México, 15 Jun. (Notimex).- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) se opondrá a la aprobación de las reformas estructurales si no se concluye el proceso de discusión acordado por los legisladores para recabar primero las opiniones de las organizaciones y la sociedad.

El líder nacional perredista, Jesús Zambrano, consideró que convocar a un periodo extraordinario de sesiones del Congreso antes del 3 de julio, como lo solicitó este miércoles el presidente de la República, es inviable y prácticamente imposible de hacer.

En su opinión, si el periodo extraordinario se llevara a cabo y reformas como la laboral y la ley de seguridad nacional fueran aprobadas, “evidentemente demostrarían que hay un acuerdo entre los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN).

Zambrano Grijalva indicó que no puede ser casualidad que poco después de la presencia del gobernador Enrique Peña Nieto en la Secretaría de Gobernación y tras la liberación del priista Jorge Hank Rhon, el presidente llame públicamente al Congreso a un periodo extraordinario para aprobar las reformas estructurales.

En el mismo sentido, la secretaria general del PRD, Dolores Padierna, calificó de deleznable que se negocie la justicia y se promueva la impunidad a cambio de que se aprueben leyes.

La perredista señaló que esas propuestas son “altamente lesivas para los trabajadores” como la reforma laboral, y para la sociedad, como la ley de seguridad nacional.

La dirigente del partido del sol azteca advirtió que de existir algún pacto en ese sentido entre el PAN y el PRI, “seguramente se aprobará también la distribución de los nuevos consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), de dos para el PRI y uno para el PAN”.

En entrevistas por separado ambos líderes perredistas sostuvieron que negociaciones de esa naturaleza pavimentan el regreso del PRI a Los Pinos, deterioran el Estado de derecho y desprestigian la política.