El Mandatario mexicano dijo tener muy buen relación con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, “mejor que con el anterior (Juan Pablo Castañón), con Antonio Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) con Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

México, 2 dic (EFE).- El Presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, calificó este lunes de “muy buena” su relación con los empresarios con quienes, dijo, ha definido “qué se puede y qué no se puede” hacer en su Gobierno.

“Hemos llevado a cabo un buen trabajo de coordinación y hemos definido qué se puede y qué no se puede (hacer), como ya no va continuar la política anterior (neoliberal)”, dijo López Obrador, cuestionado sobre cómo es su relación con los empresarios mexicanos, durante su conferencia desde Palacio Nacional.

“Hemos definido en que áreas puede invertir la iniciativa privada”, agregó.

De su relación con los empresarios consideró que “es muy buena, de primera, con los empresarios en general y con la representación empresarial”.

Dijo tener muy buen relación con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, “mejor que con el anterior (Juan Pablo Castañón), con Antonio Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) con Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

El mandatario mexicano puso como ejemplo los acuerdos que se han dado en el sector energético.

Afirmó que en la electricidad el plan que había era que a finales de su Administración, en 2024, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) generaría sólo el 25 por ciento de la energía eléctrica del consumo nacional.

“Se iba a seguir el plan que se aprobó desde la reforma energética (2013) se iban a seguir cerrando plantas y dejando el mercado a particulares, pero eso se detuvo”, apuntó López Obrador.

Explicó que al acuerdo al que se llegó fue “que quedaran la cosas como estaban hasta ahora, el 56 por ciento de producción de energía eléctrica para la CFE y 44 por ciento para el sector privado y así cubrir la demanda hasta el 2024”.

Recordó que en el caso de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue igual y hubo “otro acuerdo claro” con los empresarios.

“No hay nuevos contratos hasta que no produzcan las empresas que recibieron contratos, hasta que no extraigan petróleo, porque han pasado los años y solo una empresa italiana, de los 110 contratos otorgados, ha empezado a producir petróleo”, aseveró.

Mientras que en el caso de los gasoductos en el sur de México en el que se renegociaron polémicos contratos con cuatro empresas, López Obrador dijo “nos llevo tiempo llegar a un acuerdo, pero los empresarios ayudaron bastante”.

El pasado martes, el Gobierno de México presentó el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado, dentro del Plan Nacional de Infraestructura.

Este acuerdo contempla recursos iniciales por 859 mil millones de pesos (unos 43 mil 880 millones de dólares) en 147 proyectos de infraestructura, mediante los cuales se detonará el crecimiento y desarrollo económico y la generación de empleo.