El poeta Javier Sicilia pidió un minuto de silencio para las víctimas de “esta guerra atroz y sin sentido”, durante el diálogo sostenido entre el presidente Felipe Calderón y el resto del gabinete con sociedad civil en el Castillo de Chapultepec. El mandatario y los secretarios que lo acompañan no tuvieron más opción que ponerse de pie.

“Ustedes no son responsables de esta guerra, pero la han avivado con las instituciones”, dijo el escritor. “El Estado mexicano está fallando en su función de proteger a su gente, y ustedes son responsables de los 40 mil muertos, y de miles de huérfanos y desaparecidos. Son responsables de un ejército que no existe porque está formado por criminales”.

Acompañaron a Calderón Alonso Lujambio, titular de la SEP; el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna; el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora; la primera dama, Margarita Zavala; el titular de la  Sedesol, Heriberto Félix Guerra y Alejandro Poiré, vocero de Seguridad Nacional. A Sicilia le acompañaron víctimas de la guerra contra las drogas: familiares de desaparecidos y muertos tanto civiles como de la Policía Federal, el Ejército y la Marina.

El Estado mexicano está fallando en su función de proteger a su gente, y ustedes son responsables de los 40 mil muertos, y de miles de huérfanos y desaparecidos. Son responsables de un ejército que no existe porque está formado por criminales”
Javier Sicilia

“Aquí, señor presidente, vean bien nuestros rostros, escuche nuestros nombres, estamos los familiares de las víctimas inocentes. ¿Le parecemos bajas colaterales? No somos cifras. Venimos a que conozcan la deuda que el Estado mexicano tiene con las víctimas. Usted, señor presidente, está obligado a pedir perdón a la Nación y en particular a las víctimas”, agregó Sicilia, quien ha encabezado uno de los movimientos civiles más fuertes contra la guerra en los últimos años.

“Proponemos una Comisión de la Verdad o una Fiscalía Social de la Paz donde todas las víctimas sean visibles y se de seguimiento a sus casos. Para ello necesitamos una ley de atención a víctimas que debe ser aprobada por todos los Poderes, y desarrollar una política pública que repare lo que la guerra y la impunidad le ha causado a la sociedad”, sostuvo.

“Tenemos derecho a la no repetición de los crímenes”, dijo el poeta. “Usted tiene la responsabilidad de dar respuestas claras”, dijo el poeta al entregar un video en el que la Caravana del Consuelo registró “los rostros de los familiares de las víctimas de la guerra contra el narcotráfico”.

Javier Sicilia aseguró que es necesario desterrar el enfoque militarista de combate al crimen organizado “para hacer más ánfasis en los derechos humanos y no en la seguridad de las instituciones”. Y agregó “debe retirar a los militares de las calles y erradicar el uso del fuero militar”.

“Necesitamos crear candidaturas ciudadanas, el plebicisto, necesitamos una reorganización para empoderar a la ciudadanía y terminar con la partidocracia que tanto daño nos han hecho”, señaló el también periodista.

“Usted tiene la responsabilidad de dar respuestas claras a esta paz que nos han arrancado”, finalizó Sicilia.

Irresponsable hubiera sido no actuar: Calderón

El presidente Felipe Calderón le respondió a Sicilia. “Coincido en que debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas pero no por haber actuado contra los criminales que están matando a las víctimas. Eso, definitivamente, es un error y en eso, Javier, sí estás equivocado. Sí, sí es de pedir perdón por la gente que murió a manos de los criminales, por no haber actuado contra esos criminales. Pero si de algo me arrepiento en todo caso no es de haber enviado fuerzas federales a combatir criminales que nadie combatía por miedo o estaba comprado con ellos. De lo que me arrepiento es de no haberlos mandado antes y tener un operativo justo en Cuernavaca que pudo haber atrapado a la banda que mató a Francisco [el hijo de Sicilia]”.

“Omitir la responsabilidad de los criminales me parece un error. Ante esa violencia el Estado no puede permanecer indiferente, no puede replegarse. Hubiera sido más fácil para mi ser indiferente”, dijo Calderón.

“Coincido en que debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas pero no por haber actuado contra los criminales que están matando a las víctimas. Eso, definitivamente, es un error y en eso, Javier, sí estás equivocado”
Felipe Calderón

Sicilia reviró: “Nadie le pide que no ataque a los delincuentes”, dijo. Le aclaró que el Movimiento por la Paz no exige que se deje combatir a los cárteles; le reprocha haber lanzado una guerra “con instituciones podridas”. “Le cuesta trabajo reconocer que no se ha hecho nada contra los grupos criminales”, reclamó el escritor.

Durante su intervención en el encuentro, Calderón expuso que a él también le dolían las pérdidas de miles de vidas, “las víctimas encontradas en las fosas de Tamaulipas y Durango, y más me duele el dolor que causa el gobierno con sus acciones y omisiones”.

Asimismo el jefe del Ejecutivo espetó a Javier Sicilia: “Su premisa y su conclusión está aquivocada. ¿Será cierto que todo es culpa del gobierno? ¿No le dice nada la violencia inhumana y bestial de los criminales? La acción de los criminales y no la del Estado es la que nos ha traído hasta aquí”.

Felipe Calderón insistió en que la violencia que aqueja al país no es producto de la estrategia del gobierno federal contra el narcotráfico sino del aumento de poder de los cárteles de la droga así como la lucha por el territorio. “El poder del crimen organizado venía creciendo desde 2004, los primeros casos de decapitados aparecieron en 2005 … no podíamos permanecer inderente ante ello. Prefiero asumir la crítica, así sea injusta, a quedarme con el cargo de conciencia de no haber hecho nada” agregó.

“Mientras sea Presidente estaré siempre decidido a defender hasta las más modesta familia, a los madres, con todo, y con toda la fuerza del Estado. Sí hay que pedir perdón por las víctimas (…) pero no por atacar a los criminales que han causado este dolor”, dijo Calderón.

El mandatario dijo que está de acuerdo en diseñar una estrategia de seguridad para proteger a las personas, que tenga énfasis en derechos humanos. “A mi me interesa ampliar la protección de los derechos humanos; tiene que ser acordes al problema que está enfrentando una sociedad determinada”.

El pasado 28 de marzo Francisco Sicilia, hijo del poeta Javier Sicilia, fue encontrado muerto junto con otras seis personas más en Cuernavaca, Morelos. El 30 de marzo Sicilia hizo un llamado a la ciudadanía a organizarse para frenar exigir un alto a la violencia por la guerra contra el narcotráfico.

Hablan las víctimas

Demandamos que hagan su trabajo. No aceptamos más engaños, mentiras ni injusticia. Exigimos, señor presidente, como madre y representante de familias destrozadas, que nos cumplan y den con el paradero de nuestros hijos”

María Elena Herrera

María Elena Herrera, madre de cuatro hijos, asesinados y desaparecidos, pidió a Calderón: “Demandamos que hagan su trabajo. No aceptamos más engaños, mentiras ni injusticia. Exigimos, señor presidente, como madre y representante de familias destrozadas, que nos cumplan y den con el paradero de nuestros hijos”, dijo la señora en uno de los momentos más emotivos en el encuentro. Sicilia se puso de pie a consolar a María Elena; Calderón también, un poco después.

Luego de que cuatro deudos presentaron su caso, el presidente Felipe Calderón pidió la palabra para desahogar sus peticiones.

Al propio Sicilia le dijo que está de acuerdo en diseñar una estrategia de seguridad para proteger a las personas, que tenga énfasis en derechos humanos y le informó que esta administración se ha dado la mayor protección a ese rubro con la nueva ley de amparo. También dijo que está de acuerdo en la propuesta del poeta de armar una Visitaduría Ciudadana que dé seguimiento a los casos denunciados: “Esto de acuerdo contigo”, dijo Calderón refiriéndose a Sicilia, “es un cargo difícil, pero ahí, Javier, necesito tu ayuda, platiquémoslo”

También aclaró a Sicilia que no es cierto que se gaste más en seguridad que en educación: en seguridad se aplican 100 mil millones de pesos,  en desarrollo social 1 billón 325 mil y en educación de 536 mil millones, cinco veces del gasto en seguridad.

A Julián Lebaron le comentó que se han consignado y sentenciado a varios involucrados en la muerte de su hermano Benjamín. “Espero que esto pueda terminar y que surja un espíritu de reconciliación entre los mexicanos y hacer un lado los deseos de venganza entre unos y otros. No creo que retirando a la Sedena y la Marina vaya a detener a los criminales, si nos replegamos los que se van a hacer dueños de sus vidas son ellos”, dijo el mandatario.

De hecho, afirmó que le gustaría ir a las caravanas –junto con Sicilia y su movimiento– y “hacer algo juntos… un día vayamos a la frontera norte, allá también tenemos muchas cosas que reclamarles, como lo del tráfico de armas”.

Al respecto expuso que lo que el gobierno federal está haciendo en Juárez no es simplemente enviar más policía, sino trabajar otras áreas: campos universitarios, bachilleratos y espacios públicos, lo que reducido 60% los delitos.

El presidente pidió a Genaro García Luna, titular de la Policía Federal, responder al caso de María Elena Herrera, cuyo hijo era oficial de esa dependencia y fue desaparecido en Ciudad Hidalgo, Michoacán.

García Luna dijo: con diversas acciones se han detenido a varios de los que actuaron en ese caso. “Para nosotros”, dijo, “es un tema prioritario por tratarse de un compañero” y se comprometió a dar pleno seguimiento al caso.

Sin embargo, la señora Herrera, le pidió que checara bien el expediente, pues hay muchas contradicciones: “Yo le pido en nombre de mi hijo y de esos siete federales muertos, de todos los policías e incluso de las bajas del Ejército, que revise y que realmente se haga justicia”.

 

Las peticiones de Sicilia

El poeta Javier Sicilia presentó al presidente Calderón cuatro puntos en los que concentra gran parte de las demandas de la sociedad civil.

  1. A reconocer la deuda del Estado Mexicano con las víctimas, con sus familias y la sociedad entera, por eso en su calidad de representante del Estado señor presidente está obligado a pedir perdón a la nación en particular a las víctimas.
  2. Hemos venido hasta aquí a que nos haga justicia, en el primer punto del documento que le dimos el 8 de mayo en el Zócalo de la Ciudad de México y que constituye el Pacto Nacional Ciudadano exigíamos para empezar esa justicia la solución de esos casos emblemáticos de los cuales sólo se han ido resolviendo el de mi hijo y el de sus amigos en Morelos. En qué momento ponga usted una fecha inminente y pronta.
  3. A que juntos detengamos esta guerra. En este marco general exigimos del Pode Ejecutivo, Federal, nuestro derecho a la verdad. La reparación del daño. Sin la memoria seremos un pueblo sin dignidad ni futuro. Tenemos derecho a la verdad. Exigimos una fiscalía social de la paz, su función deberá ser dar seguimiento a sus casos. Tenemos derecho a la justicia que se nos ha negado. Ley a protección a víctimas en todas las entidades.
  4. Nuestro derecho como ciudadanos a una redefinición de la estrategia de seguridad.
  • Una estrategia de seguridad humana con énfasis más en los derechos humanos.
  • Creación de alternativas ciudadanas. Retiro paulatino de las calles del Ejército y quitar el fuero militar.
  • Abrir la discusión para el uso de ciertas drogas.
  • Es urgente crear controles de las policías como el de la Policía Federal.
  • Educación de los jóvenes. Quitar a la delincuencia sus ejércitos. Programas verdaderos para los jóvenes.

Nuestro derecho a una democracia participativa, señor presidente, exigimos a nuestros partidos políticos para una revocación de mandato.

Conclusiones

Luego de tres horas de intercambiar reclamos, ideas y propuestas, el presidente Felipe Calderón y los miembros del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad acordaron que entre hoy y mañana establecerán una comisión de seguimiento de todos los puntos tratados en la reunión del Castillo de Chapultepec; por parte del gobierno federal los interlocutores serán el secretario de Gobernación y la titular de la PGR.

Asimismo, Javier Sicilia comprometió al jefe del Ejecutivo federal para que se repita este ejercicio y se revisen avances dentro de tres meses.

Antes, Sicilia le dijo al Presidente que el problema de la violencia residía en que “se lanzó la guerra contra el narco con instituciones podridas, con instituciones que no han dado seguridad a la nación”.

Felipe Calderón admitió que la corrupción es un cáncer que ha carcomido a la sociedad y a las instituciones, pero en su momento decidió hacer frente al problema:

Lo que me tocó hacer, lo hice (…) entré a esta lucha sin que hubiera reformas judicial y política pero era necesario defender a los ciudadanos.  Probablemente seré recordado por este tema y probablemente con mucha injusticia, cuando uno tiene un deber hay que hacerlo. Pude haberme equivocado, me pude haber echo `pato´, pero no”

– Felipe Calderón

También aclaró que no estaba dispuesto a claudicar  en la lucha contra el crimen organizado, porque “claudicar no es paz, no es dignidad. Prefiero que me juzguen injustamente por haber actuado que por haberme quedado quieto”, insistió.