Por trámites detenidos, migrantes se amotinan en estación migratoria de Tabasco; hay 2 fallecidos

01/04/2020 - 4:43 am

La emergencia en el centro ocurrió cerca de las 20:00 horas (02:00 GMT) cuando migrantes prendieron fuego a colchonetas para a gritos exigir su liberación para volver a sus países ante el temor de contagios por la COVID-19.

México, 1 abr (EFE).- Al menos dos migrantes fallecieron y siete más fueron hospitalizados por intoxicación durante un motín y un incendio ocurrido este martes en la estación migratoria de Tenosique, en el suroriental estado mexicano de Tabasco, dijeron fuentes religiosas.

“Hay dos muertos. Uno tirado en la puerta -de la estación migratoria- y otro en el hospital, también llevaron a siete heridos. Los que murieron fue por intoxicación”, dijo el sacerdote Gabriel Romero, de la casa refugio para migrantes La 72 en Tenosique, quien dijo que no podía confirmar las nacionalidades de las víctimas.

La emergencia en el centro ocurrió cerca de las 20:00 horas (02:00 GMT) cuando migrantes prendieron fuego a colchonetas para a gritos exigir su liberación para volver a sus países ante el temor de contagios por la COVID-19.

Romero informó de que en la estación migratoria permanecen retenidos desde hace dos meses unos 200 migrantes y ante la parálisis de tramites se alzaron para exigir un trato digno y su repatriación.

“Tienen dos meses en la estación y con la contingencia temen terminar contagiados. Precisamenente por eso no dejan entrar ni salir a nadie porque se habla del riesgo de algún contagio y al amotinarse muchos huyeron, se dispersaron en Tenosique y eso es un riesgo más para la población”, advirtió Romero.

A la estación migratoria llegaron los bomberos y personal de Protección Civil de Tenosique, además del apoyo de la policía estatal, Guardia Nacional, Cruz Roja al Instituto Nacional de Migración (Inami).

En los primeros dos meses del 2020, las autoridades de migración de México deportaron a dos mil 303 hondureños en más de diez vuelos y 34 viajes de autobús, indicó el Inami.

A mediados de enero, miles de centroamericanos iniciaron una caravana para llegar hacia Estados Unidos, y llegaron a la frontera entre Guatemala y México días después.

El 17 de enero al menos mil personas entraron regularmente en el país y fueron llevadas a estaciones migratorias, y si bien se estaría evaluando su condición de asilo o la oferta de trajo, las autoridades migratorias reconocieron que la mayoría serían deportados.

Días después, miles de migrantes se adentraron irregularmente a México cruzando el río Suchiate pero fueron contenidos por la Guardia Nacional, quienes les obligaron a regresar a Guatemala o los detuvieron.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas