Ciudad de México, 26  de dic (SinEmbargo).- La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) reformó este miércoles el Artículo 362 del Código Penal del DF, para reducir las penas por el delito de “Ataque a la paz pública”. Esta resolución del cuerpo legislativo de la Ciudad de México daría paso a que los 14 detenidos y consignados por los disturbios del pasado 1 de diciembre alcancen su libertad bajo fianza.

Los detenidos son 13 hombres y una mujer que están encarcelados en el Reclusorio Norte y en Santa Martha Acatitla.

Con 48 votos a favor, cuatro en contra y tres abstenciones, el órgano legislativo local validó el dictamen elaborado por la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, que presentó su presidente Antonio Padierna que reduce la pena  de 5 a 30 años a 2 a 7 años de prisión.

“Se les impondrán de dos a siete años de prisión y suspensión de derechos políticos hasta por diez años, a los que mediante la utilización de sustancias tóxicas, por incendio, por inundación o violencia, realicen actos en contra de las personas, de los bienes públicos o privados o servicios públicos que perturben la paz pública”, señala la nueva redacción del Artículo.

Acto seguido se procedió a la votación, en la que los diputados del PRI y del PAN, Fernando Espino y Edgar Borja, respectivamente, votaron en contra, mientras que otros cuatro priistas y un panista se abstuvieron.

A la nueva redacción se agregó la petición el PAN, para que en caso de que haya reincidencia, los responsables no puedan acceder a fianza.

Sin embargo activistas y representantes de organizaciones sociales afirman que la reducción de la pena no es suficiente, pues la ambigüedad del cambio permite que la ley criminalice las protestas sociales.

Uno de los puntos que los legisladores de la Ciudad de México dejan en el aire es la concepción de “Paz pública”, pues el Artículo 362 queda abierto a interpretaciones subjetivas.

A la par, dice Notimex,  familiares de las 14 personas que aún se encuentran detenidas se reunieron con asambleístas en el recinto legislativo, luego de que durante varias semanas exigieron a los diputados locales modificar la citada normatividad bajo el argumento de que penaliza la protesta social pacífica.

Asimismo, en el dictamen se puntualizó que no era viable la derogación del artículo 362 del Código Penal local, debido a que conllevaría a un retroceso en la legislación, pues una sanción administrativa no permitiría evitar esas conductas, expuso Padierna en tribuna.

AQUÍ LOS PERFILES DE LOS DETENIDOS:

1. Rita Emilia Neri Moctezuma

Es la única mujer detenida en el Reclusorio de Santa Martha Acatitla. Es acusada por el delito de ataques a la paz pública. Desde el encierro escribió su testimonio sobre lo sucedido el 1 de diciembre pasado; dicha carta no ha dejado de circular en redes sociales.

“El primero de diciembre del año en curso me encontraba con Ana Lilia Yépez Casino, esperando la llegada de su novio Obed (Palagot, también detenido) ya que escuchamos que había una manifestación y por curiosidad fuimos a ver. Al llegar al punto nos dimos cuenta que la manifestación era porque un grupo de granaderos tenía un chico y una chica, nos quedamos en el lugar hasta que vimos que los soltaran”, relata la joven enfermera egresada de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Según sus amigos cercanos, Rita siempre “ha estado comprometida con el sector salud”. Hace no mucho egresó de la escuela y hasta antes de su detención realizaba sus servicio social en el Hospital Materno Infantil Inguaran en la delegación Venustiano Carranza.

“Recuerdo que pasó un camarógrafo a un costado gritando: ‘váyanse, váyanse o los van a agarrar”. Por miedo a que me fueran a pegar (los granaderos), también corrí, pero uno, con chaleco amarillo, me tacleó y le dijo a otro ayúdame con esta perra. Este último me tomó por el brazo izquierdo y me lo colocó en la espalda de manera ruda, al mismo tiempo puso su brazo derecho sobre mi cuello. Me llevó hasta la esquina de una calle y me dejó con una policía, la cual me alzó más el brazo y me dijo que ni se me ocurriera moverme, ella me sometió de la misma manera que su compañero”, dice Neri.

En su testimonio asegura que ha sufrido abusos por parte de los policías, hambre, sed y frío. Hasta el momento las autoridades capitalinas no le han informado nada claro sobre su caso. “Tú te vas a quedar”, sólo eso le dijeron las uniformadas del Penal el día que liberaron a sus compañeras.

Por su parte, la juez 47 penal, María del Carmen Patricia Mora Brito, determinó someter a proceso penal a las 14 personas, entre ellas Neri Moctezuma, al considerar que existen pruebas suficientes para que se les siga el proceso, sin derecho a libertad bajo fianza.

Rita Emilia sigue con la esperanza que saldrá libre. “Repito una y mil veces ¡soy inocente¡”, con esa frase termina su testimonio la única mujer que sigue detenida por las protestas del pasado 1 de diciembre.

2. Alejandro Sandino Jaramillo Rojas

Es un estudiante y vendedor ambulante que filmaba los hechos del pasado 1 de diciembre. Un video subido a YouTube da muestra de al menos 3 minutos donde Jaramillo estuvo dando testimonio de los actos. En la grabación nunca se ve participando en la protesta ni haciendo disturbios. Casi al final, el reportero freelance –como lo dieron a conocer diversos medios- enfoca su cámara hacia la detención de unos jóvenes y se ve como granaderos se acerca a él, momentos después es escucha a Sandino decir: “aguante, yo soy… Yo estoy grabando, jefe”. Fue arrestado en ese momento.

El vídeo fue recuperado y difundido por miembros del colectivo YoSoy132. Además, informaron que Jaramillo estaba documentando con su celular los hechos que sucedieron entre Eje Central, la explanada del Palacio de Bellas Artes y la calle 5 de Mayo. Al menos cinco videos y una serie de fotografías han circulado en internet para dar a conocer que en ningún momento Alejandro participó en hechos violentos.

Sandino, quien es reportero gráfico, sigue preso en el Reclusorio Norte acusado de ataques a la paz pública. Tiene 30 años y es estudiante de bachillerato en el Colegio de Ciencias y Humanidades Sur de la Universidad Nacional Autónoma de México.

3. Obed Palagot Echavarría

Tiene 23 años. Es estudiante de biología en la FES Iztacala y estuvo presente en la marcha del 1 de diciembre. Está consignado en el área de ingreso del reclusorio norte.

De acuerdo con una investigación de la reportera Arlette Robledo, la madres, Edith Echeverría, asegura que Obed fue a la marcha para ver, para tomar fotos y saber de qué se trataba y cómo sería. Simpatizaba con el 132 pero no era parte activa de ellos, aseguran sus amigos. Obed tiene criterio y saca sus propias conclusiones experimentando, no le gusta que le cuenten.

Pero para las autoridades la inocencia de Obed no está clara. Sus amigos de la escuela juntaron los videos en los que aparece Obed para reconstruir el momento de la detención y demostrar que no atentó contra nadie.

En un video subido a YouTube se observa que Obed estaba con su novia Ana Lilia Yépez Casino -quien también fue arrestada y hoy está libre- entre la calle 5 de mayo y eje central, ambos caminaban y observaban los hechos. Un grupo de personas acababan de aventar piedras a los policías quienes avanzan hacia ellos y éstos se replegaron, entonces un chico de sudadera roja cae al piso, llegan los policías, lo golpean y en ese momento otro grupo de chavos se acerca corriendo para tratar de rescatar al muchacho de rojo, entre ellos va Obed y tras él Ana Lilia. No lo consiguen pero permanecen cerca.

En el embrollo, Obed de playera blanca y mochila, increpa a los policías, se observa que empuja a un policía con escudo. Ana Lilia, de negro y mochila azul cielo, está junto a Obed. Los hacen replegarse a la pared de del edificio de correos, están acorralados por los policías, se alcanza a ver que tratan de rechazar a los policías con las manos.

En otros dos videos se muestra cómo Palagot es golpeado por elementos de seguridad. Después, en la primera visita en el reclusorio, Obed contó a su hermana Edith que recibió de un policía tres o cuatro golpes en la cabeza con una piedra. Esto no se ve en los videos pero Obed tiene las marcas en el cráneo, asegura su hermana.

De acuerdo con su abogado David Peña, “jurídicamente no hay elementos para sostener la acusación pues no ofrecen pruebas más que las declaraciones de los policías que además están falseadas porque declaran que hicieron detenciones en ciertos lugares y se hicieron en otros como consta en los videos y en las declaraciones de los detenidos y los testigos presenciales.

La defensa de Obed presentó como pruebas de su inocencia los videos recolectados por sus amigos de la universidad y dos testimonios de quienes presenciaron la detención.

Las denuncias hasta el momento genéricas, fueron hechas en bola, es decir, los policías denuncian que un grupo de personas agredieron, aventaron, rompieron, pintaron, etc. Pero no pueden señalar que el chico de la sudadera roja aventó o incendió o agredió. De esta manera todos los capturados pagana por la culpa de uno, que quizá ni si quiera fue detenido. Según Peña, ésta es una práctica común y cómoda de la Procuraduría del D.F. para no individualizar la conducta y evidenciar que no hay elementos para la consignación.

4. Alejandro Lugo Morán

Es mecánico y músico, tiene 34 años. Se encontraba con su esposa cuando fue detenido. De acuerdo con entrevista a familiares, él sólo había salido a comer con su pareja, pero por sus tatuajes y rastas los policías lo detuvieron, afirman.

Los familiares indican que las autoridades les informaron que lo detuvieron en Avenida Juárez; sin embargo, en un video de YouTube se observa cómo Lugo es sacado de un estacionamiento público, al parecer, ubicado en la calle Ignacio Ramírez.
Tras ser llevado por diversos granaderos, Alejandro ve a una persona que filma el hecho, y grita: “cámara, por favor ven. Graba el estacionamiento”.

La madre de Alejandro asegura que el mecánico de 34 años vive a dos cuadras de Paseo de la Reforma, en donde pasaron los destrozos. Actualmente sigue preso en el Reclusorio Norte.

“Alejandro vive en la calle de Abraham González 14, a una o dos calles de la Glorieta de Colón”, dice la señora alzando entre sus manos las identificaciones personales de su hijo durante una conferencia de prensa.

“Sale a la calle con su esposa para ir a comer, los acontecimientos lo hacen que se detenga exactamente en la Glorieta de Colón en el camellón… viene todo lo de gases lacrimógenos y él busca resguardarse en un estacionamiento ubicado en Ignacio Ramírez 10. Se meten los granaderos, lo empiezan a jalonear, él empieza a manotear para defender a su esposa”, dice la madre.

5. César Llaguno Romero

Es un joven lustrador de zapatos de 22 años que trabajaba sobre Paseo de la Reforma. No cuenta con familia, pues según reportes periodísticos indican que estaba en situación de calle hasta antes de su arresto.

De acuerdo con fuentes extra oficiales, “el bolero” se encontraba en Paseo de la Reforma y alguien tomó su cajón y lo lanzó a la formación de granaderos. Llaguno intentó recuperar su herramienta de trabajo pero fue detenido.

Según los abogados que atienden el caso, César “todavía tenía grasa de zapatos en las manos mientras estuvo detenido en la agencia 50 del ministerio público”.

Por otra parte, testimonios han informado en redes sociales que al ser arrestado en joven dijo: “yo soy bolero, no tengo familia. Los chavos me ayudan mucho aquí, pero yo no estaba con ellos en el desmadre”.

6. Jorge Dionisio Barrera Jiménez

Tienen 35 años y estudió ciencia política y administración pública en la FCPyS de la UNAM. Su hermano, Víctor Eduardo Barrera Jiménez, en un video subido a YouTube, explica que Dionisio salió con su esposa e hija para comprar zapatos para ésta última en el Centro Histórico. Fue detenido arbitrariamente cuando exigía a los policías que dejaran de golpear a otro detenido arbitrariamente.

A Jorge lo detuvieron entre la avenida Juárez y el Eje Central. Según relata su hermano, Jorge trató de impedir que jóvenes fueran golpeados y fue arrestado. Asimismo, narra que un profesor de primaria llamado Enrique Rosales Rosas trató de impedir que los granaderos intentaran golpear a Barrera, tras eso el miembro del SNTE también fue detenido.

De acuerdo con información oficial, la detención de Jorge fue por a raíz del reconocimiento y testimonio de policías. No existe otra prueba que lo identifique como parte de los actos violentos aquel 1 de diciembre. Durante su detención portaba una credencial que lo acredita como trabajador de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, informaron autoridades.

7. Enrique Rosales Rojas

Es maestro de primaria y tiene 50 años. De acuerdo con su hijo, el profesor fue a comprar un celular al Centro Histórico. De acuerdo con reportes no oficiales, Rosales intentó defender a Jorge Dionisio Barrera Jiménez, y fue aprendido por elementos del cuerpo de granaderos aquel 1 de diciembre.

De acuerdo con miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), no existe un elemento que ponga en evidencia la participación de Enrique Rosas en los disturbios. Según los integrantes del magisterio, sólo hay un video que será valorado por las autoridades, donde el maestro de la escuela primaria Francisco Zarco pide a elementos de seguridad que no golpeen a una persona. La juez del caso dictó formal prisión a Enrique luego de los testimonios de policías que lo identifican como presunto responsable de actos violentos.

Por otra parte los miembros del CNTE aseguran que luego de todo el proceso legal, Rosales Rojas podría perder el empleo y su plaza que es otorgada por la Secretaría de Educación Pública.

8. Oswaldo Rigel Barrueta Herrera

Es estudiante de bachillerato y tiene 19 años. Según la juez María del Carmen Patricia Mora Brito asegura que existen imágenes donde hay personas haciendo desmanes en la Avenida Juárez, entre ellos se encuentra Osvaldo u Oswaldo Rigel. Partiendo de eso se le dictó formal prisión y se encuentra en el Reclusorio Norte.

Marcela Herrera, tía de Oswaldo, asegura que hasta el momento no hay ninguna prueba que señale como culpable a su sobrino.

Por otra parte, la familiar señala que Rigel es un buen estudiante del Colegio de Bachilleres 6, e incluso sus profesores han dado testimonio de su aprovechamiento.

9. Stylianos Garcia Vackymes

Es comerciante de comida y tiene 30 años. Su mamá asegura que Stylianos fue en si bicicleta a comprar unos discos al centro. La señora indica que ha revisado los videos difundidos en redes sociales, y detalla que en las grabaciones su hijo siempre se mantiene en la bici y sólo ve los actos violentos del lugar. Sin embargo, en un momento cae y los granaderos lo recluyen.

“Se resbala. Se cae de su bicicleta. Llegan, lo atrapan los granaderos. Llega el comandante, lo pisotean y entonces va a dar a una camioneta. Le siembran un artefacto, que dicen que es una bomba de gas lacrimógeno y le dicen: ahí te va este regalito”, comenta la madre de Stylianos, con elementos del testimonio de su hijo.

Por otra parte, las autoridades capitalinas aseguran que tienen imágenes de las cámaras C2 donde se observa a Garcia Vackymes “saqueando” el restaurante Wings.

10. Bryan Reyes Rodríguez

Tiene 26 años y es egresado de la Escuela Nacional de Música. En un principio se le acusó de daños en propiedad privada y de afectaciones a las vías de comunicación, pues se relacionaba con un incidente con un camión del Metrobús; no obstante, hoy está acusado de alteración de la paz pública.

Según sus abogados, Reyes no se resistió a su arresto, pero fue desnudado, golpeado y recibió descargas eléctricas por parte de granaderos.

María del Carmen Rodríguez, madre de Bryan, indica que su hijo fue arrestado a las 10 de la mañana, mucho tiempo antes que iniciaran los saqueos de las tiendas y de los ataques a los establecimientos en Avenida Juárez.

11. Roberto Fabián Duarte García.

La hermana de Roberto detalla que su hermano se encontraba en situación de calle hasta antes de ser capturado por los elementos de seguridad. Fabián Duarte mantenía un problema de drogadicción lo cual hacía que estuviera rondando cerca de la Alameda Central.

Fuentes extra oficiales indican que fue detenido mientras dormía afuera del palacio de Bellas Artes. Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) informó que Duarte García fue captado en imágenes “encontradas” en YouTube y “proporcionadas por el periódico Milenio” “portando un palo y goleando los cristales del hotel Hilton”.

Según un oficio del TSJDF esos materiales son suficientes para vincular a Roberto Fabián con el delito de alteración de la paz pública.

12. Eduardo Daniel Columna Muñiz

Es estudiante de ingeniería en informática, tiene 21 años de edad. Según sus familiares, Daniel sólo fue por material eléctrico a la calle de República de El Salvador, pero fue detenido arbitrariamente.

“Él salió del metro en Eje Central cuando ya habían pasado los destrozos y vio como los policías golpeaban y detenían a los muchachos; Eduardo Daniel y otras personas, les gritaban que los dejarán, que no les pegarán, hasta que mi hijo recibió una pedrada en la cabeza y todo mareado por el golpe, los policías le hicieron bolita y lo golpearon pese a que estaba herido. Así fue como lo detuvieron”, explica la madre del joven en entrevista para MVS Noticias.

La familia de Eduardo Daniel Columna Muñiz pide a la juez y al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, que “sean neutrales, que sean justos” y le pidió a las autoridades que “no llamen a su hijo terrorista cuando fueron lo policías quienes lo golpearon”.

13. Daniel García Vázquez

Personas que ya fueron liberadas argumentaron en un video subido a YouTube que “Daniel García Vázquez, estudiante, fue obligado por los elementos de seguridad pública a tocar una granada que hoy lo mantiene dentro”.

Durante las marchas que se han realizado para exigir la liberación de los 14 presos. Algunas pancartas se leía la siguiente leyenda: “Daniel García Vázquez, 24 años, estudiante del IPN que se dirigía a la Plaza de Computación con un par de amigos”.

“Cuando llegó y se encontró con el enfrentamiento, corrió y cayó. Es cuando lo detuvieron. Fue obligado a tocar una granada de la que ahora le acusan estaba a punto de usarla”, dicen las personas que ya fueron liberadas.

Hasta el momento, las autoridades han informado que en el caso de Daniel, sólo cuenta con testimonios de elementos de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, donde aseguran que el joven participó en actos violentos. Además, el TSJDF indicó que en el momento de su detención le fue encontrado un artefacto explosivo.

 

14. Carlos Miguel Ángel García Rojas

De acuerdo con el colectivo #YoSoy132, kaboraba en el Centro de Salud Urbano “Virgencitas” en Nezahualcoyotl, Estado de México. Es becario de “Recursos Abiertos” en Casa Vecina de la fundación Centro Histórico. Imparte un taller de arte como apoyo a la comunidad, especial para niños y niñas. Es músico y tiene 26 años.

La declaración ministerial dice que una amiga de Carlos lo identifica como trabajador de un centro de salud en el Edomex.

La juez del caso tiene al menos 60 horas de video donde asegura que se puede constatar las versiones de al menos 10 personas que sigue su proceso. En los video se muestra la participación de varios detenidos en actos vandálicos, entre ellos, según María del Carmen Mora Brito, se encuentra García Rojas.