Amar Hidroponia, es la única franquicia que cultiva esta especie de chile con ese método de cultivo y ahora buscan llegar directamente a los supermercados para abarcar mayor comercio nacional.

Ciudad de México, 21 de abril (SinEmbargo).– Entre las 50 variedades de chile que se producen en México, el chile habanero tiene un lugar especial en los paladares de los comelones del país y ahora una empresa que lo produce sin necesidad de tierra, planea expandir sus horizontes para llegar a más personas.

Amar Hidroponia, son las únicas franquicias agrícolas de chile habanero hidropónico, es decir, que para cultivarlo usan soluciones acuosas en lugar de tierra, que ahora venderá también en las principales cadenas de autoservicio del país y con ello incrementar su presencia en México, dejando el 40 por ciento de su producción total para el mercado interno mientras que el 60 por ciento continuará exportándose a Estados Unidos y Canadá.

Actualmente cuentan con 150 hectáreas de cultivo en su parque industrial hidropónico ubicado en Cancún y “ve en México un mercado potencial para el consumo de productos a base de hidroponia, como es el caso del chile habanero que por su naturalidad, es uno de los productos de mayor demanda y utilizados en diversos platillos gastronómicos y por ende en la mayor parte de los hogares”, informa la empresa en un comunicado.

De acuerdo con Amar Hidroponia, entre las ventajas de esta técnica de cultivo está en primera instancia una mejor calidad, mayor conservación de las propiedades del alimento, mayor higiene en el proceso y un uso más apropiado del campo mexicano.

OTROS USOS DEL CHILE HABANERO

Además de su relevancia gastronómica, el habanero tiene usos en otras industrias. Foto: Cuartoscuro

El habanero, al igual que otros chiles, es un alimento clave en la cocina mexicana. Hay platillos como la cochinita pibil, los panuchos y el cazón que no se podrían concebir sin dicho ingrediente. Pero, además de la gastronomía, hay otras áreas en las que esta planta es sumamente útil, algunas de ellas son de sorprenderse.

Amar Hidroponia, nos comparte cuatro usos no culinarios del chile más picoso de todos.

EN LA SALUD

El habanero tiene un alto contenido de vitamina C, la cual funciona para una mejor absorción del hierro y producción de colágeno beneficioso para el cabello y los huesos. Además, ayuda a la cicatrización y al tratamiento de la artritis pues contiene capsaicina, un antinflamatorio natural. Actualmente la Academia Mexicana de Ciencias se encuentra haciendo estudios sobre los carotenoides encontrados en éste chile pues por su alto poder antioxidante podría contribuir a tratar ciertos tipos de cáncer.

EN LA SEGURIDAD

El gas pimienta se utiliza como una herramienta de defensa personal. Irrita los ojos y causa dolor y ceguera temporal. El componente activo en este gas no es la especia que le da su nombre si no la ya mencionada capsaicina, sustancia química derivada de los chiles que es extraída, procesada y comprimida formando un aerosol. Hay numerosos sitios web que dan tutoriales para fabricar este modo de defensa de forma casera siendo el habanero uno de los chiles predilectos.

EN LA INDUSTRIA DEL CABLEADO

En Japón utilizan el polvo de chile habanero para mezclarlo con el plástico con el que los cables son recubiertos. La razón: evitar que los roedores mordisqueen y dañen las transmisiones. Este método les ha resultado efectivo y económico ya que se ahorran en el costo de utilización de materiales más gruesos.En la industria Naviera

La capsaicina también tiene una alta capacidad anticorrosiva por lo que es utilizada como barniz para recubrir los cascos de los barcos y así evitar que las algas se peguen a éstos.

PARA EL SEXO

Por si fuera poco, el habanero funge también como afrodisiaco. La capsaicina es un vasodilatador natural que trabaja para ayudar a incrementar el flujo de la sangre y, por consiguiente, la libido. No es de sorprenderse que comer picante le causa al cerebro enviar señales que aumentan la temperatura corporal, ocasionan transpiración y liberan endorfinas. Mismas respuestas fisiológicas encontradas al tener sexo.