México

FOTOS: Los gigantes de paja de Puebla asombran a sus visitantes

04/07/2021 - 3:02 pm

La exhibición alberga 25 esculturas gigantes de animales como elefantes, escorpiones, ratones, colibríes o dos espectaculares osos comiendo bambú junto a un arcoíris.

Puebla, México, 4 de julio (EFE).- El municipio de Atlixco, en céntrico estado mexicano de Puebla, inauguró entre asombro, admiración y alegría un festival en el que se exponen esculturas de más de 20 metros hechas de paja.

Las familias se dieron cita en el primer día de actividades del Festival de la Paja para disfrutar no sólo de las esculturas sino también de actividades lúdicas como tirolesa, juegos mecánicos, un paseo en tren o zonas de comida.

La exhibición alberga 25 esculturas gigantes de animales como elefantes, escorpiones, ratones, colibríes o dos espectaculares osos comiendo bambú junto a un arcoíris.

Los visitantes admiraron un gorila de más 25 metros de altura acompañado de palmeras con plátanos, el cual está creado con una estructura de metal ligera y paja con un peso aproximado de una tonelada.

Varias personas asisten al Festival de la Paja, en el municipio de Atlixco, estado de Puebla. Foto: Hilda Ríos, EFE.

Siguiendo el recorrido se encontraron una cobra de más de 15 metros, la cual va saliendo de una cesta.

Al lado de estas hay un tarro gigante de miel, acompañado de sus abejas y un panal, el cual representa la producción de este alimento.

Todas ellas se exhibirán hasta el 29 de agosto.

Varias personas asisten al Festival de la Paja hoy, en el municipio de Atlixco, estado de Puebla. Foto: Hilda Ríos, EFE.

Carlos Miguel Ramírez, arquitecto y creador del espacio, dijo a Efe que lleva 10 años dedicándose a las esculturas, con lo que ha participado en más de 30 festivales.

Originario del estado mexicano de Colima, explicó que la de Atlixco es la exposición más grande de Latinoamérica de este tipo.

Contó que requirió del apoyo de 100 personas para poder dar forma y vida al festival, el cual se ha preparado durante tres semanas, ya que se tarda unos tres días por cada escultura.

“Para mí es un placer estar en Atlixco y verificar la calidad de las manos atlixquenses, porque trabajaron como en ningún lugar, personas que les decías cómo hacer las cosas y de manera inmediata seguían el ejemplo y pudimos elaborar las piezas más rápido que en otros lugares”, dijo.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas