Marco Antonio Ochoa Almazán presuntamente sostenía una relación sentimental con la víctima, Angélica Trinidad Romero Severiano. Foto: PGJDF.

Marco Antonio Ochoa Almazán presuntamente sostenía una relación sentimental con la víctima, Angélica Trinidad Romero Severiano. Foto: PGJDF.

Ciudad de México, 23 de diciembre (SinEmbargo).– Rodolfo Ríos Garza, titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), informó en conferencia de prensa sobre la detención del presunto homicida de la trabajadora de limpieza de la tienda Liverpool ubicada en el Centro Comercial Perisur.

Ríos Garza precisó que se trata del auxiliar de mantenimiento de la tienda departamental Marco Antonio Ochoa Almazán, quien presuntamente sostenía una relación sentimental con la víctima, Angélica Trinidad Romero Severiano. Dijo que el presunto responsable del asesinato fue arrestado en la colonia El Mirador, en la delegación Tlalpan.

El día de ayer, el Procurador dijo a la prensa que se giró una orden de localización y presentación al médico Mariano Espinosa, quien certificó la muerte por infarto y no por asfixia de la empleada del Liverpool de la plaza comercial Perisur, en noviembre pasado.

“Este médico ya tiene la orden de localización y presentación y se le va a investigar por diversos delitos, entre ellos una falsificación de documentos, por supuesto también incurrió en falsedad de declaración ante autoridad distinta de la judicial y, por supuesto, en encubrimiento por favorecimiento”, informó  Ríos Garza.

El Procurador dijo que los empleados de la tienda, incluido el gerente del Liverpool, también son investigados. “Se investiga, además del médico, por supuesto a quien realiza la privación de la vida, así como también a los empleados de la tienda departamental que hayan incurrido en algún tipo de delito, es decir, que hayan realizado algún encubrimiento por favorecimiento”

De acuerdo con los datos proporcionados este martes por la Procuraduría, a partir de la declaración de testigos y el cotejo con los registros de entrada y salida del personal, se estableció que Ochoa Almazán ingresó a la tienda comercial el 15 de noviembre del presente año, a las 14:28 horas, mientras que la víctima lo hizo a las 15:03 horas, con el fin de iniciar su jornada laboral.

Los testigos dijeron a la Procuraduría que el probable responsable tenía aliento alcohólico, “además que el resultado del dictamen en materia de química reveló que la occisa presentaba alto grado de alcohol en la sangre”.

“Alrededor de las 17:30 horas, la víctima y el imputado fueron vistos juntos con un carro de limpieza aseando diversas áreas del establecimiento. De acuerdo con testimonios recabados, fue posible acreditar que aproximadamente a las 22:15 horas, la ahora occisa ingresó al cuarto de limpieza, seguida 10 minutos después por el hoy inculpado”, precisó la dependencia capitalina en un comunicado de prensa.

La Procuraduría capitalina informó que pasados 40 minutos, se apreció la salida del cuarto de aseo únicamente del probable responsable, quien se alejó del lugar de manera rápida y notoriamente nerviosa, cerrando la puerta tras él.

Refirió que que a las 23:50 horas, Ochoa Almazán fue visto en el área de perfumería de la tienda, “en donde tomó muestras de perfume, rociándose gran cantidad de las mismas, momento en el que una empleada se le acercó para preguntarle por un compañero, a lo cual no contestó, por lo que la empleada volvió a preguntarle, percatándose que en su respuesta Marco Antonio Ochoa Almazán, se mostraba sumamente nervioso y con prisa para retirarse del establecimiento”.

Varios trabajadores de la tienda departamental que salieron de laborar después de medianoche, no se percataron que Angélica Trinidad Romero Severiano saliera del cuarto de limpieza, por lo que se tuvo conocimiento de su deceso en la madrugada del 16 de noviembre, al descubrirse el cadáver de la víctima.

El hecho donde murió por asfixia la joven mujer de 24 años dentro de la tienda departamental, según confirmaron las autoridades, se suscitó el pasado 15 de noviembre en Liverpool.

De acuerdo a la información publicada el 16 de noviembre, los familiares acudieron directamente a la tienda departamental en donde se les dijo Romero Severiano había muerto por atragantamiento y un paro cardiaco, de acuerdo al dictamen elaborado por el doctor Mariano Espinosa Morales, quien fue contratado por la empresa.

Omar Robles, primo de Angélica, en entrevista con La izquierda Diario, denunció una serie de irregularidades con las cuales el personal jurídico de Liverpool pretendió detener las investigaciones.

De acuerdo con su testimonio, su prima Angélica terminó su turno de limpieza cerca de las diez de la noche y después solía dirigirse a su casa, pero la noche de ese sábado nunca llegó. Su cuerpo fue encontrado el domingo 16 de noviembre a las 7 de la mañana en el interior de un baño, por personal de la tienda.

El cuerpo de la joven presentaba muestras de golpes, principalmente en la cabeza, “sin embargo los directivos de la tienda, lejos de llamar a las autoridades iniciaron una serie de turbias maniobras para tratar de deslindarse del crimen”. Omar Robles narra que “la empresa contrató a un médico particular para que expidiera un certificado de defunción, consignando como causa de muerte un infarto fulminante. Además, dio fé de que el lugar de su muerte fue su domicilio particular, no la tienda; después solicitaron a funerales Gris con ubicación en la delegación Tlalpan, que retiraran el cuerpo y lo cremaran”.

Además, Omar asegura que “Liverpool no quiere presentar las cámaras de vigilancia porque no termina de pasar la denuncia ni la orden”.

Pruebas forenses determinaron que la congestión visceral generalizada que presentó, se debió a una asfixia por estrangulamiento. Foto: Cuartoscuro.

Protestas afuera del Liverpool Perisur tras muerte de una empleada. Foto: Cuartoscuro.

MANIFESTACIONES DE APOYO

Luego de darse a conocer la noticia, decenas de personas se manifestaron la noche del 17 de diciembre afuera de las instalaciones de Liverpool en el Centro Comercial Perisur para exigir justicia por Angélica. Además, usuarios de redes sociales crearon dos hashtags para protestar: #LiverpoolEsParteDeTuMuerte y #LiverpoolFeminicida.

A la protesta asistieron integrantes de organizaciones en contra del feminicidio, quienes pidieron que la tienda aclare la muerte de Angélica Trinidad.

Desde la primera semana de diciembre, usuarios de internet difundieron que la tienda intentó “tapar” el homicidio de la mujer de 24 años. Inclusive se publicó la fotografía de la supuesta acta de defunción.

Días después, organizaciones feministas exigieron a la tienda departamental Liverpool y a la Procuraduría del Distrito Federal reponder por el asesinato de Angélica Trinidad.  En una petición colgada en la plataforma change.org, los firmantes señalaron que: “Liverpool violó las leyes nacionales y locales respecto a las pruebas del delito, incurrió en actos de corrupción al contratar a un médico que falsificó la causa y lugar de la muerte y pretendió cremar el cuerpo de manera inmediata para NO dar parte a las autoridades y ocultar el asesinato a la propia familia de la mujer”.

Todos estos hechos, refierieron, constituyen graves violaciones al sistema de impartición de justicia y contribuyen al clima de recrudecimiento de la violencia contra las mujeres y el feminicidio en nuestro país, por lo que exigieron a la PGJDF levantar cargos contra la directiva de la empresa Liverpool por la alteración de pruebas; buscar y levantar cargos contra el médico que declaró falsamente la causa de la muerte de Angélica Trinidad Romero; cambiar el carácter de homicidio por “feminicidio” y se persiga bajo el protocolo de género.

El miércoles 17, la PGJDF informó que los familiares de Trinidad Romero interpusieron una denuncia porque la tienda trasladó el cuerpo a una funeraria, por tanto ya hay una averiguación previa.

“El 16 de noviembre del presente año, la gerencia del establecimiento mercantil tuvo conocimiento del deceso, por lo que procedió a dar aviso al área jurídica de la empresa, la cual se encargó de contactar a un médico particular y solicitar los servicios de una agencia funeraria para retirar el cuerpo del lugar”, detalló.

La dependencia capitalina aclaró que “en ampliación al protocolo de necropsia de fecha 17 de noviembre pasado y con base en las fotografías y el estudio histopatológico realizado al cuerpo de la víctima, concluyó que la congestión visceral generalizada que presentó se debió a una asfixia por estrangulamiento”.

La PGJDF aseguró que continuará la dirigencia del caso para esclarecer la muerte de la joven.