Madrid, 14 jun (EFE).- El grupo de hackers Lulzsec ha amenazado a la Reserva Federal estadounidense a través de la red social Twitter, tras haber robado los datos de 200.000 usuarios del videojuego Brink, de la desarrolladora Bethesda.

Lulzsec ha contado con la colaboración de Anonymous para lanzar su amenaza a la Reserva Federal de EEUU.

En un vídeo publicado en Youtube bajo el auspicio de Anonymous, Lulzsec informa de que han dado “90 días de plazo” al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para renunciar a su cargo al frente de la institución, a la que responsabilizan de “la pobreza de millones de personas”

Las páginas de Sony, Nintendo y el FBI fueron en el pasado víctimas de este grupo de hackers que, a través de un comunicado, han informado hoy del proceso que les ha llevado a obtener los datos de 200.000 usuarios registrados en brinkthegame.com y adjuntan un archivo descargable con toda la información obtenida a excepción de la información sobre los jugadores.

Para justificar la no publicación de los datos privados de los usuarios, los portavoces de Lulzsec aducen a que les “gustan” las producciones de la compañía de videojuegos afectada y quieren quitarle “un quebradero de cabeza” para que aceleren la producción del juego de rol en desarrollo “Skyrim”. “De nada”, terminan su justificación cargada de ironía.

Aunque los responsables de Lulzsec afirman que los ataques comenzaron “hace más de dos meses”, un comunicado que aparece en el blog oficial de Bethesda puntualiza que el intento de acceso a su página web se produjo “el pasado fin de semana”.

Según la desarrolladora, “es posible que los hackers hayan tenido acceso a algunos nombres de usuario, direcciones de correo electrónico y/o contraseñas”, por lo que recomiendan el cambio de las mismas y descartan que los atacantes se hayan hecho con información relativa a tarjetas de crédito.

“Vamos a evaluar el alcance de los mismos para poder determinar si es necesario implantar cualquier sistema adicional de seguridad que pudiera ser necesario como medida de precaución”, concluye el comunicado de Bethesda. EFE