eso, porque en cuanto nos demos cuenta que eso quiere hacer, vamos a mover a más trabajadores de diferentes partes del país para venir a reforzar este movimiento que han iniciado los compañeros”.

Insistió en que la dirigencia sindical ya tiene presentada una demanda por la titularidad del contrato, “pero sabemos que las autoridades competentes siempre dan largas y largas debido a que llegan las empresas y les calientan la mano (les dan dinero), debido a la corrupción que se prestan a eso”.

Dijo que sí corresponde a la empresa autorizar el cambio del sindicato y que por eso están demandando que sea la empresa la que desconozca a la CTM, o que la propia empresa exija a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que apresure el recuento, como se pide en la demanda de la titularidad.

Añadió que corresponde a la minera desconocer la titularidad del contrato con la CTM, porque fue ella la que les impuso a los trabajadores este sindicato, sin tomarlos en cuenta, “violando su libertad de poder sindicalizarse con la organización que ellos juzguen conveniente”.

Expuso que así como la empresa violó el derecho de los trabajadores, también puede desconocer al sindicato de la CTM y arreglar lo que descompuso.

El delegado del STMMSRM declaró que para resolver el conflicto hay dos caminos: que la empresa apresure el recuento ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje o que desconozca al sindicato de CTM, “porque los trabajadores ya no están dispuestos regresar a trabajar, si no se soluciona este problema”.

LA COCAINGRO SOLICITA INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO

Integrantes del Consejo de Cámaras Industriales y Empresariales de Guerrero (Concaingro) solicitaron a las autoridades intervenir para restituir la propiedad privada, el acceso y la operación de la minera Media Luna, e indicaron su indignación ante el paro laboral y el bloqueo de quienes, consideraron, son “individuos ajenos a la actividad minera”.

En un comunicado firmado por el presidente del Consejo, Julián Urióstegui Carbajal, el Concaingro solicita a las autoridades evitar, “que estos actos de violencia laboral, social y económica sigan afectando a una empresa que representa valores como el desarrollo sustentable, la productividad compartida, el respeto a los pobladores y al estado de derecho”.

En el texto se expresa que, con el “cierre ilegal” del complejo minero El Limón-Los Guajes y Media Luna, ambos de la empresa Media Luna, se está violentando el estado de derecho que defiende el Concaingro, por quienes entraron sin permiso y con el uso de la fuerza a las instalaciones que son propiedad privada.

Urióstegui Carbajal indicó que “este grupo de personas, en su mayoría ajenos a Minera Media Luna, pertenecen al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM) de Napoleón Gómez Urrutia, que cuenta con un largo historial de problemas legales con empresas del sector, impidiendo así el crecimiento económico de las regiones mineras”.

Explicó que, quienes tomaron el complejo minero no tienen autoridad para cambiar la relación laboral de la empresa con el sindicato, lo cual, se indica en el texto, es “competencia exclusiva de las autoridades mexicanas”.

Consideró que el bloqueo afecta la productividad, así como la cadena de valor, tanto de empresas locales como estatales que dan servicios a la minera, “además de impactar económicamente a todos los trabajadores y a los familiares de dicha cadena de valor, al parar su flujo de trabajo junto a los de Minera Media Luna”.

Advierte que las afectaciones a la minera podría desincentivar nuevas inversiones en la región, afectando el crecimiento y el desarrollo de las comunidades.

Desaprobó “el uso de tácticas ilegales de presión” del SNTMMSRM, que busca poner intereses de grupo por encima de los de la mayoría, indica.

De acuerdo con Julián Urióstegui, hasta el momento en que se redactó el comunicado, el Sindicato no había hecho la solicitud de titularidad sindical ante las instancias correspondientes.

“Por ello, se desconoce la titularidad legal de este grupo de inconformes en un tema que corresponde exclusivamente a los acuerdos entre trabajadores de Minera Media Luna, y que en esta ocasión se ven afectados por los intereses particulares de un grupo no representativo”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ELSUR. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.