En la imagen lleva la misma ropa que vestía cuando perpetró el atentado del pasado jueves, que dejó tres víctimas mortales.

Francia, 2 de noviembre (RT).- El terrorista Brahim Aoussaoui, de 21 años, envió a su familia y amigos en Túnez varios selfis horas antes de perpetrar el atentado en una iglesia de Niza (Francia). En una de las imágenes, posa sonriente frente a un espejo en una tienda para mostrar la ropa nueva que acababa de comprar.

En la instantánea aparece con el mismo conjunto de zapatillas, camiseta blanca, vaqueros rotos y chaqueta roja que vestía la mañana del pasado jueves, cuando mató con un arma blanca a tres personas en la basílica de Notre Dame de Niza, degollando a una de ellas.

“Compró ropa nueva y un teléfono celular en Francia con el dinero que había ganado trabajando cosechando aceitunas en Italia. Estaba muy orgulloso de su ropa nueva y quería mostrarnos que lo estaba haciendo bien”, citan medios británicos a su hermano mayor, Yassin, de 38 años.

“Brahim dijo que quería ir a Europa a ganar dinero para comprarse un automóvil”, contó Yassin, agregando que su hermano hizo muchas llamadas telefónicas la noche anterior al ataque. “Nos llamó a nosotros, a la familia y a sus amigos. Pasó horas al teléfono asegurándonos que todo estaba bien. Dijo que había conocido a un árabe que lo estaba ayudando a ponerse en pie en Francia”, añadió.

Asimismo, el canal Al Arabiya informó que el terrorista también envió a la familia un selfi frente a la basílica un día antes del ataque. Daily Mail, por su parte, añade que el tunecino acompañó la foto con un mensaje que decía que planeaba “dormir” en el templo.

Su madre Gamra, de 61 años, señaló que “Brahim empezó a rezar y a tomar su religión más en serio hace unos meses, pero no estaba en contacto con salafistas [extremistas islámicos]”. Tampoco sus vecinos y amigos afirmaron haber visto indicios de que se radicalizara.

“VINO A FRANCIA PARA MATA”

La Policía antiterrorista francesa tiene a seis personas sospechosas bajo custodia para averiguar si ayudaron a Aouissaoui a cometer el atentado. Los investigadores creen que el terrorista pasó hasta dos días en la ciudad planeando su ataque.

El ministro del Interior, Gerald Darmanin, declaró que Aoussaoui vino a Francia para asesinar. “Solo había estado presente en el territorio nacional durante unas horas. Obviamente, vino aquí para matar. ¿De qué otra manera explicar que se armara con varios cuchillos después de que apenas llegó?”.

El pasado 29 de octubre, tras pasar una media hora en el interior de la iglesia, el terrorista degolló a Nadine Devillers, de 60 años y mató al sacristán Vincent Loques, de 55. La madre de tres hijos Simone Barreto Silva, de 44 años, logró huir tras ser apuñalada varias veces y se refugió en un restaurante cercano, donde murió a causa de la gravedad de sus heridas.

Aoussaoui permanece en un hospital en estado crítico después de ser disparado 14 veces por las fuerzas especiales.

Brahin Aoussaoui llegó a Europa a finales de septiembre desembarcando en la isla italiana de Lampedusa. Allí fue puesto en cuarentena antes de ser liberado con una orden para abandonar el territorio italiano. Entró en Francia a comienzos de octubre.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN