“Por un año, le dieron el Congreso al PRI (de César Duarte), todo para cumplir la consigna ‘de cualquier partido, menos de Morena’”. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

Gustavo de la Rosa (DLR): En la CdMx el PAN exige que el presidente de la Cámara de Diputados pertenezca a la segunda Fuerza Política, que son ellos.

Aquí en Chihuahua, y a pesar de que la ley establece que, en el segundo año, la presidencia corresponde a la segunda fuerza en el Congreso, que es Morena, por una iniciativa del PAN del año 2000, ahora han decidido hacer alianza con el PRI para conseguir los votos necesarios y designar a un aliado de César Duarte.

Panista (PAN): Si estuvimos exigiendo a los gobiernos anteriores, con mayor razón al actual presidente, es grave el desacato descarado que hicieron en la Cámara de Diputados.

(Pero) lo grave no es que repita quien le aplaudió a GDO, sino que el viejo PRI decidió violar la ley ¡porque pudieron! Es grave.

DLR: Pero los diputados del PAN locales nos negaron el mismo derecho por ser aquí la segunda fuerza con la consigna: “el presidente puede ser de cualquier partido, menos de Morena”, y consiguieron los tres últimos votos del PRI, nombrando en diez minutos a un diputado que perteneció a la élite duartista.

PAN: Ni CSG le respondió a la CNDH como lo hizo AMLO. Y miren que…

DLR: Caballero, lo respeto a pesar de las diferencias políticas, por eso digo “y viceversa”.

Hay una pequeña diferencia que no supera la violación del espíritu de la ley, en CdMx volverán a votar el 6 de septiembre, aquí eligieron al “presidente de facto” por un año, y ellos quieren que se vuelva a votar en agosto de 2020. El tamaño importa.

PAN: Gracias Lic. De la Rosa, usted sabe que (el respeto) es recíproco.

DLR: Yo no puedo defender a Muñoz Ledo, usted no puede defender a Álvarez Monge; casualmente aquí no fue el viejo PRI, aquí fue Rene Frías (incondicional de Duarte) y cuyo partido no existe, a quien nombraron presidente y a Omar Bazán, presidente estatal del PRI, a quien nombraron vicepresidente.

Por un año, le dieron el Congreso al PRI (de César Duarte), todo para cumplir la consigna “de cualquier partido, menos de Morena”.

Hasta aquí llegó el diálogo entre los dos, y ahora expongo las diferencias jurídicas a detalle; en la cámara de diputados Federal no se reunieron los votos necesarios para designar a Xavier Azuara presidente, y quedó Muñoz Ledo interinamente.

En el Congreso de Chihuahua, en un primer momento, no se reunieron los votos necesarios para designar a Benjamín Carrera y habría seguido como presidente del Congreso Jesús Villarreal interinamente.

En lo Federal, reponen el procedimiento y el día 6 de septiembre se votará de nuevo. En Chihuahua, el presidente de la Junta de Coordinación Parlamentaria (Jucopo) citó a una reunión para reponer el procedimiento el próximo miércoles 4 de septiembre.

Pero algunos coordinadores, citados por un empleado administrativo de segundo nivel, se autonombraron Jucopo y, 10 minutos después, eligieron la planilla duartista, algo totalmente ilegal; luego la pasaron al pleno y ahí 23 diputados la aprobaron por encima de la Ley.

Seis diputados que habían comprometido su voto con Morena, traicionaron al partido en esos 10 minutos. El domingo tomó posesión la directiva duartista y protestó cumplir con la Ley.

Yo me pregunto, ¿habrá algún convenio secreto entre César Duarte y Javier Corral?