Las propuestas ciudadanas para que los partidos políticos cambien sus estrategias y el estilo de hacer campañas a través de espectaculares, spots y gastos superfluos que no abonan a disminuir la marginación y la pobreza en México, se quedará sólo a la conciencia y a la voluntad de las fuerzas políticas en el proceso electoral de 2018, dicen diputados federales a SinEmbargo.

Pero a los partidos no les interesa respaldar propuestas encaminadas a revisar el costo de las campañas, ni tampoco se comprometen a controlar el gasto que en muchas ocasiones nadie sabe “de dónde viene ni a cambio de qué”, consideran.

Ciudad de México, 29 de octubre (SinEmbargo)._ Aunque millones de ciudadanos piden  a los partidos políticos modificar sus estrategias de campaña para gastar menos y destinar dinero a la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos de septiembre, diputados federales de diversos partidos afirman que ya no es tiempo para cambiar la Ley y que en el actual proceso electoral quedará a la voluntad de cada fuerza política realizar alguna modificación a su forma de promocionar a sus candidatos.

“Yo creo que son cosas muy nobles que difícilmente alguien pudiera estar en contra, pero tenemos que buscar la forma de hacerlo, pues la Constitución prohíbe hacer reformas de carácter electoral  faltando tres meses para que inicie el proceso; aquí ya no son tres meses antes, ya se iniciaron los procesos. Por lo tanto estas reformas que se nos proponen y que son nobles, no pueden plasmarse en la Ley Electoral en este momento, que lo podemos hacer, pero entrarían en vigor hasta 2019”, dijo Guadalupe Acosta Naranjo, Diputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El viernes pasado, una peticionaria de la plataforma de Change.org entregó 1 millón 600 mil firmas a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados para pedir que los partidos reasignen dinero a la reconstrucción, gasten menos en sus campañas y que el gasto se refleje en un largo plazo en comunidades marginadas.

Las firmas entregadas forman parte de las 3.6 millones de firmas que concentra la campaña de Changue.org/Fuerza México, la cual es la que más rápido ha crecido en la historia de la plataforma a nivel mundial.

Acosta Naranjo precisó en entrevista que las peticiones “nobles” de la sociedad no podrán realizarse en la sucesión presidencial de 2018, pues la se trata de la “Ley no de deseos”, pero que los partidos podrían buscar la forma de regresar recursos para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pueda hacer el compromiso de reasignar dinero; sin embargo, esos esfuerzos serían sólo de manera voluntaria.

Las firmas que respaldan la petición de Begoña Hernaíz Arce piden que además de reasignar dinero de las campañas políticas a la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos, los partidos cambien sus estrategias, ejerzan el dinero con auditorías ciudadanas y presupuestos participativos.

La petición pide que los partidos dejen de gastar en espectaculares y spots y se acerquen a las comunidades marginadas para que con el dinero de las campañas haya beneficios a largo plazo.

“No queremos poner a nadie en camisa de fuerza. Hoy vivimos un estilo de campañas políticas que produce irritación, que genera distanciamiento, las personas lo último que quieren oír es un spot más”, dijo Hernaíz Arce.

Begoña planteó que es necesario que los candidatos se presenten ante los ciudadanos conscientes de que son comparados no a través de espectaculares y gastos superfluos, sino por el trabajo directo con  la población.

“Nos hemos acostumbrado a elegir a los candidatos de acuerdo a unas fotos, a un menú, pero no sabemos cómo guisan. Lo que queremos con esta propuesta es que nos demuestren que tan buen sazón tienen, que nos digan que tienen todos los ingredientes, pero que aclaren en qué proporción. Queremos aprender a tener una base objetiva, cierta, que genere beneficios duraderos las comunidades”, explicó.

Javier Herrera Borunda, vicecoordinador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), presentó un exhorto a los grupos parlamentarios para pedirle a la Junta de Coordinación Política que convoque a los partidos a un acuerdo político para “cambiar las reglas del juego”, pero fue desechado en el pleno.

Luego, se dijo molesto y afirmó en entrevista con SinEmbargo que sí se pueden cambiar las reglas, pero que no hay voluntad política. A los legisladores les importa muy poco la voz ciudadana y votan en el recinto en contra de sus peticiones porque “creen que nadie los ve”.

“Pedí cambiar las reglas del juego en el sentido de disminuir los tiempos de campaña, están carísimas y lo votaron en contra, no quieren ni siquiera debatirlo. Aquí piensan que no los ven, porque están escondidos en el pleno; salen y dicen: ‘Sí, que bajen las campañas’, pero cuando presentamos algo aquí que puede prosperar, lo votan en contra. Es lamentable, estoy muy molesto. Con estas actitudes nada se puede hacer para 2018”, dijo.

El Diputado federal argumentó que si bien el Artículo 105 constitucional indica que no se pueden cambiar las reglas electorales 90 días antes de que empiece el proceso, hay  instrumentos y formas de cambiar la Constitución y las reglas a través de un acuerdo por mayoría.

“Lo único que necesitamos es voluntad política, no hay voluntad política. Pueden decir lo que quieran allá afuera, pero cuando nosotros lo proponemos, hacen oídos sordos”, planteó.

Jorge Álvarez Máynez, Diputado federal de Movimiento Ciudadano (MC), dijo que el planteamiento ciudadano de Change.org puede abonar a cambiar los incentivos a los partidos políticos y sus candidatos.

“Es cambiar el enfoque con el que los ciudadanos enfrentan las campañas. Los políticos tienen incentivos y hay formas en las podemos obligarnos a que hagan lo que pedimos: si alguien sabe que para poder ser Gobernador, Diputado, Presidente pone un espectacular porque cree que así la gente lo va a conocer, pero si cambiamos los incentivos y si a ese político que pone el espectacular los ciudadanos lo ven como un ratero, abusivo y vanidoso y funciona en contra de su interés, ya no lo hará. Hay que elevarle los costos a la clase política y cambiar los incentivos”, dijo.

La entrega de despensas han marcado la contienda electoral. Foto: Cuartoscuro

La entrega de despensas, que provienen de dinero público y que son usadas para comprar votos, es una práctica recurrente en las campañas electorales en México. Foto: Cuartoscuro

CONTROL DE GASTOS Y FINANCIAMIENTO PRIVADO

Vidal Llerenas Morales,  Diputado federal del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), consideró que el principal problema cuando se habla del financiamiento de las  campañas políticas, es que no existe un control de gastos.

Hay mucho dinero, dijo, la mayoría no es público y no se sabe de dónde proviene ni a cambio de qué. Un ejemplo son el Estado de México y Coahuila en las elecciones de este año, en donde a pesar de que hubo rebase de tope de campañas, no se anuló la elección.

Diversas voces han alertado en varias ocasiones del financiamiento de dinero del crimen organizado en campañas electorales para puestos de elección popular en diversas entidades, por ejemplo.

“El dinero público deja de ser relevante en la campaña. Hay que ver la campaña del Estado de México en donde el candidato del PRD tuvo tres veces más espectaculares que los que reporta. Sigue sin haber un buen control de gastos. Se han reducido los tiempos de campaña, ahora son más cortas, pero sigue ese problema”, argumentó Llerenas Morales.

El legislador explicó que aunque no se puede cambiar la legislación para el proceso electoral de 2018, sí podría haber un compromiso de parte de los partidos y del Instituto Nacional Electoral (INE) para controlar los gastos de campaña.

Agustín Rodríguez Torres, Diputado federal del Partido Acción Nacional (PAN), defendió el dinero privado sobre el público en las campañas políticas pero, advirtió, se deben revisar nuevos esquemas para que los partidos reciban esos recursos.

Esquemas de deducibilidad de impuestos para las empresas y métodos transparentes para conocer la procedencia y el destino de los recursos.

“Tiene que haber una reglamentación y que sea transparente cada peso que recibe cada partido. Es sencillo que se pueda realizar, no vas a recibir aportaciones en efectivo, sólo vía transferencia electrónica”, explicó.