El viernes pasado la Policía Estatal, Uniformados y personal de la Agencia Estatal de Investigación catearon al menos cuatro viviendas en donde se escondían varios hombres, presuntos integrantes de la banda de Pedro Martínez Gómez, “El Cuije”, vinculados a la matanza de ocho personas en el municipio de Huehuetlán el Grande el pasado domingo 2 de julio. Hasta el momento la Fiscalía General del Estado no ha dado más detalles de los hechos y se espera que en las próximas horas confirme el vínculo de estos sujetos con “El Cuije”.

Por Edmundo Velázquez

Ciudad de México/Puebla, 13 de agosto (SinEmbargo/PeriódicoCentral).- Ocho presuntos integrantes de la banda de Pedro Martínez Gómez “El Cuije”, fueron detenidos la tarde de este viernes 11 de agosto en las inmediaciones de la junta auxiliar Santa María Xonacatepec de la capital poblana.

De acuerdo con fuentes dentro de la Policía Estatal, Uniformados y personal de la Agencia Estatal de Investigación catearon al menos cuatro viviendas en donde se escondían varios hombres vinculados a la matanza de ocho personas en el municipio de Huehuetlán el Grande el pasado domingo 2 de julio —de la cuales cinco aparecieron calcinadas en un paraje del municipio de Cuautinchan—.

Según informaron vecinos de Xonacatepec, desde hace unas semanas una banda comenzó a asaltar de manera violenta varias tiendas de la zona. Entre tres y cuatro sujetos ingresaban armados a los comercios para asaltar a los tenderos.

Hasta el momento la Fiscalía General del Estado no ha dado más detalles de los hechos y se espera que en las próximas horas confirme el vínculo de estos sujetos con “El Cuije”

Como Periódico Central informó la banda de Pedro Martínez Gómez, “El Cuije” está integrada por sus hermanos Noé, Cristian y José; también están los hermanos Taurino y Emanuel Rodríguez Vidal; y Miguel Ángel Zavala Díaz, a quien señalan como el encargado de los levantamientos de la noche del 2 de julio.

En Huehuetlán el Grande fue asesinado el empresario Merced Torres dentro de su casa y frente a su familia por negarse a pagar el dinero exigido por la banda de “El Cuije”; luego levantaron a Hugo, Pablo y Luis Santiago y a los hermanos Abraham e Ignacio Flores Díaz, a quienes secuestraron y quemaron vivos; Evaristo Ramírez y su hijo también fueron baleados.

Dos semanas después de los hechos la banda de “El Cuije” volvió a Huehuetlán El Grande para exigir el doble del dinero que pedían a las familias de las víctimas de la masacre del 2 de julio.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Periódico Central. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.