Roma, 19 Jun (notimex).- El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, llamó hoy a la unidad nacional y propuso la celebración de un referendo sobre cambios al sistema de gobierno, al inicio de un debate en el Parlamento para superar el voto de confianza.

En su intervención ante el pleno del Parlamento, que el martes próximo deberá votar sobre la permanencia de su gobierno, Papandreu reiteró su llamado a la unidad nacional, a las medidas de austeridad y pidió dar su apoyo al gobierno recién remodelado.

“Solicito el voto de confianza debido a que nos encontramos en una coyuntura crítica… la deuda y los déficit son problemas nacionales que han colocado a Grecia en un estado tal insolvencia, del que necesitamos salir”, afirmó.

El jefe de gobierno atribuyó las dificultades financieras de Grecia al sector público, que consideró ineficiente ante la situación actual del país, por lo que se comprometió a efectuar cambios profundos al sistema de gobierno, incluidas enmiendas a la Constitución.

Papandreu pidió un consenso nacional sobre los ejes fundamentales y el respaldo para la celebración de un referendo para antes de fin de año que permita una reforma constitucional, según un reporte de la agencia oficial de noticias griega ANA.

El primer ministro explicó a los legisladores que nombrará a un equipo de entre y 25 asesores de todos los sectores para estudiar los posibles cambios a la Carta Magna, a fin de que el referendo sea convocado en el otoño próximo.

Propuso que los cambios sean al sistema político, al funcionamiento del Parlamento, la financiación de los partidos, al sistema electoral, la inmunidad de los parlamentarios, lo necesario “para hacer los grandes cambios que necesita el país”, afirmó.

Papandreu también pidió a su grupo parlamentario y a la oposición consenso nacional para negociar el nuevo rescate con los socios europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que destacó es “muy parecido” al primero concertado en mayo del año pasado.

Con el nuevo rescate, agregó, el país estaría en condiciones de dejar de recurrir a los préstamos y contar con solvencia para hacer frente a los problemas financieros.

Papandreu dijo que las reformas y planes de austeridad implementadas por el gobierno en el último año han tenido buenos resultados, “han servido los sacrificios del pueblo. No hemos fallado, pero nos encontramos a la mitad del camino”, dijo e insistió en que son necesarias más.

La UE y el FMI exigen a Grecia nuevas medidas de austeridad antes de extenderle un próximo crédito por 12 mil millones de euros (unos 17 mil millones de dólares) del rescate de unos 110 mil millones de euros concedido en el 2010.