Bonnie Baker, una de las fundadoras de Satteva, empresa especializada en la construcción de una nueva visión sobre el bienestar y la salud como estilo de vida, explicó a Mundano que el bienestar es una combinación de diversos factores entre los que se encuentran el manejo del estrés, belleza, ejercicio y movimiento, interacción social y espiritual y educación.

Ciudad de México, 1 de marzo (SinEmbargo).- De algunos años a la fecha podemos ver cada vez más negocios como gimnasios, spas y lugares dedicados a mejorar la salud, no sólo física, sino espiritual y mental. Aquí es justo donde pensamos en el Wellness, que hace referencia al bienestar.

La Organización Mundial de la Salud explica que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, es decir, el correcto funcionamiento del cuerpo físico además de los estados mentales; salud no es solamente la ausencia de enfermedades.

¿QUÉ ES WELLNESS?

Halbert L. Dunn, considerado el padre del Wellness Movement, desarrolló en los años 50 esta idea que hace referencia al bienestar humano, algo que debe ir más allá de no padecer alguna enfermedad sino para tomar en cuenta también la autorrealización.

Bonnie Baker, una de las fundadoras de Satteva, empresa especializada en la construcción de una nueva visión sobre el bienestar y la salud como estilo de vida, explicó a Mundano que el bienestar es una combinación de diversos factores entre los que se encuentran el manejo del estrés, belleza, ejercicio y movimiento, interacción social y espiritual y educación.

Existen diferencias importantes entre el llamado Pampering y el Wellness, el primero se preocupa por la belleza, el lujo, los productos caros, se puede decir que es superficial; mientras que el wellness habla de balance, un estilo de vida alargo plazo, un enfoque holístico y personalizado al alcance de todos.

Al final, “Wellness es la búsqueda activa de actividades, elecciones y estilos de vida que conducen a un estado de salud integral (balance integral)”.

Yoga es una de las actividades del wellness. Foto: Pixabay

ECONOMÍA DEL BIENESTAR

“La economía del bienestar debe ser sustentable porque hay un cambio climático y eso requiere un despertar a la relación que tenemos con el planeta, esto requiere un cambio en nuestro consumo y estilo de vida, empezar a vivir anticipadamente”, comenta Bonnie Baker.

Este bienestar que también se aterriza como un negocio, se desarrolla en diez industrias: cuidado personal, belleza y cuidados anti-edad; turismo; ejercicio, mente y cuerpo (aquí entra yoga, la meditación, etc.); nutrición, comida y pérdida de peso; medicinas alternativas; medicina personalizada; bienes raíces; economía del Spa; aguas termales; y bienestar dentro del trabajo.

Aunque los negocios de spa son algo ya común y que no es tan difícil encontrar, para Bonnie esto es sólo una puerta de entrada al mundo del Wellness.

“El mundo del spa es una parte muy pequeña de lo que es el bienestar, yo lo considero y lo trabajamos como una primera puerta para abrir hacia el mundo del bienestar; muchas veces los spas son lugares privados, un poco sagrados pero es uno de los pocos lugares donde podemos hablar de esos temas abiertamente, en un spa podemos tener desde una cuestión médica hasta una cuestión espiritual y todo es bienvenido y eso no lo vas a encontrar en un hospital o banco, no podemos hablar de los chacras de la misma forma en otra áreas”, dijo la fundadora de Satteva.

Cuando se habla de bienes raíces se hace alusión a todas las comunidades que se crean con una visión sustentable y preocupada por el ambiente, por ejemplo, que hagan uso de la energía solar, que realicen captación pluvial, reciclen, etcétera, porque el medio ambiente es parte importante en el bienestar humano.

Algunos datos relevantes son que la economía del bienestar asciende a 4.2 billones de dólares, esto en 2017, el turismo de bienestar llega 639 millones de dólares, el de ejercicio, mente y cuerpo 595 millones dólares, el de belleza y cuidados anti-edad 1,083 billones. El wellness ya rebasó el negocio de farmacéuticos internacionales.

México cuenta con bellos lugares que pueden usarse en el turismo de bienestar. (Imagen ilustrativa de Holbox). Foto: Elizabeth Ruiz, Cuartoscuro

Bonnie aclaró que esto no se debe ver mal porque lo que se busca es que la economía fluya en apoyo a estos proyectos que buscan el bienestar y esto se relaciona con la consciencia y valoración de lo que nos rodea. Además, el bienestar es un negocio que une y
fortalece otros negocios periféricos, por lo que se crea una cadena.

De acuerdo con Bonnie, el negocio del bienestar puede crear empleos, ingresos, y puede mejorar el bienestar general de la comunidad. Hay que resaltar que el bienestar no debe ser un negocio de “lujo” solo para los que tienen altos recursos económicos, las personas que no cuentan con estos “normalmente viven más cerca a la naturaleza pero por alguna razón han sufrido un desconecte de la naturaleza o estados de crisis ambiental”, dijo Bonnie, y ahí es cuando entran las ONGS y programas, se recomienda empezar a trabajar con familias para hacer reconocimiento de su ambiente y hacer actividades que no cuestan como recolectar semillas y reforestar.

WELLNESS EN MÉXICO

El negocio del bienestar es uno con cifras favorables que creen con cada año. ¿Qué hay de México? de acuerdo con la especialista existe potencial en nuestro país para desarrollar esta área y adquirir beneficios.

“México tiene toda la riqueza natural y cultural, histórica y de geografía, o sea, donde estamos ubicados en el mundo para realmente formar y crear programas y experiencias innovadoras pero tenemos que pensar más allá, tenemos que pensar en inversión a largo plazo y no a corto plazo”, refirió Baker.

“Tenemos ingrediente que el mundo no conoce, música que el mundo no conoce, tenemos tradiciones que el mundo no conoce y lugares espectaculares que el mundo no conoce, entonces es tener un poco más de orgullo de lo propio mexicano y enseñarlo a los niños”.

Bonnie contó que su experiencia en Costa Rica fue enseñar a los niños cómo apreciar el bosque y cuando se le preguntaba a los niños qué querían ser de grandes las respuestas eran naturalista, biólogo, cuidador de aves, etc., es decir, profesiones y trabajos que tenían que ver con cuidar sus recursos naturales.

“Como negocio de bienestar creo que México tiene bienes raíces, enfocado de buena forma es un negocio tremendo, el patrimonio cultural como parte de un ofrecimiento de bienestar es inexplorado y viendo cierta parte de los recursos naturales y protegiendo el agua, los bosques y explotando el turismo en está dirección es muy fuerte”, agregó Bonnie.

Actualmente, si se presta atención, podemos encontrar muestras de cómo el Wellness ya está en nuestro país. “Podemos percibir en la industria de la hotelería donde empresarios mexicanos empiezan, tú llegabas a los centros turísticos y prácticamente toda la hotelería eran cadenas internacionales y hoy hay un gran desarrollo de todos le concepto de hotel boutique, de hoteles más pequeños, en lugares no tan conocidos, más con condiciones geográficas de naturaleza que están desarrollando ya el concepto de hacer comunidad y crear entorno, ahí tenemos ya una respuesta de México, falta difundirlo más”, señaló Mario Hernández, uno de los fundadores de Satteva.