Mensaje por el 1er Informe de Gobierno. Foto: Presidencia

Mensaje por el 1er Informe de Gobierno. Foto: Presidencia

Por Roberto Quintanar

Ciudad de México, 3 de septiembre (SinEmbargo/LaCiudadDeportiva).– Nueve meses han pasado desde que Enrique Peña Nieto tomó posesión como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Aquel 1 de diciembre de 2012, marcado por la protesta social que causó enfrentamientos en la Ciudad de México, el nuevo mandatario lanzó estas palabras: “En la vida de un país, seis años es un periodo corto, pero 2,191 días son suficientes para sentar las bases de lo que desde ahora debe ser nuestra meta: hacer de México un país próspero, de oportunidades y bienestar para todos”.

Más de dos mil días para cumplir sus propuestas. Eso fue lo que dijo Peña en aquel mensaje que, ahora se sabe, costó más de 8 millones de pesos.

Aquel México próspero trazado por el Presidente en su proyecto político, incluye varias promesas en materia deportiva, mismas a las que se comprometió respaldado por los ex medallistas olímpicos Jesús Mena y Carlos Mercenario.

“Enrique es el único que ha hecho propuestas en materia deportiva”, declaró Mercenario al portal Zona Líder unos días antes de las elecciones.

Daniel Aceves Villagrán, ex atleta y secretario de Deporte del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, alguna vez charló con el diario El Economista sobre los ejes sobre los que actuaría el Presidente. “Hay una combinación de objetivos en donde se incorporan resultados a nivel internacional, la edificación de cultura física y deportiva de nuestro país, que la educación física incremente su frecuencia en las escuelas y que se pueda aportar al desarrollo social como política públicas. Es fundamental el que los objetivos no sólo se vayan a la alta competencia sino que tenga un aspecto social. La apuesta tiene que ser masificar”.

En concreto, las propuestas de Peña Nieto en el ámbito de cultura física y deporte durante su campaña fueron siete:

1.- Establecer una plataforma, con visión de largo plazo, para reorganizar el sistema deportivo del país y transformar a México en una potencia en la materia.

2.- Rescatar, junto con los ciudadanos y autoridades locales, 2,500 parques y espacios deportivos abandonados.

3.- Construir 32 nuevas unidades deportivas estatales en toda la República, con instalaciones adaptadas a las necesidades de las personas con discapacidad.

4.- Impulsar el deporte estudiantil mediante un sistema nacional de olimpiadas interescolares.

5.- Organizar en México eventos deportivos internacionales de trascendencia.

6.- Otorgar mayores apoyos para nuestros atletas de alto rendimiento, con un programa que les asegure un futuro productivo.

7.- Fortalecer los programas para capacitar y formar especialistas técnicos y entrenadores deportivos del país.

Hasta este momento, prácticamente ninguno de los ejes se ha puesto en marcha. Muestra de ello fue hace un par de meses, cuando Peña Nieto premió a los ganadores de la Olimpiada del Conocimiento y se refirió a las Olimpiadas Deportivas Interescolares todavía como un compromiso y no un proyecto sobre el que ya se esté trabajando.

De hecho, antes de la inauguración de una unidad deportiva en Apango, Guerrero, único complejo de esta índole inaugurado por Peña Nieto durante una visita realizada en el marco de la Cruzada Nacional contra el hambre, la nota fue dada por la toma de las instalaciones en los días previos por campesinos de la zona y el maltrato que sufrieron las canchas de futbol durante el evento, algo que la Liga de Futbol Municipal denunció a través de las redes sociales. Las autoridades municipales debieron gastar en la rehabilitación del espacio tras la presión ejercida por los pobladores.

Sumado a eso, la activación física en las escuelas todavía ni siquiera se ha iniciado formalmente como parte del combate al sobrepeso, rubro en el que México tiene cifras alarmantes. La Secretaria de Salud, Mercedes Juan López, informó el pasado viernes que el arranque oficial de la Estrategia Nacional contra la Obesidad se llevará a cabo hasta que el Presidente pueda dar el banderazo en una ceremonia oficial, aunque según la funcionaria “ya se han puesto en marcha” algunos puntos, aunque no aclaró si alguno de ellos se ha encaminado a la activación física.

Han pasado 275 días de los 2,191 que Peña habló aquel 1 de diciembre. Hasta ahora, el Presidente sigue teniendo siete compromisos incumplidos… le quedan 1,916 amaneceres para que sus propuestas deportivas comiencen a ver la luz.