Javier Ávila Aguirre al recibir el premio “Compartir”  en el 2009. Foto: Jesuitas En Tarahumara

Javier Ávila Aguirre al recibir el premio “Compartir” en el 2009. Foto: Jesuitas En Tarahumara

Ciudad de México, 28 marzo (SinEmbargo).- El padre y activista Javier Avila Aguirre exigió al Gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez que cumpla con su promesa y aclare ante los medios de comunicación las difamaciones en su contra que se han difundido en medios locales –en especial de la Organización Editorial Mexicana (OEM)– a raíz de su activismo. Le recriminó que pese a que él mismo y diversas organizaciones le han enviado cartas para pedirle aclare el asunto, el mandatario no ha respondido.

El padre Avila lleva más de 30 años de labor en la Sierra Tarahumara, y ha sido reconocido internacionalmente por su trabajo como defensor de las comunidades indígenas. Desde el año 2008 ha acompañado a las víctimas de la masacre de Creel, municipio donde 11 personas, entre ellas una menor, fueron ejecutadas por un comando.

Por las amenazas que ha recibido tiene medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Ruego al Señor Jesús para que no se le siga apostando al olvido sobre este asunto y tantos hechos que ocurren en nuestro Estado y en nuestro País: masacre en Creel en agosto de 2008, múltiples muertes, desapariciones, inseguridad, delincuencia, falta de credibilidad y más dolores que no desaparecen de nuestro Estado, particularmente de esta Sierra Tarahumara; realidades que no se pueden seguir maquillando”, recordó.

En una carta dirigida al Gobernador Duarte, el padre Avila le recordó que en diversos medios de comunicación en Chihuahua, como el diario El Heraldo de Chihuahua, se han difundido “graves imputaciones” en su contra a propósito de su activismo en dos obras que han generado conflictos a diversas comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara: las construcciones del aeropuerto en Creel y el Gasoducto El Encino-Topolobampo.

Esas acusaciones, alertó en el mes de febrero la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos (Red TDT), ponen en riesgo la vida del religioso, su integridad.

El 11 de noviembre de 2014, el El Heraldo de Chihuahua difundió en la portada afirmaciones de diversos actores de la sociedad civil en donde se emiten “afirmaciones inexactas e incluso acusaciones difamatorias” en contra de diversas Organizaciones.

En tanto, el 27 de enero pasado el periódico El Mexicano, perteneciente a la Organización Editorial Mexicana (OEM), apareció otra nota más en los mismos términos difamatorios en contra de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A. C. (Cosyddhac) y de su presidente, el padre Avila Aguirre. En ese texto se decía que sería puesta una demanda penal en contra de la organización, del activista, de otros dos sacerdotes de la sierra Tarahumara, de 4 organizaciones de la sociedad civil y del Senador Javier Corral y del Sr. Jaime García Chávez.

El pasado 15 de marzo, luego de diversas misivas donde tanto el padre como otras organizaciones exigieron se aclararan las acusaciones, El Heraldo de Chihuahua publicó una entrevista con la réplica del sacerdote Ávila.

En la entrevista, Avila señaló que ha sido víctima de difamaciones por parte de varios actores, ya que él nunca se ha opuesto a la realización de obras como el gasoducto o el aeropuerto. “Mucho menos he demandado o denunciado ante jueces como se dijo”, pero que se opondrá a toda obra que anteponga los intereses económicos antes de los humanos.

“La denuncia criminaliza y abre la puerta para que se siga manipulando con falsedades la realidad y se ensucia el trabajo y la lucha honesta que se ha llevado durante muchos años por parte de estas organizaciones y sus miembros”, denunció la Red TDT en una misiva dirigida al Gobernador Duarte el pasado 16 de febrero.

Sin embargo, y pese a las constantes denuncias tanto de la Red como del padre Avila, no “han recibido respuesta de su parte”.

“Ha pasado más de un mes desde que la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos ‘Todos los Derechos para Todos y Todas’ le envió una carta solicitando atentamente tuviera a bien aclarar la verdad de las graves imputaciones que falsamente se me han venido haciendo en la prensa”, le recordó en una nueva misiva el padre al mandatario estatal.

El religioso incluso ha solicitado vía telefónica al Gobernador que intervenga en el caso.

“Me ofreció que ese mismo día aclararía todo en el encuentro que iba a tener con los medios de comunicación en la sierra a donde en ese momento se dirigía […] Lamento mucho que esa promesa no se haya cumplido de su parte”, recriminó el padre.

En este contexto, Avila Aguirre pidió que el caso no se quede en el olvido.

Además hizo un llamado a la capacidad de memoria de los ciudadanos, para que con ello, puedan “seguir luchando para que esto no suceda más en nuestra sociedad tan lastimada”.

“Que pongamos más signos de amor, de verdad, de misericordia y compasión para hacer creíble la voluntad de construir mundos más fraternos y justos y no se siga tratando de engañar al pueblo con falsas demagogias que ya nadie se traga”, instó.

En la misiva dirigida a Duarte, el padre Avila le recordó que incluso en dos ocasiones ambos se han reunido y el mandatario estatal le ha solicitado que intervenga para destrabar los proyectos del aeropuerto y del acueducto.

“Me permití mencionarle que el primer proyecto (el aeropuerto) fue suspendido por orden de un juez. Esta orden no puede ser destrabada más que por el mismo juez cuando se reúnan los requisitos adecuados. El proyecto del gasoducto fue suspendido por acuerdo de las autoridades estatales correspondientes luego de reconocer que no se había aplicado la Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades del Estado de Chihuahua y los Tratados Internacionales que obligan a consultar a los pueblos indígenas en estos casos.

“Es claro, pues, que en ninguno de los proyectos mencionados un servidor tuvo la mínima injerencia. Sin embargo, con gusto acepté dar la mano para que estos asuntos llegaran a buen término, pues estoy convencido de que “la perspectiva de un mundo de paz y justicia duraderas… nos exige crear nuevas formas de participación que incluya a los movimientos populares y anime las estructuras de gobierno locales, nacionales e internacionales con ese torrente de energía moral que surge de la incorporación de los excluidos en la construcción del destino común. Y esto con ánimo constructivo, sin resentimiento, con amor”, usando las palabras del Papa Francisco”, detalló el reglioso.

Señaló que en diversas fechas posteriores a esas reuniones siguieron apareciendo noticias difamatorias en su contra en algunos medios de comunicación.

“Ruego al Señor Jesús para que no se le siga apostando al olvido sobre este asunto y tantos hechos que ocurren en nuestro Estado y en nuestro País: masacre en Creel en agosto de 2008, múltiples muertes, desapariciones, inseguridad, delincuencia, falta de credibilidad y más dolores que no desaparecen de nuestro Estado, particularmente de esta Sierra Tarahumara; realidades que no se pueden seguir maquillando”, agregó.

Agregó que no ha dejado de “considerar de suma importancia los espacios de diálogo donde podamos sumar a favor de los derechos de los pueblos indígenas y en la construcción de un estado más fuerte en Chihuahua”.

“Seguiré esperando su voz, señor Gobernador, ‘habiendo oportunidad o sin ella’ como nos dice San Pablo, pues los ciudadanos tenemos el derecho a la verdad y esperamos siempre lo mejor de nuestros servidores públicos”, finalizó.