México, 21 Jun. (Notimex).- El huracán Beatriz rompió el ciclo de sequía en el país, aunque por la intensidad de la sequedad de los suelos y los pronósticos climatológicos es difícil eliminar ese problema en su totalidad, sobre todo en Baja California y Sonora, informó la Conagua.

En conferencia de prensa el titular del organismo, José Luis Luege, destacó que el paso de ese fenómeno resultó de gran beneficio, por la gran cantidad de agua que atrajo y provocó lluvias en 60 por ciento del país durante su actividad más intensa, que irá en descenso entre jueves y viernes.

Acompañado por el coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional, Adrián Vázquez, y el subdirector general de Infraestructura Hidroagrícola, Sergio Soto, el funcionario recordó que con un atraso de más de un mes inició la temporada de ciclones y huracanes, de los que se pronostican 14 en el Pacífico y 16 en el Atlántico y El Caribe.

Luege Tamargo resaltó que Beatriz en general es un fenómeno muy benéfico, porque ha dejado “muchísima agua para acuíferos, presas, riego. Yo creo que el balance es positivo, es beneficio; entra y genera algunos problemas, pero en general es un fenómeno benéfico”.

Vázquez y Soto consideraron, a su vez, que aun cuando con la llegada de Beatriz se rompe el ciclo de sequía que hay en el país, no se puede aún considerar que pueda haber una recuperación importante de agua, porque las predicciones climatológicas siguen siendo adversas en cuanto a la temporada de lluvia.

De ahí que señalaran la importancia de mantener la administración adecuada del manejo de presas.

Soto Priante sostuvo que “de alguna manera ya se rompe el esquema de las sequías, aunque puntualmente pueden presentarse en el noroeste zonas donde pueden continuar un poco más, como en Baja California, Mexicali y Sonora; rompe una tendencia de sequía que se tenía”.

Adrián Vázquez Gálvez advirtió, a su vez, que “el hecho de que arranque de forma tardía la temporada de lluvias ayuda a disminuir los aspectos adversos, pero hay que tener en cuenta que las condiciones de suelo son muy secas”.

Es “difícil pensar que con los pronósticos que tenemos de climatología, con una temporada normal de lluvias, se pueda totalmente eliminar los efectos de la sequía; tendríamos que estar atentos a la próxima temporada de estiaje saludable, pero hay que ser precavidos en cuanto manejo de agua que se tiene en las presas”, dijo.

Por otra parte, Luege Tamargo insistió en los problemas que se generan por la actual temporada de ciclones y huracanes como consecuencia de la mala planeación, como inundaciones y deslaves sobre todo en Chiapas, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y el valle de México.

Destacó que durante este sexenio se han duplicado los recursos destinados a emergencias por fenómenos climatológicos, aunque también se ha invertido en obras de prevención de inundaciones, para las que durante el año pasado se destinaron mil 500 millones de pesos.