México, 21 jun (EFE).- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pidió hoy a los empresarios y Gobiernos de México y Brasil fortalecer sus alianzas y crear compañías conjuntas para transformar a América Latina en un continente rico y acabar con la pobreza.

“Falta que los gobernantes crean que sí es posible cambiar en los próximos diez años lo que no logramos el siglo pasado, no podemos darnos el lujo de no hacer nada”, dijo el exmandatario en la reunión de consejeros del BBVA Bancomer, filial del grupo financiero español BBVA, en la capital mexicana.

Lula explicó que la idea no es que vengan empresas brasileñas a México a desplazar a otras, sino para establecer alianzas, crear un nuevo frente de empresarios, salir juntos al mundo para transformar a América Latina en un continente rico.

“Debemos construir empresas asociadas” para tener compañías multinacionales conjuntas, “pues no somos adversarios sino aliados”, indicó el político brasileño, quien exhortó a aprovechar las semejanzas y a no repetir los errores del pasado.

Mientras más aliados haya, “tenemos más oportunidad de sobrevivir a cualquier crisis”, aseguró.

Lula pidió a los empresarios mexicanos no permitir que su país sea víctima de “falta de visión” y aseguró que la parte brasileña tratará de impulsar la colaboración.

Sobre la lucha contra el crimen organizado, admitió que ambos países afrontan una tarea muy difícil, pero aclaró que no debe obstaculizar el desarrollo.

El exgobernante brasileño aseguró que se debe trabajar para ofrecer educación y empleos a los jóvenes y destacó que la democracia en América Latina se ha consolidado.

Durante su exposición, Lula recordó los avances macroeconómicos que logró durante sus dos períodos presidenciales, con un importante crecimiento en todos los sectores, el abatimiento de la pobreza, la creación de empleos y la acumulación de reservas sin deuda externa.

“Cuando recibí el Gobierno, Brasil tenía una deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ahora esta institución nos debe 14.000 millones de dólares”, aseguró.

El secreto de todo ha sido una política de alianzas interna, incluyente, en la que se respetaron los intereses de todos los sectores, que permitió convertir a Brasil en un actor global, concluyó el expresidente. EFE