Una campaña bien montada. Foto del sitio GoCitizen

Una campaña bien montada. Foto del sitio GoCitizen

Ciudad de México, 1 de octubre (SinEmbargo).– Sitios web y comunidades católicas de México y España salieron hoy en defensa de José María de la Torre, obispo de Aguascalientes, México, quien comparó a los homosexuales con perros. El religioso, ya identificado por el uso de términos discriminatorios contra la comunidad gay, dijo:

“Mañana cualquier cosa va a ser familia. Se podrá casar un señor con un perrito y van a poder adoptar perritos, darlos en herencia”.

Hasta el momento, ni el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ni la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se han pronunciado sobre lo dicho por el religioso católico mexicano. La Comisión Estatal de Derechos Humanos en Aguascalientes rechazó emprender una investigación.

Pero mientras, las comunidades católicas se mueven.

En España, el sitio Camineo pone al obispo como víctima de una “inquisición rosa”. En México, comunidades de Aguascalientes acusan de un juicio “del lobby gay” contra el religioso homófobo.

En el sitio de campañas CitizenGO (una especie de Change.org con tintes religiosos) piden firmas para defenderlo. Hasta la mañana de este miércoles llevaban más de 7 mil firmas.

La plataforma Dilo Bien Aguascalientes dice que “el lobby gay ha emprendido una ‘cacería’ contra el Obispo de Aguascalientes (México), Mons. José María de la Torre, calificándolo de homofóbico por defender la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad”.

A través de una campaña en CitizenGO, el grupo mexicano dijo que “la primera agresión del lobby gay fue presentar una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos que fue rechazada por falta de competencia: un obispo no es una figura política. Después se dirigieron a la Comisión Nacional de Prevención de la Discriminación y no descartan una denuncia penal”.

“La posición de Mons. de la Torre nunca ha sido despectiva, insultante o personal. Una cosa es querer y amar a los homosexuales y otra aprobar sus actos y la intención del homosexualismo político de dinamitar la estructura familiar, célula básica de toda sociedad”, señalaron.

‘Lo que busca el lobby gay intentando censurar al Prelado es acallar la voz de la Iglesia, impedir que la Iglesia pueda predicar su doctrina sobre la familia. Una verdadera ‘inquisición rosa’. Un atentado a la libertad de expresión y también a la libertad religiosa”.

En CitizenGO se recolectan firmas. Allí se argumenta:

“Lo que más molestó el lobby gay fue que les calificara de ‘invertidos’. En realidad Mons. de la Torre sólo habló con la propiedad que marca la Real Academia de la Lengua Española (RAE). Esta es su definición de invertido: ‘Homosexual, especialmente el masculino’. ¿Por qué tanta polémica?, ¿por hablar con propiedad? Por lo demás, la posición de Mons. de la Torre nunca ha sido despectiva, insultante o personal. Una cosa es querer y amar a los homosexuales y otra aprobar sus actos y la intención del homosexualismo político de dinamitar la estructura familiar, célula básica de toda sociedad. Lo que está de fondo es un intento de acallar la voz de la Iglesia, de impedir que la Iglesia pueda predicar su doctrina sobre la familia.Una verdadera ‘inquisición rosa’. Un atentado a la libertad de expresión y también a la libertad religiosa”.

En el sitio Yo Influyo también se hace eco de la versión del obispo. Se elimina la frase en la que califica a los homosexuales como perros.

LA FRASE

El Obispo de la diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre, volvió a discriminar a los homosexuales el lunes. Los llamó “invertidos” y se lanzó contra las uniones legales entre personas del mismo sexo.

En rueda de prensa, señaló que si esta medida se toma en Aguascalientes, más tarde se permitirá que los humanos se casen con los animales: “Si se permiten las bodas entre homosexuales, mañana van a permitir que un señor se case con un perro y puedan heredar a los perritos”, argumentó.

El prelado manifestó que no ha leído el documento que representantes de 15 organizaciones civiles, defensoras de los derechos de los homosexuales, dejaron en el Obispado la semana pasada.

El pasado 22 de septiembre organizaciones civiles nacionales y estatales presentaron una denuncia ante la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en contra del Obispo de Aguascalientes, José María de la Torre, luego de que calificó a las personas homosexuales como “invertidos”.

Diego Chávez, encargado de diversidad sexual del Centro de Capacitación para el Desarrollo Comunitario, indicó que se presentó la queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, en donde se dijo que no procedía porque no era una figura pública.

Los miembros de las organizaciones acudieron a las instalaciones del Obispado para exigirle al Obispo de Aguascalientes respeto al Estado laico, para que deje de presionar a los legisladores sobre el tema de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Advirtieron que preparan una denuncia penal contra el jerarca católico por daño moral.

Entre sus peticiones, exigen que “se quite el lenguaje homofóbico discriminatorio y sexista hacia la diversidad sexual, hacia las mujeres, entre otros”, indicó el activista.

El grupo de inconformes recalcó que el matrimonio no debe ser entre un hombre y una mujer ni con fines reproductivos exclusivamente, y debe estar fundamentado en el amor, tal y como lo marca la Iglesia católica; sin embargo, puntualizaron que la unión que la comunidad gay busca es un matrimonio legal y no religioso.

“Nosotros buscamos un matrimonio civil, no un matrimonio religioso; nosotros no nos queremos casar frente a las iglesias, sino queremos casarnos frente a una autoridad legal; entonces, el señor Obispo está demás en sus opiniones”.

Los manifestantes señalaron que las movilizaciones podrían ser mayores en caso de que continúe la presión de la Iglesia católica hacia los legisladores y las declaraciones de discriminación.

Actualmente se analiza en el Congreso del estado una iniciativa de ley para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

CONTRA HOMOSEXUALES

El vocero del Obispado de la Diócesis de Culiacán, Sinaloa, Esteban Robles Sánchez, admitió ayer que a pesar de que el Papa Francisco ha manifestado respetar a los homosexuales, “hay instrucciones” para cesar a los sacerdotes y seminaristas que se les compruebe que tienen una vida sexual activa.

“De las últimas declaraciones del Papa hemos visto cómo se nos ha llamado a que, en la selección de los futuros sacerdotes desde el Seminario, se dé de baja a aquellos que manifestaran tendencias homosexuales, siendo que las tendencias homosexuales no dan la libertad a un futuro sacerdote a desempeñar de una manera libre y sana su sacerdocio”, señaló Robles Sánchez.

“Si bien el Papa Francisco declaró en algún momento que existieran en la filas del sacerdocio ministerial los sacerdotes y personas con esas inclinaciones, si se demuestra el hecho de que fueran de carácter activo, se deben dar de baja inmediatamente”, detalló. Porque, explicó, la castidad y la continencia son parte de la vida sacerdotal.

El vocero informó que hasta el momento, la Diócesis no ha cesado a sacerdotes y enfatizó que se hará  solamente cuando “sea comprobado”.

Agregó que si no presentan indicios de vocación o gusto por estudiar ni rezar, también se les da de baja.

Respecto a la iniciativa de ley que el Congreso local discute sobre los matrimonios entre personas de mismo sexo, el vocero determinó que “ninguna ley puede estar por encima de la ley natural de Dios, escrita por el ser humano, la cual siempre está buscando el bien y en caso de la Suprema Corte de Justicia que haya sido declarado este amparo, queda a nosotros como sociedad el crecimiento que lleva a adelante la procreación y establecimiento del matrimonio como una institución sagrada, la cual es dadora de vida. En segundo, lugar el pugnar o pedir por los derechos de las personas no equivaldría al atropello de otros derechos fundamentales como sería, el de fundamentar la familia, entre un hombre y una mujer para que se dé el crecimiento de la sociedad”, afirmó.