El grafitero lleva años siendo conocido en el mundo del arte y ha expuesto sus obras en museos como el de Luisiana o San Paulo.

Ciudad de México, 2 octubre (AS México/SinEmbargo).- Sergio Odeith tenía claro qué quería hacer hace treinta años. En los ochenta cogió su primera lata de spray, pero no fue hasta los años noventa cuando se percató de que el arte urbano era su mundo. Desde entonces lleva dejando grafitis por toda Damaia, Portugal.

Según cuenta el artista en su página web, empezó a interesarse por la perspectiva y las sombras tras un tiempo adentrándose en el grafiti. Durante su comienzo, aprovechó la extensión de esta corriente artística en Portugal, sobre todo en la freguesía de Carcavelos, para empezar a dibujar en paredes y en estaciones de tren.

Eso le ofreció la oportunidad de pintar grandes murales en Damaia y Carcavelos e incluso en las viviendas sociales de algunos barrios. Fue entonces cuando sintió que su pasión por dibujar estaba siguiendo un objetivo.

Con el tiempo y la experiencia, Odeith se interesó por un estilo más oscuro al que más tarde llamó “sombre 3D“. Los retratos y paisajes que dibujó entonces abrumaban (y siguen abrumando) al público por su técnica y realismo.

El grafitero lleva años siendo conocido en el mundo del arte: ha expuesto sus obras en museos como el de Luisiana o San Paulo y ha trabajado para grandes empresas como Coca-Coa, Samsung o London Shell. Odeith sigue manteniendo activas sus redes sociales y hoy Twitter ha hecho una recopilación de los tuiteros que exponen su arte.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS México. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.